Manuel Valls abandona la política catalana «orgulloso de haber frenado el independentismo»



La actualidad en Alicantur Noticias

Fue un largo adiós. Han pasado muchos meses desde Manuel Valls, el ex primer ministro francés de origen español, anunció que había concluido su aventura catalana, pero solo este martes, último día de agosto, formalizó su renuncia al acto de concejal del Ayuntamiento de Barcelona.

«Me siento honrado de haber podido servir al Barcelona en estos dos años y orgulloso de haber detenido el movimiento independentista. Fue un período marcado por la pandemia y traté de contribuir al consenso municipal. Seguiré defendiendo la NCB Capital catalana, española y europeaEste es el mensaje que escribió en Twitter a modo de resumen y despedida de su paso por la política catalana.

Relación difícil con Cs

Manuel Valls aterrizó en Barcelona poco después golpe separatista y tras haber defraudado las expectativas de los medios separatistas, que creían que el hijo del pintor Xavier Valls, que emigró a Francia en los años cuarenta, estaría de acuerdo con su tesis. Todo lo contrario. Valls subió primera línea contra la independencia de la mano de Alberto Rivera Y Los ciudadanos. Sin embargo, las buenas relaciones entre los dos líderes fueron un espejismo.

Cuando Valls anunció su candidatura a la alcaldía de Barcelona, ​​lo hizo en conjunto con una coalición con Ciudadanos, pero el apoyo a Colau para cerrar el camino a la oficina del alcalde Ernest Maragall, el cabeza de cartel de ERC que había sido el más votado en las elecciones municipales, provocó la ruptura entre Valls y la fiesta de la naranja. Este es el movimiento por el que asegura haber detenido el independentismo. Valls, junto al exministro y exalcalde socialista de Hospitalet Celestino Corbacho, y Eva Parera (que une su cargo de concejala en ese colectivo con el de diputada del PP en el parlamento), votó a favor de Colau. Mariluz Guilarte, Paco Sierra y Marilén Barceló se separaron y formaron el grupo de Ciudadanos. Posteriormente, Corbacho dejaría Valls e iría al grupo de Ciudadanos. Pero los movimientos no terminaron ahí. Barceló intentó volver al grupo de Valls por desavenencias con Guilarte, pero finalmente se quedó como concejal sin firmar.

Valls se va con un práctica abierta al Tribunal de Cuentass, que acusó a su formación de no haber declarado un gasto de 190.000 euros en gastos electorales, irregularidad que se le atribuye a la asociación Barcelona, ​​capital europea, antecesora de Barcelona para el cambio, nombre de la plataforma que utilizó Valls para coludir con Ciudadanos.

Valls vivió más de medio año en París con su esposa Susana Gallardopero sus planes de volver a involucrarse en la política francesa de la mano de Macron, con quien ha reconstruido las relaciones, aún no se han materializado.

.