Marcos Llorente despierta a tiempo al Atlético y Suárez mata al Betis



Las mejores noticias en Alicantur Noticias

Todavía no funciona con la constancia, seriedad y autoridad que busca Simeone, sometido al primer tiempo por el Betis y desfigurado en el descanso, en un duelo al que no encontró solución hasta que Marcos Llorente inventó un gol de la nada y promovió una reacción ya indiscutible, consolidada en el tiempo de recuperación del 2-0 final de Luis Suárez.

A 23 segundos de la reanudación, del 1-0 salió un equipo rojiblanco completamente diferente al que se había desbordado y apagado hasta el descanso del Betis, que perdió su oportunidad en el primer acto, también gracias a Oblak. y que de repente pasó de ganador de puntos a perdedor indiscutible del juego. No fue golpeado por las paradas posteriores. Bravo Claudio.

ya estoy 21 partidos seguidos invictos Atlético, el mejor récord de su historia en la Liga en este sentido. Está a dos puntos, pero con un juego menos. Y ya el próximo martes se ve un partido fundamental en la Champions League con el relevo de un triunfo cuyo valor es formidable, más aún en la primera parte.

Descanse o no Joao Félix empezó como suplente. Es sorprendente. Ya no es el futbolista indiscutible en el once que era cuando llegó. Perdió esa condición hace mucho tiempo. Hoy, tal hecho es una prueba. Mientras esperaba en el banquillo (hasta el minuto 56 cuando entró por Correa), hay otros que no rotan. Ni Luis Suárez ni Koke ni Trippier ni Savic lo hacen, por ejemplo. Y Griezmann no ha hecho esto en el pasado, quizás su mejor referencia.

El Atlético lo necesita. Seguro. Pero al nivel que se presupone, no lo demostró especialmente en la primera mitad del pasado miércoles en Mónaco. Todavía se espera mucho de él. De Lemar, ya un poquito. En otra ocasión, revitalizado la semana pasada en Vigo, su decepcionante juego le devuelve a su habitual sospecha, este sábado extendido a muchas de las piezas que ha seleccionado Simeone, como Lucas Torreira. Simeone los cambió a ambos en el descanso.

El déficit futbolístico del Atlético -repetitivo, no puntual- lo redescubrió explícitamente la primera parte del Betis, mejor en todo. Con y sin balón. Y sin duda alguna. Porque el grupo de Simeone corrió mucho e hizo muy poco. Ya no es una cuestión de intención, sino de calidad. Precisión, visión, talento … Más aún cuando un partido se mueve por la intensidad o la presión del Betis. En eso entró incluso mejor que el Atlético.

El Atlético, una vez más, lo dejó todo para la segunda parte

Se movió menos donde se reconoce verdaderamente la superioridad: a veces. Tenía dos en el primer cuarto de hora. El primero, con cabeza de William Carvalho. El segundo, con un pie izquierdo de Fekir. Ambos fueron capturados por Oblak, con una solvencia que transmite facilidad en cada parada para luego apoyar al Atlético, por inferior que fuera en ese momento en todos los aspectos. Y, al mismo tiempo, para frustrar al Betis, por superior y ostentoso que fuera con el balón, entre los náufragos generales del rojiblanco: individual, patente en la mayoría de sus jugadores (Lemar, Trippier, Correa, Torreira, Koke … ) y colectivo; Pasó en ambas perspectivas porque luego su rival consolidó su juego en el mejor mecanismo que tiene el equipo de Simeone: la presión en el campo contrario. Lo ejerció el Betis como si fuera el Atlético.

Hasta el descanso, el equipo local se sintió abrumado. Desconocido del balón -elemento completamente anfitrión durante toda la primera parte-, pero sobre todo sin reacción ni capacidad de rebelarse rápidamente en la etapa del duelo, se expuso ante el Betis, porque se le pasó en el centro del campo con una redondez impensable y, por extensión, en el descanso. sectores.

Pero debe Luis Suarez. Y que, aunque ni siquiera sea posible levantar una sola trenza de ataque, ya sea en el contraataque, tanto en transición como en posesión, a veces ofrece oportunidades inimaginables en tal escenario, siempre preparados para el error de otros o para establecer la subasta. Con uno de cada uno, los dos se perdieron.

Marcos Llorente y Carrasco, los mejores

Ya Marcos Llorente. Moviéndose este sábado a su mejor posición de hoy, que es delantero -ni centrocampista ni lateral derecho-, se inventó de la nada el 1-0 del Atlético: explotó su ritmo dentro del área, ese guía que por velocidad en ese pasaje es imparable y, por muy alto que fuera, ideó una fórmula inesperada para eludir la salida de Claudio Bravo, fina para aprovechar el hueco abierto entre el portero y el primer palo. Su toque con la izquierda se convirtió en un gol que no parecía tan a priori, al menos directamente de él, incluso con el efecto que tiene 23 segundos después de la reanudación de un partido que hasta entonces era propiedad del Betis en todos. menos en el tablero. Hasta entonces. Porque todo cambió en ese momento.

Es cierto que aun Oblak triunfó en duelo individual con Sanabria, ganador por la pierna izquierda con la que rechazó el disparo, pero aunque ya era algo aislado entre la reacción del Atlético, que tuvo otras cuatro ocasiones en un instante, a través de Hermoso, Carrasco -dos veces- y Herrera. Uno rechazó el puesto. Y el resto Bravo, que evitó la victoria. Otro paró a Luis Suárez y otro en Carrasco, ya con la expulsión de Montoya. Ya no pudo contra el uruguayo, autor del 2-0 en el tiempo de descuento. Nada que ver con el lío anterior que había solucionado Marcos Llorente.

– Ficha de datos:

2 – Atlético de Madrid: Oblak; Trippier, Savic, Felipe, Hermoso (Lodi, m. 77); Correa (Joao Félix, m. 56), Lucas Torreira (Herrera, m. 46), Koke, Lemar (Carrasco, m. 46); Marcos Llorente y Luis Suárez.

0 – Real Betis: Buen chico; Montoya, Mandi, Bartra, Álex Moreno; Guido Rodríguez (Borja Iglesias, m. 80), William (Loren, m. 65); Fekir, Canales, Tello (Joaquín, 65 m); y Sanabria (Víctor Ruiz, m. 80).

Gol: 1-0, m. 46: Marcos Llorente. 2-0, m. 91: Luis Suárez

Árbitro: Mateu Lahoz (C. Valenciano). Expulsó a Montoya con una roja directa (m. 72). Advirtieron el local Koke (m. 50) y la visitante Bartra (m. 72).

Accidentes: partido correspondiente a la séptima jornada de LaLiga Santander, disputado en el estadio Wanda Metropolitano sin público.

.