Marihuana a plena capacidad



La actualidad en Alicantur Noticias

Marihuana a plena capacidad

El objetivo de cualquier agricultor es obtener el mejor rendimiento posible del cultivo. Ya sea aguacate, lechuga o zanahorias. Para ello, eligen la mejor tierra, el momento adecuado y se cuidan los cuidados necesarios. Estos son los principios que también regían una organización de plantación de marihuana en la provincia de Málaga. Sus miembros no se conformaron con despalillar cada planta, separar los cogollos y venderlos. También tenían talleres para extraer resina, polen, pasta, tabletas, pastillas e incluso aceite de hachís. Era la forma de sacar más provecho de la cosecha y obtener más beneficios. «Aprovecharon toda la producción», dice la Guardia Civil, que detuvo a 17 personas de un grupo delictivo dedicado a este cultivo, que incautaron 100 kilos de cogollos, 2.000 plantas y seis litros de aceite de hachís, entre otros. .

La organización había desarrollado una infraestructura que le permitía recolectar grandes cantidades durante todo el año. Al principio buscaban casas y una nave industrial donde pudieran hacer su trabajo. Han elegido varios municipios del Valle del Guadalhorce o sus alrededores, donde el clima y el suelo son ideales.

Con las parcelas elegidas, el grupo se dejó asesorar. Uno de sus integrantes, de hecho, regenta un growhop -tienda donde vende todo lo necesario para cultivar marihuana, incluidas las semillas- del que asesoraba y servía materiales al resto de sus compañeros, tanto para el cuidado de las plantas como para el montaje de los laboratorios. .

Con la web adecuada y la información suficiente, los miembros de la organización han comenzado a producir «miles de plantas» de marihuana, según la Guardia Civil. No se conformaron con esperar a que creciera para secarlo, sacarlo y sacar los brotes. Decidieron que, en cuanto al cerdo, también se debería aprovechar el paso de esta planta. Es por eso que utilizaron los dispositivos que su colega experto recomendó para extraer tabletas de aceite, resina, polen y hachís, productos que también tienen precios más altos en el mercado negro. Según fuentes especializadas en estupefacientes, la mayoría de estos productos se distribuyen en el norte de Europa, donde se multiplica el precio: por ejemplo, un kilo de marihuana cuesta alrededor de 1.500 euros en Andalucía, dobla el precio en Francia y sube a 9.000 euros en los países nórdicos. .

Aunque las cosechas se hacían en interiores para evitar la mirada de los curiosos y tratar de incrementar el número de cosechas por año, los agentes del comando Coín comenzaron a sospechar. Después de una investigación llevada a cabo durante varios meses, pudieron confirmar que había varias plantaciones conectadas. Y que el vínculo que los unía era la misma organización criminal dedicada al cultivo «a gran escala» de marihuana.

Como resultado, 17 personas han sido detenidas, acusadas de delitos contra la salud pública, pertenencia a una organización criminal y fraude eléctrico. En los nueve registros realizados se desmantelaron laboratorios de producción de drogas e intervinieron 2.000 plantas de marihuana, 100 kilos de cogollos, seis litros de aceite de hachís y diversas cantidades de resina, polen, hachís, así como diversas dosis de MDMA. ketamina y éxtasis. Además, seis vehículos, una escopeta y numerosas maquinarias para el cultivo, procesamiento, preparación y distribución de la droga.