Marruecos intenta persuadir a España para que cambie su posición sobre el Sahara



Las mejores noticias en Alicantur Noticias

Marruecos intenta persuadir a Espana para que cambie su posicion

Marruecos está intentando sacar a España de lo que Rabat describe como una «zona de confort» diplomática en el conflicto del Sahara Occidental y alinearse con la posición marroquí, que propone la autonomía bajo la soberanía del rey de Marruecos como única vía de salida. a la ex colonia española. Desde que el pasado 10 de diciembre, el entonces presidente de Estados Unidos, Donald Trump, ha reconocido la soberanía marroquí sobre el Sahara, Rabat ha intentado sumarse a la UE en esta iniciativa. Y, sobre todo, en España.

El mismo día que Trump dio su apoyo a Marruecos, Rabat y Madrid anunciaron en comunicados separados que la reunión de alto nivel (RAN) que tenían previsto celebrar el 17 de diciembre en la capital marroquí se había pospuesto para febrero. Sin embargo, fuentes diplomáticas españolas reconocen que aún no hay fecha para su celebración y que no hay tiempo para que tenga lugar este mes. Rabat justificó el aplazamiento de las restricciones impuestas por la pandemia pero, aunque España ofreció limitar la asistencia a aquellos ministros que tuvieran que firmar acuerdos específicos, no se cerró una fecha.

Madrid sospecha que los innegables efectos del covid-19 en el país vecino se ven agravados por la falta de prisa de Rabat por reactivar sus relaciones con España, como lo demuestra el hecho de que en diciembre la tradicional audiencia del presidente Pedro Sánchez con el rey Mohamed VI, quien habitualmente corona este tipo de cumbres bilaterales. España tiene más urgencia, presionada por la llegada de más de 20.000 inmigrantes irregulares a Canarias en el último año, en su mayoría marroquíes, lo que ha generado una situación social explosiva en el archipiélago. Aunque Rabat ha aceptado la repatriación de sus ciudadanos, según fuentes españolas, lo hace en un goteo y la fluidez que existía antes de la pandemia está lejos de lograrse.

Pocos días después de la fecha de la frustrada cumbre, el primer ministro marroquí, Saadedín el Otmani, que sería el presentador, hizo polémicas declaraciones a un canal de televisión egipcio en las que reivindicaba la identidad marroquí de Ceuta y Melilla y aprobaba las dos españolas. ciudades con el Sahara, lo que llevó al Ministerio de Asuntos Exteriores a presentar una denuncia ante el embajador de Marruecos en Madrid.

Rabat no ha vinculado el aplazamiento de la cumbre o la resolución del problema migratorio a un cambio de posición de España sobre el Sáhara Occidental -el gobierno español solo apoyaría un acuerdo entre todas las partes patrocinado por la ONU- pero ha dejado claro de qué se trata. . Su objetivo, lanzar una ofensiva a favor del Sahara marroquí ante la opinión pública española.

El día 4, por ejemplo, el Ministro de Relaciones Exteriores de Marruecos, Naser Burita publicó un foro de opinión en el diario El Mundo en el que aseguró que la propuesta marroquí de otorgar autonomía al Sahara -en lugar del referéndum de autodeterminación solicitado por la ONU- «goza de un apoyo internacional cada vez más fuerte». «Prueba de ello», añadió Burita, «son los 42 países que recientemente han reafirmado su apoyo a la autonomía bajo soberanía marroquí en una conferencia ministerial organizada por iniciativa de Marruecos y Estados Unidos».

«La zona de confort»

En esa conferencia virtual, celebrada en Rabat el 15 de enero, el ministro apeló a la UE: “Europa debe salir de la zona de confort, la comodidad de decir ‘hay un proceso [de negociación] y lo apoyamos ‘, incluso si este proceso puede llevar décadas ”. Burita agregó, según la agencia Efe, que los países europeos «deben estar en la dinámica internacional impulsada por Estados Unidos». Cuando fue interrogado específicamente por España, respondió: «Tienes que preguntarle por qué no estuvo hoy». Y concluyó: «Hoy necesitamos un movimiento de toda Europa para apoyar la única perspectiva posible para resolver el problema del Sahara: la autonomía en el marco de la soberanía marroquí».

Pese a las presiones de Marruecos, fuentes diplomáticas excluyen que Madrid se traslade de su posición tradicional respecto a la ex colonia española: buscar un acuerdo negociado, duradero y aceptable para todas las partes dentro de Naciones Unidas. Cuando la administración Trump sorprendió al gobierno español con el reconocimiento de la soberanía marroquí sobre el Sahara, la jefa de la diplomacia española, Arancha González Laya, advirtió que la resolución del conflicto «no depende de la decisión unilateral de un país, por más que sea». grande … lo que sea «, y destacó que» el centro de gravedad está en la ONU «.

España insiste en la necesidad de que el secretario general de la ONU, António Guterres, nombre a un nuevo enviado especial para el Sahara, puesto vacante desde la dimisión del ex presidente alemán Horst Köhler hace 20 meses. Tal designación permitiría llevar la solución de la disputa a Naciones Unidas, algo en lo que ni la anterior administración estadounidense ni Marruecos parecían tener mucho interés. Fuentes diplomáticas españolas no creen que la administración Biden retroceda ante Trump, pero confían en que promoverá la búsqueda de un acuerdo multilateral.