Más de 260 huérfanos por violencia machista no tienen acceso a ayudas aprobadas hace un año



La actualidad en Alicantur Noticias

Manifestación en Madrid el 8 de marzo, Día Internacional de la Mujer.
Manifestación en Madrid el 8 de marzo, Día Internacional de la Mujer.© Luis Sevillano /

Más de 260 huérfanos de mujeres asesinadas por violencia machista no tienen acceso a las ayudas que el estado aprobó hace un año. La cifra podría ser significativamente mayor, porque los beneficios y pensiones para los hijos e hijas de las mujeres asesinadas tienen un trámite complicado que muchos de los afectados desconocen, según una de las organizaciones que trabaja con estas víctimas, Mujeres. Fundación a través del Fondo. de Becas Soledad Cazorla. Pero al menos 266 menores fueron excluidos porque los asesinos no eran sus padres sino luego las parejas de sus madres y la ley no los considera huérfanos. La fundación ha pedido cambios para evitar que esto suceda

En marzo de 2019, luego de más de dos años de elaboración, la ley se diseñó para que ningún huérfano por violencia de género quedara sin pensión. Fue ascendido porque en muchos casos se quedaron sin ningún tipo de cobertura ya que sus madres no habían aportado lo suficiente. Se ha anunciado como un estándar retroactivo y universal, pero la letra pequeña y las dificultades para conocer estos beneficios impiden que se logren ambas aspiraciones.

La Fundación Mujeres y el Fondo de Becas Soledad Cazorla creen, sin embargo, que esta ley ha significado una «mejora notable» para muchas familias. Desde su entrada en vigor en marzo de 2019, la ayuda ha llegado a 105 beneficiarios. Pero admiten que esta cobertura es «mejorable» y produce discriminación, como el hecho de que los hijos de mujeres asesinadas por parejas que no eran sus padres no son considerados beneficiarios potenciales. Si son adoptados por alguien de su familia después del asesinato, no reciben la pensión completa porque no son considerados huérfanos absolutos. La ayuda también está sujeta al nivel de ingresos familiares.

Los cientos de casos en los que se han otorgado beneficios hasta la fecha, según datos proporcionados por organizaciones este lunes, también están lejos del total de potenciales beneficiarios, cuyo beneficio se extendería hasta los 25 años de edad. Desde 2003, las primeras mil mujeres asesinadas han dejado 765 menores huérfanos, según datos del Observatorio contra la violencia doméstica y de género del Consejo General del Poder Judicial, citados por la Fundación Mujeres. Y solo desde 2013, año en que los huérfanos empezaron a contarse en las estadísticas oficiales, se han registrado 293 niños y niñas. La ONG requiere mejores datos para poder seguir la evolución de los beneficios.

Desde que se aprobó la Ley 3/2019 para mejorar tu situación de huérfano y los hijos de víctimas de violencia de género, 28 menores se han beneficiado de una pensión, 36 han recibido prestaciones para huérfanos y otros 41, una mejora respecto a pensiones anteriores recibido antes de la nueva regulación. “Esta ley es una gran mejora respecto a la situación anterior, pero hay margen de mejora en la cobertura, que no es universal, está ligada al nivel de ingresos y deja de lado algunos supuestos que pueden ocurrir con mucha regularidad”, dijo Joaquín García Cazorla. promotor del fondo de becas.

La directora de la Fundación Mujeres, Marisa Soleto, ha pedido ampliar la cobertura de las ayudas estatales. «Hay pocas diferencias explicables incluso dentro de una misma familia donde hay hijos de diferentes parejas», explicó Soledad Cazorla Prieto durante la presentación del informe anual del Fondo Fiscal para Becas Soledad Cazorla Prieto. «El daño de perder a la madre es el mismo para todos los hermanos, sin importar si el asesino no fue el padre».

Un portavoz de la Seguridad Social, de la que dependen estos beneficios, informa que en octubre de 2019 se emitió una guía de información entre las Delegaciones y Subdelegaciones de gobierno, o Direcciones Insulares, de las que dependen las Unidades de Coordinación y Violencia contra la Mujer. Se hizo para «asegurar que nadie con derecho a la protección sea privado de ella por desconocimiento», dijo el vocero mencionado. También asegura que en lo que respecta a las pensiones previas a la nueva norma, se planteó ante los mismos órganos que desde sus Unidades de Coordinación y Violencia contra la Mujer se habrían puesto en contacto con estos pensionistas para informarles sobre la mejora y cómo hacerla efectiva. Respecto a la posibilidad de extender la ayuda aun cuando el asesino no sea el padre del menor, agrega: “La ley otorga esta protección especial en los casos en que el huérfano quede en una situación de gran vulnerabilidad, lo que no se pretende. padre que puede y debe cuidar a los huérfanos. Cualquier otra interpretación requiere una modificación legislativa ”.

El Fondo de Becas Soledad Cazorla es una iniciativa lanzada en 2016 por el viudo e hijos de la fiscal Soledad Cazorla para apoyar económicamente y acompañar a quienes se responsabilizan de los huérfanos y huérfanos de mujeres asesinadas por violencia machista. Durante 2019 otorgaron 32 becas a 21 familias por un importe de 57.000 euros.