Menos del 1% de los afectados se reinfectan con el coronavirus



Ahora estás al día con Alicantur Noticias

El Museo Jorn de Silkeborg (Dinamarca) ha colgado sus cuadros en las ventanas para que se puedan ver sin tener que entrar en un espacio cerrado.
El Museo Jorn de Silkeborg (Dinamarca) ha colgado sus cuadros en las ventanas para que se puedan ver sin tener que entrar en un espacio cerrado.RITZAU SCANPIX / Reuters

En Dinamarca, las pruebas de PCR para detectar coronavirus son gratuitas y pueden ser realizadas por todos los ciudadanos, tengan o no síntomas. Esto y el paso del tiempo han dado lugar al mayor estudio hasta la fecha sobre el riesgo de reinfección. El trabajo muestra que mucho menos del 1% de los que se infectaron durante la primera ola volvieron a hacerlo en la segunda. La investigación también confirma que la inmunidad natural dura al menos seis meses sin debilitarse significativamente. Sin embargo, la protección parece menor entre los mayores de 65 años.

Ya se han publicado varios artículos sobre el riesgo de que una persona infectada pueda volver a infectarse. Casi todas aportaron porcentajes inferiores al 1%, pero fueron encuestas con un número reducido de personas o con un tiempo limitado. Sin embargo, los investigadores del Instituto Statens Serum (SSI), el centro danés para el control de enfermedades, ha aprovechado el programa masivo para realizar PCR establecido por el gobierno danés para determinar cuántos de los que se han infectado lo vuelven a hacer. Y no es una muestra pequeña: de unos cientos de PCR que pudieron hacer en febrero, continuaron analizando al 10% de sus 5,8 millones de habitantes a la semana. Al 31 de diciembre de 2020, al final del estudio, más de dos tercios de la población habían realizado al menos una prueba y la mitad de los daneses había realizado dos o más.

La investigación, recién publicada en la revista médica. La lanceta, muestra que el 0,65% de los que dieron positivo durante la primera ola (febrero a mayo) tuvieron una PCR positiva nuevamente durante la segunda ola (septiembre a diciembre). El muestreo de dos ondas se diseñó para establecer una distancia de al menos tres meses entre la infección y la reinfección. Por lo tanto, redujeron el riesgo de que una persona presuntamente reinfectada fuera en realidad una persona infectada que continuara dando positivo durante semanas después de la primera prueba. Por cierto, no detectaron ningún caso de triple infección.

El epidemiólogo de SSI Steen Ethelberg, autor principal del estudio, dice en una nota que su trabajo confirma «lo que otros han sugerido: la reinfección por covid es rara entre las personas sanas y jóvenes, pero las personas mayores tienen un mayor riesgo de infectarse nuevamente». De hecho, teniendo no solo la identidad de quienes se sometieron a PCR y su resultado, sino también cuándo se realizaron las pruebas posteriores, se pudo estimar que la protección se mantiene en torno al 80% durante al menos seis meses. Sin embargo, señalaron que este porcentaje se redujo al 47% entre los mayores de 65 años.

«La reinfección por Covid es poco común entre las personas sanas y jóvenes, pero las personas mayores tienen un mayor riesgo de ser reinfectadas»

Ethelberg explica cómo calcularon la protección que ofrecería la inmunidad adquirida con la primera infección: “Nos detuvimos en los que se habían hecho la prueba durante la primera ola, en la primavera, y lo comparamos con lo que hicieron los que dieron positivo. segundo como negativo. Es decir, contamos cuántos fueron positivos entre los que ya lo habían donado y los comparamos con los que fueron negativos en la primera ola ”. Descubrieron que en el grupo que no había tenido la infección anteriormente, dieron positivo cinco veces más en el otoño. «Esto nos da una diferencia de tasa de 0,195 y una protección (inmunidad observada) del 80,5%», explicó en un correo electrónico.

El epidemiólogo danés reconoce que su estudio puede contener algunos sesgos que sesgan las tasas de reinfección que observaron. Por ejemplo, aquellos que dieron positivo en la primera ola pueden estar menos interesados ​​en una segunda PCR, «creyendo que están inmunizados». Pero esto sería compensado por quienes, tras lo positivo, pudieron relajar las medidas de protección. Ambas posibilidades quedarían neutralizadas, reduciendo su impacto en los resultados globales.

Los autores del estudio realizaron análisis específicos para confirmar la validez de sus conclusiones. En uno de ellos, observaron las pruebas a las que se sometieron más de 15.000 trabajadores sanitarios y trabajadores sociales. Al ser un grupo tan expuesto, asumieron una mayor frecuencia de PCR. De hecho, la mediana entre ellos es de 10 pruebas. A pesar de esta mayor exposición, la tasa de reinfección fue del 1,2%, un poco menos del doble que la de la población general. Y la protección estimada del 81,1%.

Además, en un nuevo análisis pusieron a todos los daneses que tenían dos o más pruebas (2,5 millones de personas) en la misma bolsa sin distinguir entre primera y segunda oleada. Los infectados también entran aquí durante los meses de verano. El porcentaje de reinfectados al menos tres meses después de la primera infección es del 0,48%. En cuanto a la protección estimada, se acerca al 80%, aunque se mantiene por debajo de la mitad entre los ancianos.

El estudio puede contener algunos sesgos que sesgan las tasas de reinfección observadas

La Dra. Daniela Michlmayr, también de la ISS y coautora del estudio, dice que no observa nada que indique que «la protección contra la reinfección disminuye dentro de los seis meses posteriores a la covid». También se menciona que virus relacionados con el actual, como los que provocaron las epidemias de SARS y MERS en la primera década del siglo, conferían inmunidad por dos o tres años. Pero, señala Michlmayr, «se necesita un seguimiento continuo del covid para comprender sus efectos a largo plazo sobre las posibilidades de que los pacientes se reinfecten».

Quique Bassat, epidemiólogo de ISGlobal, considera que estas tasas son muy altas. «Partimos de la idea de que era poco probable que las personas infectadas volvieran a infectarse». Pero él cree que muchos de estos casos en realidad pueden deberse a «positividad persistente de la PCR, no es contagioso o tiene una carga viral baja, pero continúa dando positivo». De hecho, en un estudio que hicieron el verano pasado en Barcelona, ​​vieron una significativa «cola de positividad», con pacientes que dieron positivo dos o tres meses después de haber sido infectados.

Los profesores del Imperial College de Londres Rosemary Boyton y Daniel Altmann comentan sobre el estudio en el mismo número de La lanceta en la que concluyen: «Todos estos datos confirman, si es necesario, que la esperanza de una inmunidad protectora contra el SARS-CoV-2 gracias a infecciones naturales puede no ser suficiente y que la solución duradera es un programa de vacunación universal. Alta eficacia».

Puedes seguir SUJETO en Facebook, Gorjeo es Instagramo regístrate aquí para recibir nuestro boletín semanal.