Moreno hace coincidir el debate sobre Andalucía con la entrega de los presupuestos de la UE



El periódico digital de Alicantur Noticias

Moreno hace coincidir el debate sobre Andalucia con la entrega

El presidente de la Junta de Andalucía, Juan Manuel Moreno, ha anunciado este martes que el debate sobre el estado de la Comunidad se celebrará a finales de octubre. El momento coincide con la fecha de entrega de los presupuestos autonómicos, cuya negociación, marcada por la mano extendida del PSOE para llegar a un acuerdo con el PP, centra la atención política en este territorio en estos días.

Moreno indicó que espera que desde este debate los grupos políticos puedan «proponer iniciativas, cuestionar y criticar al Gobierno» para «sacar conclusiones para acorralar la pandemia y reconstruir la economía y la parte social», de cara al post-COVID. de la comunidad. La crisis del coronavirus ha marcado y condicionado el mandato del presidente andaluz, como él mismo ha reconocido en varias ocasiones, pero el líder popular quiere aprovechar la remisión de la pandemia para poder presentar a la ciudadanía ejemplos de su gestión que Esto lo avala antes de las próximas elecciones andaluzas, para las que no hay fecha fija, y que Moreno insiste en no adelantar. El debate, que está previsto que se desarrolle los días 27 y 28 de este mes, actuará también como un escaparate electoral particular, ya que podrá presentar nuevas iniciativas que impulsen su candidatura.

El año pasado el primer debate sobre el estado de la Comunidad Moreno tuvo como protagonista a la pandemia, con el país a punto de entrar en el segundo estado de alarma y con Andalucía aferrada a la promesa de los fondos europeos como salvavidas para afrontar la recuperación. Tanto entonces, como en el último debate -en este caso sobre la situación general en Andalucía, convocado a petición del propio presidente andaluz el pasado mes de julio- el enfrentamiento con el Gobierno central sobre el reparto de salidas desde Bruselas, la necesidad de una feria regional. la financiación o la solicitud de una mayor igualdad entre los territorios centraron los argumentos de Moreno.

En octubre de 2020, el presidente andaluz pronosticó una «grave crisis sanitaria, económica y social sin precedentes y que continuará en los próximos meses e incluso años». El horizonte económico que ve el Ayuntamiento un año después es prometedor, según los últimos datos ofrecidos por el consejero de Economía, Rogelio Velasco, que estima para 2022 un crecimiento del PIB andaluz entre el 6,5% y el 7% y la creación de hasta 125.000 puestos de trabajo. en línea con las previsiones de las principales organizaciones económicas para España y la comunidad.

Con estos mimbres cobra importancia la aprobación de los presupuestos para 2022, que podrían incorporar las voces de Europa y que deberán presentarse en el Parlamento antes del 31 de octubre, aunque previsiblemente requerirán una semana más. En esa negociación, Vox -envuelto en un avance electoral- perdió el papel de socio privilegiado gracias a la estrategia del nuevo secretario general de los socialistas andaluces, Juan Espadas, de buscar un acuerdo para saldar las cuentas.

La primera prueba de fuego que se puede sospechar si ese planteamiento no enfría tendrá lugar este miércoles en el Parlamento donde se votará la Ley Tributaria, presentada como «una revolución fiscal» por socios del Gobierno, PP y Ciudadanos, que afecta sólo al 2% de los ciudadanos. ingresos fiscales totales y tiene un coste fiscal de 329 millones de euros. Lejos del masivo recorte de impuestos prometido por Moreno en su campaña electoral, la regla es una de las leyes estelares del legislador para los socios de gobierno, que en este caso cuentan con el respaldo de la extrema derecha. PSOE-A votará en contra. Queda por ver si este desacuerdo en materia tributaria podría afectar las negociaciones de las cuentas regionales, que también tienen la desconfianza explícita de Ciudadanos.

Lo que ocurra en las próximas semanas en lo que respecta al presupuesto afectará al debate sobre el estado de la Comunidad. Moreno también contará con varios interlocutores con los que afrontar las iniciativas y críticas del resto de los grupos políticos. El más relevante es el del mayor partido de oposición. Tras el cambio de domicilio en el PSOE de Andalucía, quien se encargará de dar la respuesta al presidente será su portavoz parlamentaria, Ángeles Férriz, ya que la nueva secretaria general no tiene escaño en la cámara andaluza. También habrá un avance de las portavoces de Ciudadanos, Teresa Pardo, de Unidas Podemos por Andalucía, Inmaculada Nieto y la de Vox, Manuel Gavira.