Nadia Calviño se distancia de Yolanda Díaz en la reforma laboral dando prioridad a la reducción de contratos



Las mejores noticias en Alicantur Noticias

El presidente de la CEOE, Antonio Garamendi, junto a Nadia Calviño, vicepresidenta económica y ministra de Economía y Transformación Digital.
El presidente de la CEOE, Antonio Garamendi, junto a Nadia Calviño, vicepresidenta económica y ministra de Economía y Transformación Digital.EFE

Nadia Calviño y Yolanda Díaz tienen opiniones diferentes sobre cómo empezar a desmantelar la reforma laboral del PP y los cambios prometidos en el mercado laboral en Bruselas. El ministro de Economía cree que el punto de partida debe ser la reducción de los tipos de contratos. El titular laborista prefiere otro comienzo: cambios en la negociación colectiva o subcontratación. «He tratado de mirar al futuro desde el principio», dijo Calviño, refiriéndose claramente a que su prioridad no es derogar la reforma de 2012 del PP.

El miércoles, Calviño explicó que próximamente será la vicepresidenta segunda del gobierno y que ella y Yolanda Díaz, quien la sucederá en las filas ejecutivas, comparten «100%» el programa de 17 reformas laborales previstas para acceder a los fondos. .Europeos. Y esto es cierto. Luego de meses de negociaciones entre los dos departamentos, también se llegó a un punto de encuentro en la orientación de las reformas. Pero eso no significa que se hayan resuelto todas las diferencias.

Ahora es la distancia en la que estará en la agenda de las negociaciones con los agentes sociales para frenar estas reformas. “La prioridad es estimular el crecimiento, recuperar trabajadores y combatir el desempleo juvenil, y esto significa enfocarnos en reducir la dualidad que tenemos en el mercado laboral. Reducir el número de contratos a tres: uno indefinido, uno temporal y uno de formación ”, respondió el ministro de Economía en entrevista con Onda Cero.

En Labor, por su parte, se propone iniciar las conversaciones en el punto donde se suspendieron las reuniones con los sindicatos UGT y CC OO y los empresarios de la CEOE y Cepyme en marzo de 2020. Esto significa retomar los cambios en la negociación colectiva (predominio de convenios y prórroga de convenios vencidos), subcontratación y cambios unilaterales por parte de los empresarios de las condiciones laborales siguiendo lo pactado en el convenio del PSOE y Gobierno Unidos Podemos sobre la derogación de la reforma de 2012.

Los planes de trabajo coinciden con las demandas de los sindicatos, que pretenden negociar estos puntos, cerrar un acuerdo rápido y convertirlo en ley. Los empresarios, por su parte, argumentan que no es el momento de volver a las conversaciones de marzo de 2020. Más cerca de la tesis de Calviño -o Calviño a la suya-, los empresarios plantearon en la reunión inicial del pasado miércoles que prefieren iniciar esta ronda de reuniones. por la nueva normativa ERTE, la reforma de las políticas laborales activas, SEPE o planes de lucha contra el desempleo juvenil.

A partir de las respuestas que dio ayer Calviño, se puede deducir que el responsable de Economía estuvo más en este puesto: “Es más fácil si tenemos un enfoque equilibrado que si nos centramos en algo en lo que es más difícil avanzar en los próximos meses . «, añadió.

Respecto a los planes que tiene el Ejecutivo para reducir la alta temporalidad en el sector público, el todavía tercer vicepresidente destacó que su departamento está trabajando con el Ministerio de Políticas Territoriales, que ahora encabeza Miquel Iceta, y con el tesoro. Sin embargo, confesó sentirse frustrada con las comunidades autónomas porque se traspasaron 16.000 millones en 2020 y 8.000 en este año y de momento no se ha avanzado en la reducción de la precariedad. Calviño se refería a que el 29% de los trabajadores públicos tienen un contrato de duración determinada. Este porcentaje se debe principalmente al alto peso de los pasantes en los dos pilares principales del estado del bienestar: salud y educación, que tienen tasas de trabajo temporal del 41,9% y 29,1% respectivamente.