Navarra intenta ser algo más que pacharán



Las mejores noticias en Alicantur Noticias

José Manuel Plo, consejero delegado de Grupo La Navarra (GLN)
José Manuel Plo, consejero delegado de Grupo La Navarra (GLN)

Grupo La Navarra o GLN, su nombre actual, especializado en la producción y distribución de licores, ha puesto en marcha un plan de expansión y diversificación que abrirá una nueva etapa en la compañía. De la mano de la familia Belasco, afincada en Viana (Navarra), desde hace más de ocho generaciones, la empresa se ha hecho famosa por la elaboración de pacharán con marcas como Etxeko o La Navarra (no en vano fue la primera empresa en comercializar esta bebida en 1831).

Este año marcará un punto de inflexión con su apuesta por revitalizar la marca a nivel nacional e internacional, abriéndose a nuevos sectores como la cerveza, la distribución de nuevas marcas y una nueva estrategia en su gama de vinos Marco Real. Un plan que supondrá una inversión de 1,5 millones de euros que culminará en 2022, y que podría ser el catalizador para recuperar la facturación que ha caído de 11 millones de euros en 2019 a nueve millones en 2020. Turismo ”, subraya José Manuel Plo. gerente general del grupo. Para ello, realizaron cambios como la renovación del equipo vitivinícola, «con uno más actual y con visión internacional», sumaron 10 distribuidores a los 150 que tienen en España y tienen contratos cinco más en mercados clave como como Brasil, Estados Unidos, China y Europa Central.

Con más de 100 empleados, GLN pretende con esta estrategia expandir su alcance a más de 50 países, de los 30 en los que opera actualmente. Para ampliar su portafolio de bebidas y distribuir nuevas marcas de licores, la empresa Viana creó un proyecto conjunto con Icon Spirits, una empresa de bebidas premio, que se enfocará en tiendas gourmet y restaurantes diurnos, «que es donde está nuestro cliente potencial», dice Plo. Ahora su gama de bebidas, que incluye vermú, cremas, licores, vinos y cavas, tomará nuevas marcas, como G’Vine o London Dry Gins No. 3, o el tequila José Cuervo, entre otras. “Necesitábamos una oferta más atractiva que cualquiera pudiera consumir. Bebidas que todo el mundo conocía, como el limoncello italiano. Algo que no pasa con el pacharán, del que somos líder en ventas con una cuota de mercado del 40%, pero que fuera nadie conoce ”, explica el directivo. Una estrategia también orientada a la diferenciación de productos. «Buscamos esa brecha con productos que ofrecen algo diferente a lo que hay en el mercado, como un vodka polaco a base de espelta».

También crearon una cervecería junto con Mica, empresa burgalesa especializada en la elaboración de cervezas artesanales, que comercializan bajo la marca Wild Experience. Una colaboración al 50% con cuatro variedades: sin gluten, IPA, con fruta y picante. “También será algo diferente. No lo haremos en latas o de barril, solo se venderá en restaurantes y cervecerías especializadas ”, agrega Plo.

Este nuevo plan no descuida su gama de vinos, sector en el que entró la familia Belasco en 1991 tras la adquisición de la bodega Marco Real, ubicada en Olite (Navarra), donde cultivan 47 hectáreas de viñedo propio. “Con este plan queremos producir vinos con un perfil más joven, más actual y con un enfoque internacional”, confirma.

Bajo la marca Marco Real, que representa el 40% de la facturación del grupo, producen dos millones de botellas, de las que exportan el 30%, principalmente a Estados Unidos, Alemania, Inglaterra, China o Japón. Presentes hasta ahora en Rioja, Rías Baixas, Rueda, Ribera del Duero y en Txakolí de Guetaria, a partir de este nuevo plan los vinos se elaborarán a través de colaboradores en otras zonas vitivinícolas, como Ribera Sacra, Bierzo, Jumilla o Cataluña. También llegarán a Toledo, dentro de la DO La Mancha, donde junto a una bodega local, de la que de momento prefieren no dar el nombre, desarrollarán una marca común. Un salto geográfico que podría suponer la elaboración de 400.000 botellas más en 2022. Al mismo tiempo, mantiene acuerdos de colaboración con cocineros como Martín Berasategui, con quien desde 2011 elaboran y distribuyen una gama de vinos que llevan su nombre, y con Karlos Arguiñano y su cava K5 en la DO Txakolí, que distribuyen en exclusiva desde 2017.

Mientras tanto, GLN tiene un problema destacado en las ventas por Internet. “En su propia tienda es casi cero. Queremos desarrollar esta parte del negocio, pero a través de portales especializados. Nos parece que al final el consumidor está buscando sitios web que les ofrezcan alternativas ”, dice Plo. De hecho, el gerente comenta que ha notado el aumento de ventas en estos comercio electronico. En algunos hemos pasado de vender 100 cajas a 1.500 ”, concluye Plo.