Nueva noche de extrema violencia en Barcelona ante la complicidad independentista y podemitas



Las mejores noticias en Alicantur Noticias

Nuevo noche de disturbios, incendios y violencia extrema por parte de grupos separatistas y antisistema, que requieren la libertad del criminal Pau Rivadulla, también conocido como Pablo Hasél. Tras unos días de tensa calma, la violencia volvió a la capital catalana de la mano de los propios radicales que protagonizaron salvajes altercados en los días siguientes al encarcelamiento del rapero de Lérida. Se trata de unas mil personas que muestran una experiencia considerable en terrorismo callejero.

El rechazo de partidos independentistas y la versión catalana de Podemos para condenar la violencia y sus múltiples justificaciones para el desempleo juvenil, la fatiga pandémica y la falta de perspectivas han dado lugar a una nueva ola de incidentes cada vez más graves. Una comisaría de la Policía Nacional en Tarrasa fue atacada el viernes, este sábado por la mañana los grupos independentistas vinculados a TAZA cortaron la autopista AP-7 en Gerona durante dos horas. Y por la noche le tocó el turno a Barcelona, ​​escenario de múltiples actos de terrorismo callejero.

Los violentos atacaron el Mossos y se prepararon con la comisaría de la Guardia Urbana de las Ramblas. Incluso prendieron fuego a una camioneta de la policía local. Anteriormente habían destruido los cajeros automáticos que habían encontrado en su camino. Además, provocaron un incendio en una sucursal bancaria. Los informantes gráficos que cubrían los disturbios también fueron blanco de los manifestantes, quienes corearon el lema «La prensa apunta, la policía dispara».

Justo antes de las nueve Los Mossos denunciaron que los violentos comercios saqueados en la Rambla de Catalunya prendieron fuego a un hotel desde el famoso paseo marítimo y los escaparates apedreados hasta el saqueo, incluido el Zara en Plaça Catalunya. En ese momento los incidentes se habían trasladado desde las Ramblas hasta la circunvalación de la Universidad y hasta la citada Rambla de Catalunya. Los violentos se han cruzado contenedores y mobiliario urbano, que ardía, para dificultar las camionetas antidisturbios Mossos.

.