Nuevas fricciones en el gobierno: Escrivá corrige a Díaz y dice que aumentar el SMI no es «una prioridad»



Ahora estás al día con Alicantur Noticias

Madrid

Actualizado:

El consejero de Inclusión, Seguridad Social y Migraciones, José Luis Escrivá, cree que «en este momento» no debería ser «una prioridad» aumentar el salario mínimo interprofesional (SMI) como defiende el vicepresidente tercero y ministro de trabajo y economía social, Yolanda Diaz.

Así lo dice Escrivá en una entrevista publicada el sábado en «Heraldo de Aragón» recogida por Servimedia, donde afirma que «el momento actual es la activación de los trabajadores».

“Tenemos 700.000 trabajadores en ERTE, se han destruido 400.000 puestos de trabajo, muchos con contratos precarios, muchas mujeres con salarios muy bajos. Los objetivos de la política deben ser diferentes en todo momento. Y en este momento concreto, las prioridades políticas deben estar vinculadas a la recuperación del empleo ”, dice.

Por otro lado, rechaza que el déficit de la seguridad social de 15 mil millones en 2020 es una consecuencia de las medidas de Covid. «Lo que refleja es una posible caída en los ingresos de la seguridad social como resultado de la debilidad cíclica en la que hemos estado este año, pero no estos gastos adicionales», dice.

Nueva expansión de ERTE

Además, destaca que “2021 es un año de transición en el que ya veremos una recuperación neta de los ingresos respecto a 2020, y afrontando una situación casi normal en 2022. Y cuando sea así, veremos algunas cuentas de la seguridad social que reflejará con mayor precisión su situación financiera real, que es la sostenibilidad ”.

Escrivá también habla de ERTE, y está convencido de que se ampliarán. Al respecto, indica que «siempre hemos establecido ventanas de tres o cuatro meses».

Asimismo, enfatiza que deben ser permanentes, aunque aclara que “lo separaría de las negociaciones que tenemos ahora. Esto es parte de una negociación más general que hemos incorporado al plan de recuperación y resiliencia para que, una vez finalizada la pandemia, este mecanismo de flexibilidad interna esté disponible para caídas en situaciones de demanda transitoria.

“ERTE claramente ha venido para quedarse. Son una herramienta que ha funcionado bien en los países que los han podido desarrollar ”, concluye.

Míralos
Comentarios

.