Nuevas restricciones por coronavirus en la Comunidad Valenciana



Comparte esta noticia de Alicantur Noticias

Actualizado:

La pandemia de coronavirus no concede respiro ni respiro a los líderes políticos que, como el presidente de la Generalitat, Ximo Puig, tienen en sus manos decisiones que afectan a millones de personas. Nada menos que cinco millones de habitantes, en el caso de la Comunidad Valenciana, que en cuestión de días sabrá si su Gobierno regional amplía, amplía o afloja restricciones para hacer frente a una pandemia de COVID-19 que fue particularmente cruel con la región.

Expertos que asesoran Ximo Puig sobre el coronavirus le aconsejaron ampliar las restricciones. Aunque la curva de contagio comienza con un ligero descenso, los datos de ocupación de hospitales con pacientes infectados COVID-19 y las muertes diarias son insoportables para la sociedad valenciana y su gobierno.

La vigencia de las restricciones vigentes finaliza a las próximas 11:59 pm 15 de febrero. Algunas de ellas afectan a sectores trascendentales para la economía valenciana como la hostelería, cerrado por orden del Generalitat desde el pasado 21 de enero. Los emprendedores del sector, como los de los gimnasios, necesitan saber con mucha antelación si podrán volver a recibir clientes el 16 de febrero. Tienen que gestionar el retorno de los empleados afectados por ERTE, recoger las materias primas y acondicionar sus instalaciones.

La lógica indica que durante la semana que comienza este lunes 8 de febrero, la Generalitat Valenciana evaluará la situación epidemiológica del coronavirus, tomará una decisión sobre las restricciones y medidas para detener la propagación de COVID-19 y lo hará público.

Nuevas restricciones por coronavirus en la Comunidad Valenciana

La importancia y la usura que implican las decisiones recaerán, para bien o para mal, en Ximo Puig. El presidente del gobierno, Pedro sanchez, han decidido dejar la carga de la gestión de la pandemia en sus homólogos autónomos. Con estado de alarma vigente hasta el 9 de mayo y con el horizonte de las elecciones catalanas del próximo domingo, el Ejecutivo central se ha negado rotundamente a aceptar las peticiones de las autonomías para poder decretar un encierro domiciliario o una prórroga del toque de queda táctil.

Por tanto, la Generalitat Valenciana debe volver a adherirse a los parámetros contemplados en estado de alarma tomar una decisión que combine el siempre delicado equilibrio entre salud y economía y que evite un nuevo enfrentamiento entre los socios de PSPV-PSOE, Compromís y Podemos mientras que los hospitales y las morgues amenazan con colapsar.

El gobierno de Castilla y León, con una incidencia acumulada de infectados por coronavirus inferior al de la Comunidad Valenciana, ha optado por prorrogar las medidas más duras, como el cierre de hoteles o centros comerciales, hasta el 23 de febrero. Un indicador de hacia dónde podría dirigirse la Generalitat. Ximo Puigmás temprano que tarde resolverá lo desconocido.

Alberto CaparrósAlberto Caparrós

Míralos
Comentarios

.