Nuevo avance en la lucha contra el cáncer de páncreas



Ahora estás al día con Alicantur Noticias

Él cáncer de páncreas constituye el noveno cáncer más frecuente en España y para el año 2030 se espera un aumento de la incidencia de esta patología superior al 50%, y también una mayor presencia en pacientes jóvenes. Sin embargo, los nuevos regímenes de tratamiento y el uso de terapias personalizadas han mejorado el pronóstico y han permitido a los pacientes vivir más tiempo y con una mejor calidad de vida.

Como señala la Asociación Española del Cáncer, esta neoplasia aparece como consecuencia del crecimiento anormal de las células que forman parte de este órgano que se encuentra en el abdomen, justo detrás de la parte inferior del estómago.



Vista microscópica de las células de un tumor pancreático.

Vista microscópica de las células del cáncer de páncreas (Stocktrek Images / Getty)

Desde la Sociedad Española de Oncología Médica (SEOM) precisan en este sentido que, con mayor frecuencia, el cáncer de páncreas se origina en la región del páncreas denominada ‘cabeza’ (60% de los casos), y con menor frecuencia en la zona denominada «cuerpo» o «cola» del páncreas. A su vez, indica que el cáncer de páncreas es un «gran problema de salud», aunque no tiene una alta incidencia en la población, porque tiene un alta mortalidady en el momento del diagnóstico menos del 20% de los pacientes serán susceptibles de resección quirúrgica dada la etapa avanzada de la enfermedad.

Según los datos reportados por la SEOM, el cáncer de páncreas ya era la tercera causa de muerte por cáncer en España en 2017, con más muertes por cáncer de páncreas que por cáncer de mama, aunque era un cáncer mucho menos común.

Segundo arrepentimiento Teresa Macarulla oncólogo de la Unidad de Cáncer Gastrointestinal del Instituto de Oncología IOB en el Hospital Quirónsalud BarcelonaHistóricamente, el cáncer de páncreas se ha caracterizado por una mala respuesta a la quimioterapia convencional. «La tasa de supervivencia a cinco años es inferior al 10%», señala.


Una enfermedad compleja

Así, y a pesar de ser una enfermedad que desde el punto de vista genético es muy compleja y resistente a la mayoría de las terapias convencionales, las últimas investigaciones sobre el cáncer de páncreas «abre una ventana de esperanza para estos pacientes «, según el Dr. Macarulla.



Con ese, el futuro de los tratamientos contra el cáncer, explica, recurre a terapias personalizadas. No todos los cánceres son iguales, ni todas las personas tienen los mismos síntomas o son igualmente resistentes a los tratamientos. “El futuro tiende a intentar personalizar los tratamientos contra el cáncer tanto como sea posible. Sabemos que el cáncer de páncreas es una enfermedad heterogénea, por eso un tratamiento personalizado permite una mayor tasa de éxito ”, explica.



Un trato personalizado permite un mayor porcentaje de acierto «



De hecho, el oncólogo de la Unidad de Cáncer Gastrointestinal del Instituto de Oncología IOB del Hospital Quirónsalud de Barcelona participó en la primer estudio con terapia personalizada en cáncer de páncreas, el estudio «POLO». Específicamente, este trabajo mostró que un fármaco activo en otros tipos de cáncer, «olaparib», también puede funcionar en algunos casos de cáncer de páncreas.

Este droga se ha utilizado con éxito en el tratamiento personalizado de cánceres de mama o de ovario, y en particular en pacientes con una mutación de la línea germinal de los genes BRCA1 o BRCA2. «Alrededor del 6-8% de los pacientes con cáncer de páncreas portan esta mutación y pueden beneficiarse de este tratamiento», celebra Macarulla.



Se ha demostrado que el estudio POLO es eficaz en el tratamiento de pacientes que tienen esta mutación de la línea germinal en los genes BRCA1 o BRCA2 y que han tenido un tumor controlado después de la quimioterapia basada en platino. «El tratamiento con un fármaco inhibidor de PARP evita que las células cancerosas repare el daño en su ADN, lo que provoca su destrucción y permite abandonar la quimioterapia, con la mejora de los efectos secundarios», subraya el oncólogo.

Los resultados de POLO se publicaron en el prestigioso New England Journal of Medicine y se presentaron en el verano en el último Congreso Americano de Oncología Médica (ASCO).