Nuevo ‘Sergio García’, ojos cerrados, sensación en la superficie, finalizando tres años después



El periódico digital de Alicantur Noticias

Lunes, 5 de octubre de 2020-07: 03

El golfista de Castelln ganó la Granja Sanderson en el PGA Tour justo después de hacer sus primeros 50 en nueve años.

Sergio García levanta el trofeo este domingo.

Sergio García levanta el trofeo este domingo.

SAM GREENWOOD AFP

Hay muchas formas de ganar, pero la undécima victoria Sergio garca Ser especial en el PGA Tour por muchas razones. Uno de ellos fueron los dos flashes de calidad que dejó. Garras de genio. Cuando García está relajado y motivado, aún no ha nacido un golfista que pueda eclipsarlo en el juego largo. Y este domingo volvió a demostrar con una lanza de cinco maderas en el hoyo 14, con un golpe de unos 240 metros para descender un metro del hoyo, trazando una curva perfecta de izquierda a derecha. Kartal lideró el liderazgo para compartir con América del Norte. Peter malnatiHabía dejado el resultado de -18 en la casa club hace una hora. El hoyo 15 fue el segundo más fácil del campo de Jackson, pero una mala salida y un segundo tiro peor de Sergio no afectaron mucho el temperamento de Castelln. El nuevo y temperado García salió de su búnker y lo golpeó. Al siguiente hoyo.

El templo presidió dos nuevas parejas los días 17 y 18, con los ojos vendados como toda la semana y pataleando como lo hacía de vez en cuando durante los últimos cuatro años, confirmado por el propio protagonista, por sorpresa de muchos. Cerrar los ojos al impacto te ayuda a concentrarte en el tiro y evitar posibles interferencias que hacen que tu golpe sea más fluido. Así llegó a los últimos 18, uno de los hoyos más duros. Tensión máxima. En estas condiciones, será muy difícil mejorar la marcha que realiza García en el último hoyo, en el largo ya la izquierda del césped, con perfecto ángulo de ataque. Los siguientes 8 hierros ya son la historia de nuestro golf. A poco más de 150 metros, Sergio, confiado, siguió la pelota y cuando vio que la pelota rebotaba, apretó el puño y se quedó a unos metros del hoyo. Este es un nuevo Sergio García.

Pequeños vestigios de ‘El Niño’ que llegó a finales de los 90 y fue audazmente muy desafiante Tiger Woods. El lunes de esta semana, dejó el top 50 en el ranking mundial por primera vez en nueve años. «Estoy orgulloso de no caer cuando las cosas se complican», dijo en la conferencia de prensa del campeón. García es uno de los mayores talentos que vive el golf, pero su luz contrasta con algunas sombras donde ha perdido varias veces la ilusión por el juego. Sin embargo, a los 40 años, y en el silencio de los endebles de los últimos meses, se estaba imitando al nuevo García. «Trabajé duro pero las cosas no salieron del todo, pero me sentí cerca».

La paciencia de El Niño en el pasado no habría durado mucho, pero el nuevo García enseñó una lección, no solo golf. «Probablemente fue uno de mis mejores torneos mentalmente, me sentí mejor de lo que gané el Masters», dijo el español, quien ganó el PGA Tour por primera vez en Sanderson Farm. El nuevo García también parece más delicado. Se conmovió cuando recordó las dos toses que enamoró de la maldición Covid-19, cuando admitió que aún no había compartido la victoria. Ángela y sus dos pequeños, Azalea y ultimamente Enzo. Y volvió a estar destrozado cuando compiló su estancia fuera de España por la pandemia, tanto es así que su familia aún no ha conocido a su nuevo nieto. El pájaro en 18, -19 y la victoria número 36 son importantes, pero es más un recién llegado para criar un gallo en Mississippi (es la copa original del torneo). Nuevo Sergio.

.