Números románticos



El periódico digital de Alicantur Noticias

Jesús López, uno de los relojeros a cargo del mantenimiento del reloj Puerta del Sol. Esta vista desde el interior de la esfera muestra que IV está representado como IIII.
Jesús López, uno de los relojeros a cargo del mantenimiento del reloj Puerta del Sol. Esta vista desde el interior de la esfera muestra que IV está representado como IIII.Emilio naranjo

En principio, saber que dos cuerpos que caen simultáneamente desde diferentes alturas llegan al suelo con dos segundos de diferencia, como vimos la semana pasada, no es suficiente para determinar esas alturas; Pero si los cuerpos en cuestión son cuerpos humanos que caen de dos ventanas de un edificio y salen ilesos, la cosa cambia.

Supongamos que la primera persona cae desde la altura mínima, es decir, desde un primer piso hasta unos 4 o 5 metros sobre el suelo. Como se sabe (o debería ser), la fórmula que relaciona el tiempo de caída con la altura desde la que cae un objeto es h = ½gt², de donde t² = 2h / g, por lo tanto el tiempo de caída desde una altura de 4-5 metros. es de aproximadamente 1 segundo. Como la otra persona tardó otros 2 segundos en llegar al suelo, su tiempo de caída es de 3 segundos, y en ese tiempo un cuerpo en caída libre corre, aplicando la fórmula, unos 44 m.

Si la primera persona cae de un segundo piso, de unos 8-10 metros de altura, su tiempo de caída es de unos 1,4 segundos y el de la otra persona de 3,4, lo que supone una altura de unos 60 metros., Dentro del límite de la viabilidad de colchones de rescate para bomberos, por lo que podemos excluir alturas superiores. Y el hecho de que ambas personas no solo sobreviven, sino que están ilesas sugiere que, con toda probabilidad, la primera persona saltó de un primer plano.

Fermi planteó problemas a sus alumnos en los que la falta de datos exactos o fórmulas precisas no les impidió lograr resultados razonables. Un clásico en esa línea:

Desde un bote ubicado en la Fosa de las Marianas lanzamos una bola de hierro al mar, ¿cuánto tiempo se tarda en llegar al fondo?

Y como Fermi era romano …

Todo el mundo conoce los números romanos, ya que todavía se utilizan para numerar siglos, reyes y papas, y siguen apareciendo en muchos cuadrantes. Pero las novelas no son tan conocidas.

Consideremos las siguientes secuencias:

1, 1, 2, 1, 2, 2, 3, 1, 2, 2, 3, 2, 3, 3, 4 …

1, 2, 3, 4, 5, 6, 7, 8, 9, 1, 2, 3, 4, 5, 6, 7, 8, 9, 10, 2 …

2, 3, 5, 7, 2, 4, 8, 10, 5, 29, 4, 10, 5, 7 …

Los tres están directamente relacionados con los números románticos, y con esta información y un poco de espíritu fermiano, mis lectores astutos sin duda podrán deducir la naturaleza y características de estos números. Y responde las siguientes preguntas:

Volviendo a las esferas de los relojes con números romanos, en muchos de ellos, como en el de la Puerta del Sol de Madrid sin ir más lejos, el 4 no aparece en forma ortodoxa, IV, sino como IIII, en forma etrusca. . ¿Cuál puede ser la explicación de tal anomalía?

Como es bien sabido, en los números romanos no hay 0. No hace falta decir que el célebre matemático y astrólogo romano Tarucio pudo responder desde su tumba. ¿Por qué?

Carlo Frabetti es escritor y matemático, miembro de la Academia de Ciencias de Nueva York. Ha publicado más de 50 trabajos de divulgación científica para adultos, niños y jóvenes, entre los que se encuentran «Physical Damn», «Damn Math» o «The Big Game». Fue guionista de ‘La bola de cristal’.

Puedes seguir a la MATERIA en Facebook, Gorjeo es Instagram, o regístrese aquí para recibir nuestro boletín semanal.