Nüwa, la «capital de Marte» de habla hispana



La actualidad en Alicantur Noticias

Nuwa la capital de Marte de habla hispanaCinco núcleos urbanos, un millón de habitantes y una nueva concepción de una sociedad que ha crecido más allá de las fronteras terrestres. Esta es la síntesis del ambicioso proyecto Nüwa que decenas de científicos, ingenieros y arquitectos de todo el mundo han diseñado para esbozar la no lejana colonización humana de Marte. Liderados por España por el Instituto de Estudios Espaciales de Cataluña (IEEC), organismo vinculado a la Generalitat y al CSIC, su propuesta de «capital marciana» fue incluida entre los diez primeros en un concurso con 175 propuestas organizado por la influyente entidad estadounidense Mars Society, con sede en Lakewood, Colorado. “Un grupo de profesionales multidisciplinarios alemanes, austriacos, británicos y norteamericanos ya estaban trabajando en la idea de un asentamiento sostenible fuera de la tierra; en la luna o en un asteroide cuando se inauguró la competencia internacional ”, dice a Alicantur Noticias Miquel Sureda, ingeniero aeroespacial y miembro del equipo de desarrollo de Nüwa. El entusiasmo colectivo y el aislamiento acaban de poner en órbita una iniciativa que no solo expone cómo debería ser la futura capital del planeta rojo, sino que también ha diseñado la dieta, las rutinas e incluso el sistema político de esta nueva sociedad humana y global. al mismo tiempo alienígena. “Mucho de lo que hemos pensado es aplicable también al territorio, especialmente el esfuerzo por la sostenibilidad y la eficiencia”, subraya Sureda. Una dieta sin carne Utilizando todo el conocimiento ya disponible sobre la geografía y el funcionamiento de Marte, lo cierto es que el plan de los científicos españoles cubre casi todos los aspectos de la vida, desde los más básicos hasta los aparentemente mundanos. El agua se obtendría del suelo arcilloso del planeta y el oxígeno se generaría gracias a las microalgas. Una vez producidos, ambos artículos se reciclarían hasta (casi) el infinito. Más curiosa fue la ambición de cómo debería ser la pirámide nutricional de los futuros colonos. Su dieta, según el proyecto Nüwa, no incluiría animales voluminosos como vacas o cerdos, que se consideran demasiado contaminantes. Sin jamón ni embutidos, los habitantes se tendrían que conformar con una dieta rica en verduras (con un puñado de semillas diferentes se podría trasladar la dieta mediterránea a otra galaxia, defienden por el IEEC) y en la que incluso los peces tendrían cabida. También cobrarían importancia los hongos, las carnes artificiales «celulares» y las proteínas generadas por insectos. “Las algas son muy proteicas y además sirven para generar oxígeno y renovar el Co2 generado por la población”, defiende Sureda. Autosuficiente La verdad es que casi todo en Nüwa tiene una doble función. No en vano, sus impulsores pretenden generar un modelo capaz de avanzar rápidamente hacia su «autosuficiencia», sin depender de los suministros o materiales de la Tierra. Generar una sociedad autónoma en Marte crearía tecnologías que ayudarían a la Tierra a abordar sus problemas actuales de sostenibilidad. Es paradójico pero emigrar a Marte es la mejor forma de sentar las bases de una vida vital en nuestro planeta ”, reconoce el ingeniero y físico de la Universidad Politécnica de Cataluña. Al plasmar sus ideas en el papel, los promotores de la conquista de Marte concibieron un asentamiento basado en cinco núcleos de unos 200.000 habitantes. Su fisonomía estaría basada en un sistema de túneles verticales y horizontales que generarían galerías pobladas en su interior. “El desafío era diseñar una ciudad con todo el bienestar de una ciudad moderna que también fuera capaz de obtener todos los recursos a nivel local”, dice Guillem Anglada-Escudé, investigador del Instituto de Ciencias del Espacio-CSIC. Macrociudades semi-subterráneas Según los croquis disponibles, el resultado serían macrociudades semi-subterráneas con túneles de 20 metros de diámetro y hasta 300 metros de profundidad. En el interior, los espejos rebotarían la luz natural desde la entrada hasta las profundidades de las cuevas, lo que protegería a los habitantes del clima y la radiación de Marte. Cada ciudad tendría paneles solares y reactores nucleares para asegurar el suministro eléctrico, áreas recreativas como parques y cines, espacios de trabajo -que serían en su mayoría robóticos para ahorrar mano de obra-, cultivos y plantas de reciclaje. “El trasfondo de la ciudad no es muy diferente al de una ciudad en la tierra. La organización diaria sería similar, con viviendas unifamiliares y un sistema de transporte por trenes y ascensores ”, defienden sus promotores. Una vez que se esboza el plan, el desafío de Nüwa es convertirlo en realidad. Mientras esperan que la NASA y la Agencia Espacial Europea finalicen sus planes para el planeta rojo, considerado la más cercana y habitable de las estrellas más cercanas a la Tierra, sus promotores están ahora en el proceso de buscar financiación para desarrollar un «demostrador» de la Tierra. tus ideas. Un espacio en el que poner a prueba las tecnologías que, algún día, constituirán el día a día de los futuros marcianos. ABIBOO Studio / SONet (Gonzalo Rojas) Una amigable ciudad subterránea para 200.000 habitantes Los impulsores de la conquista de Marte han concebido un asentamiento basado en cinco núcleos de unos 200.000 habitantes. Su fisonomía estaría basada en un sistema de túneles verticales y horizontales que generarían galerías pobladas en su interior. “El desafío era diseñar una ciudad con todo el bienestar de una ciudad moderna que también fuera capaz de obtener todos los recursos a nivel local”, dice Guillem Anglada-Escudé, investigador del Instituto de Ciencias del Espacio-CSIC. Los bocetos muestran túneles de 20 metros de diámetro con espejos que harían rebotar la luz natural de los habitantes protegidos del clima y la radiación de Marte. Cada ciudad tendría paneles solares y reactores nucleares para proporcionar energía, áreas de ocio y trabajo, cultivos e instalaciones de reciclaje. .