Once mil monedas romanas en una olla, principal atractivo del Museo de Palencia



Comparte esta noticia de Alicantur Noticias

PALENCIA

Actualizado:

Uno de los principales atractivos del renovado Museo de Palencia es la Tesorería Valsadornín, un Olla de bronce con 11.000 monedas romanas del siglo III., cuyo valor histórico se vio amplificado por las certezas e incógnitas de su descubrimiento y por las vicisitudes que sufrió hasta su regreso a Palencia, ocho décadas después de su descubrimiento.

«El de Valsadornín es uno de los tesoros de monedas romanas más importantes de Hispania», dijo a Efe el director del Museo, Javier Pérez Rodríguez, convencido de que este tesoro, principal novedad de la exposición permanente de esta pinacoteca, que abrió sus puertas el pasado viernes tras unos trabajos de restauración que duró dos años y un mes, será su principal queja.

Y es que hasta que se dio a conocer la existencia de este tesoro, muy pocos habían oído hablar de Valsadornín, una ciudad de la sierra de Palencia con menos de una decena de habitantes.

Hubo otros cuando los hermanos Eusebia y Tomás Roldán encontraron en 1937, en su ciudad y durante la Guerra Civil, un caldero de cobre con unas 11.000 monedas romanas acuñadas en el siglo III, que al día siguiente del descubrimiento tuvieron que entregar a la Guardia Civil para orden del gobernador civil del momento.

Por supuesto Eusebia y Roman vieron en esas monedas una salida a las penurias del momento, pero lo cierto es que se corrió como la pólvora la noticia del hallazgo y tuvieron que entregarlos a cambio de un premio que nunca llegó y que sus herederos han seguido reclamando durante décadas.

El caso es que el tesoro llegó al Museo de Palencia tras la Guerra Civil «en mal estado», aunque ya se sabía que era un tesoro de época romana, explica Pérez Rodríguez.

A un lado estaba el caldero de cobre, que contenía «una masa» de monedas oxidadas y unidas, «prácticamente soldadas entre sí», que fue enviada al Museo Arqueológico Nacional para su restauración y tratamiento. Y por otro, fueron 2.421 monedas que fueron desprendidas y depositadas en el Museo de Palencia.

«Aquí se han archivado y catalogado aunque nunca se hayan expuesto al público», Explique. De hecho, en todos estos años solo se han visto tres de esas monedas en los gabinetes numismáticos romanos del museo de Palencia dentro de una cronología de los emperadores romanos, pero ni siquiera vinculados a Valsadornín.

En cuanto al caldero, dice Pérez Rodríguez, fue restaurado en 1951, «pero por su complejidad técnica no se atrevieron a tocarlo», explica con alivio, porque la restauración inicial consistió en «dejar caer» las monedas, cuando, en En opinión de todos los expertos, «el interés y la singularidad de esta pieza radica en el desorden y el aspecto que tiene tal como fue encontrada».

Es decir, un recipiente de bronce que contenía entre 10.000 y 12.000 monedas romanas «por peso». Literalmente por qué el conjunto pesa unos 45 kilos y la mezcla no permite contarlos uno a uno.

Míralos
Comentarios

.