Orificios naturales para operar en enfermedades renales: conoce las ventajas de las ureteroscopias



Comparte esta noticia de Alicantur Noticias

Las tasas de éxito de este procedimiento son muy altas y el riesgo de complicaciones es bajo.
Riñones Quironsalud

El buen funcionamiento de los riñones es fundamental para nuestra salud. Son los encargados de filtrar los desechos y el exceso de agua de la sangre, que se excreta en forma de orina. Dos de las principales afecciones que afectan a estos órganos del tamaño de un puño son los cálculos renales o cálculos y el cáncer.

Específicamente, todas las personas tienen dos riñones, ubicados en el medio de la espalda, debajo de las costillas. Según el Dr. Juan Antonio Mainez Rodríguez, especialista en Urología del Hospital Quirónsalud San José – Madrid -, de los riñones salen los uréteres, algunos tubos que llevan la orina a la vejiga, donde se almacena este líquido hasta que lo evacuamos al baño.

“Cuando los pacientes tienen litiasis y tumores del tracto urinario superior, muchos especialistas optan por la ureteroscopia, un tratamiento que permite la cirugía con dispositivos muy finos, para que puede ser tratado en el sitio diversas patologías como cálculos o tumores, a través de los orificios naturales del cuerpo, y sin necesidad de abrir al paciente, como se hacía en el pasado ”, especifica.

Según la Asociación Europea de Urología – EAU, por sus siglas en inglés – las tasas de éxito de este procedimiento son «muy altas», al tiempo que aseguran que el riesgo de complicaciones es bajo. Suelen estar indicadas, según apunta, en aquellos casos en los que los cálculos renales no sean grandes, es decir, menores de dos centímetros, y como alternativa a la litotricia extracorpórea por ondas de choque.

Si bien requiere anestesia, raquídea o general, dependiendo de cada situación, la cual será evaluada por el especialista, la institución científica insiste en que es una vía terapéutica. «seguro y eficaz» para cálculos renales y ureterales.

ab192c3f-bc28-462f-b19c-78ba2b9ed0bd.png

Recuperación más fácil y rápida

Precisamente, el experto de Quirónsalud apunta que las ventajas de las ureteroscopias son numerosas, ya que al ser un procedimiento mínimamente invasivo, la recuperación de los pacientes es mejor y más rápida y con una serie de complicaciones menores.

Otra de sus ventajas, frente a otras técnicas, según el urólogo, es que dado que los fragmentos de piedra se extraen durante el mismo procedimiento a través de cestas especiales, el paciente no tiene que expulsarlos posteriormente.

En concreto, el Dr. Mainez Rodríguez distingue dos tipos de instrumentos con los que realizar este tipo de procedimiento. Por un lado, menciona el ureteroscopio flexible, utilizado especialmente cuando las piedras o el tumor están dentro del riñón.

Según este especialista, se trata de un dispositivo «bastante fino», con un diámetro superior a dos o tres milímetros, además de una completa flexión en la punta, que permite explorar fácilmente todas las cavidades del riñón a través de diferentes movimientos.

De igual forma, el experto de Quirónsalud San José señala que este instrumento cuenta con un pequeño canal de trabajo por donde insertar una fibra láser: “Permitirá romper piedras o quemar tumores de las vías urinarias. Y por este mismo canal de trabajo. se pueden introducir cestas para poder coger las piedras y sacarlas, o tomar muestras del tumor para enviarlo a análisis ».

Luego estaría el ureteroscopio rígido, con el que se realizan cirugías en el uréter, según sea necesario, especialmente indicado para aquellos casos en los que hay cálculos y tumores a explorar. “Tiene un tamaño de 3-4 milímetros. Permite, a través del pene o de la uretra femenina en la vagina, llegar a la vejiga y subir por el uréter hasta llegar al cálculo”, aclara.

De manera similar al otro tipo de ureteroscopios, también en este caso se crea un canal de trabajo a través del cual insertar un láser o una canasta para romper las piedras o sacarlas. “Por ejemplo, para destruir las piedras se programa la frecuencia y energía del láser según su dureza. Entonces la misma herramienta nos permite extraer los restos”, enfatiza el urólogo.

No requiere preparación previa

Es una operación que no requiere preparación previa por parte del paciente y que, según el Dr. Mainez, se puede realizar bajo anestesia general o raquídea, según corresponda.

En cuanto a los cuidados postoperatorios, el Dr. Mainez señala que estos implican el transporte de un catéter interno «doble J», que va desde el riñón hasta la vejiga, para ayudar a cicatrizar las heridas producidas, tanto durante la cirugía como las provocadas por el cálculo previo. la intervención.

“El catéter debe llevarse unas dos semanas, hasta que el flujo de orina vuelva a ser normal. Aunque produce leves molestias, se puede superar sin problemas con la medicación”, concluye el Dr. Juan Antonio Mainez Rodríguez, especialista en urología del Quirónsalud San José, que advierte en último lugar, por supuesto, que los pacientes deben volver al hospital en caso de fiebre o dolor en el riñón o en el costado.

La EAU indica que existen pocas contraindicaciones para la ureteroscopia y generalmente se puede realizar en casi cualquier paciente y siempre que no tenga una infección del tracto urinario.

“La ureteroscopia también se puede realizar sin interrumpir la terapia de anticoagulación, pero siempre es importante comentar la situación individual al médico”, dice la sociedad científica, al tiempo que destaca que debe ser un urólogo especialista quien decida cuál será el mejor procedimiento terapéutico. para cada paciente.

.