Pablo Casado acusa al gobierno de «desentrañar el perdón» de la transición con su ley de memoria



Comparte esta noticia de Alicantur Noticias

Actualizado

En el tercer aniversario de su liderazgo en el PP, asegura que la norma «desentierra viejas heridas» solo para «polarizar». Y pide las elecciones ahora

Pablo Casado, en el Parador de Gredos.
Pablo Casado, en el Parador de Gredos.David Mudarra

Pablo Casado confirmó este miércoles su ‘Operación Gredos’. En frente de Junta Directiva Nacional del PP, que cumplía su tercer aniversario como líder del partido, Casado «reafirmó» su «contrato liberal» y se consagró como una «alternativa real» y no como un «sustituto de nada ni de nadie». Por eso pidió una vez más que se convoquen elecciones generales lo antes posible: «Ahora podemos volver a ganar las elecciones».

La nueva estrategia, adelantada por EL MUNDO este martes, estuvo acompañada de una dura crítica a la nueva Ley de Memoria Democrática, presentada por el ministro de la Presidencia, Flix Bolaos. El escenario en el que pronunció su discurso ante la plantilla del PP sirvió de hilo conductor para acusar a Pedro Sánchez, ya que fue en ese mismo Parador de Gredos (vila) donde los padres de la Constitución redactaron la presentación de la ley de leyes.

Los que se reunieron aquí entonces fueron los custodios de una inmensa riqueza de esperanza. La de toda una nación que entendió que la reconciliación era un camino hacia el futuro. Fue un ejercicio de armonía y hermandad después de una larga historia de enfrentamiento y pérdida de libertad. Nadie debería ahora desenterrar viejas heridas, ni disolver el perdón que sellaron nuestros padres. y abuelos, y menos por un interés irresponsable en dividir a la sociedad para intentar polarizarla electoralmente ”, criticó Casado, refiriéndose a la Ley de Memoria Democrática.

“Somos orgullosos herederos de ese extraordinario legado, el de la Transición y la Constitución, que ahora quieren despilfarrar”, añadió el líder del principal partido de oposición, elegido presidente del PP el 21 de julio de 2018, con tan solo tres años.

Tras cumplir sus tres primeros años, Casado se considera «ya capaz de volver a ganar las elecciones generales», porque, en su opinión, el Gobierno «ya es solo oposición a la oposición». “Sánchez ya ha pasado, aunque todavía no lo sepa. Si no se da cuenta, deje de malversar al CIS y pregunte a los españoles en las urnas y lo aclararán”, desafió el dirigente ‘popular’. «Después de un retroceso tan duro como el que acaba de pronunciar la Corte Constitucional, cualquier gobierno serio habrá convocado elecciones», insistió por segunda vez.

Casado también tuvo palabras para Vox, aunque sin mencionarlo explícitamente: «Nuestras ideas no permiten sustituciones ni sustitutos». Para distanciarse de los de Santiago Abascal, el líder del PP asegura que su formación es «la casa común del centro-derecha» y en ella «hay espacio para liberales, conservadores, humanistas cristianos y incluso los socialdemócratas desencantados de SánchezY, además, es «europea». «Nuestra convención nos abrirá las puertas a la sociedad civil para que nos acompañe a La Moncloa», insistió sobre este punto.

El discurso de Gredos sonó como un punto de inflexión importante para Casado, porque en él tuvo que trazar las líneas maestras de su trabajo opositor antes de la convención y como líder en las urnas privadas. En este sentido, el eje de su discurso fue una defensa cerrada del «reformismo».

«El reformismo es el sistema operativo de las mejores democracias. Evita la parálisis e incluso salta al vacío. Te permite progresar sin riesgos. Es trabajar juntos y no uno contra el otro; es igualdad y no privilegio; es respeto y no imposición, es experiencia y fiabilidad. concordia, consenso, pluralismo, orgullo por lo logrado y la ambición de hacerlo aún mejor. Es un progreso real, que se puede tocar y ver, en forma de hospitales, carreteras, escuelas, laboratorios y empresas ”, explicó.

En este espíritu, Casado ha prometido una serie de reformas si llega a La Moncloa: reforma de la educación, salud, natalidad, administración, fiscalidad, sostenibilidad del bienestar, «fortalecer el estado contra el secesionismo, el adoctrinamiento y la propaganda», proteger la independencia judicial y fortalecer la seguridad de los ciudadanos y el prestigio extranjero.

“Nuestra agenda de reformas es una transferencia de poder del Estado a la sociedad”, resumió, en un mensaje refiriéndose al ‘contrato liberal’ que se esboza en la convención de 2019. el espacio entre el estado y el individuo aislado «, finalizó su idea.

.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *