Pablo Iglesias, un gran desconocido



Las mejores noticias en Alicantur Noticias

El vicepresidente segundo y secretario general de Podemos, Pablo Iglesias, en la Puerta del Sol, en Madrid, en septiembre de 2018.
El vicepresidente segundo y secretario general de Podemos, Pablo Iglesias, en la Puerta del Sol, en Madrid, en septiembre de 2018.Carlos Rosillo / Alicantur

Pablo Iglesias abandona la política nacional. Su salida voluntaria del gobierno de la nación y su compromiso con la ministra de Trabajo, Yolanda Díaz, para liderar Unidos Podemos hacia el futuro y postularse para la presidencia del gobierno, marcan el camino para reorientar lo vital, político y profesional. proyecto de Iglesias. Esta decisión ha suscitado sorpresa, perplejidad y desconcierto durante todo el período parlamentario. Sin embargo, sus amigos más cercanos, que lo conocen bien, no lo consideran en absoluto fuera del marco político y emocional del líder de Podemos.

La pasión de Pablo Iglesias por la política recorre su ser, pero se acaba de revelar que las voces bajas que se expresaron en las últimas elecciones sobre su disposición, incluido su deseo, de dejar la línea del frente no eran descabelladas, aunque lo hicieran. risa irónica.

Desde fuera, nadie creía en la facilidad con la que demostró salir del frente. Ni en el PSOE. En su entorno ahora recuerdan que se propuso como vicepresidente del Gobierno tras las elecciones de 2019 y luego se hizo a un lado al ver que era un obstáculo o la excusa del PSOE para aceptar como socio a United We. Su negativa en ese momento a aceptar una coalición gobernante con Pedro Sánchez llevó a nuevas elecciones en las que tanto él como el líder socialista no salieron bien. Fracaso con consecuencias: disminución de la representación y fuerte aumento de Vox.

Iglesias no disfrutó del gobierno. Las tensiones están en su punto máximo, y ni siquiera el colapso que le ha dado el ala socialista del gobierno no le ha traído alegría. El costo personal en tu vida diaria, debido al acoso doméstico, está muy presente. Las vicisitudes de Murcia, con la respuesta de las elecciones anticipadas en Madrid, le impulsaron a librar con entusiasmo la batalla política en la Comunidad y, de paso, a abandonar el Consejo de Ministros y el Palacio de Congresos.

Dura campaña en Madrid

Las opiniones recogidas en su entorno auguran una campaña muy dura en el Madrid e Iglesias no le importa irse al otro extremo que le separa de popular Isabel Díaz Ayuso. El presidente madrileño sacudirá todos los espantapájaros de la derecha contra la izquierda. Iglesias estará ahí para hacer lo mismo, pero al contrario. En esta campaña de Madrid escucharemos muchas veces de terror «comunista» y «fascista».

De Iglesias enumera los fracasos en la aplicación concreta de las estrategias políticas, pero mucho menos en el diseño; Tiene una buena línea, según los analistas más duros con el líder del United We Can. El líder de la UP obliga a su ex amigo Íñigo Errejón a abrir paso con Unidos Podemos, formación que hasta este lunes tenía todas las posibilidades de quedarse fuera de la Asamblea de Madrid en las próximas elecciones.

Por el contrario, Más Madrid parece mantener una representación de renombre. Pero Pablo Iglesias confía a Errejón la responsabilidad de impedir la unidad de los candidatos, a pesar de que las heridas entre los dos no se cierran. El líder de Podemos habló de «cicatrices», pero los tejidos aún no están suturados, como se escucha en Más País.

Iglesias y Errejón se han hecho daño, pero es muy poco probable que este último impida esa unidad y que la candidata de su formación, Mónica García, no forme tándem con Pablo Iglesias. Ambos serán opositores del candidato del PSOE y de Pedro Sánchez, Ángel Gabilondo, que pedirá el voto por «la izquierda del gobierno». Aún quedan muchas cosas por pasar, subrayados enigmáticos en las filas socialistas, pero, además de perplejos por el paso de Iglesias, entienden que en Madrid la mayoría absoluta de Isabel Díaz Ayuso no puede ser una certeza absoluta.

Independientemente de los resultados, Pablo Iglesias favoreció al movimiento con su abandono de la política nacional, la vicepresidencia y la sede de la diputada. Una decisión impredecible propia de un personaje difícil de interpretar y enmarcar.

Fe de errores

En una primera versión de este texto, se mencionó una elección general de 2017, en lugar de 2019.