Pandemia Taurina (I): los sueldos de los toreros, desde el contrato mínimo hasta el total libre



Comparte esta noticia de Alicantur Noticias

La pandemia fue, sin duda, la peor sangrienta tauromaquia que ha sufrido en toda su historia. Hoy, año y medio después de la suspensión de las primeras grandes ferias de 2020, el sector intenta encontrar la normalidad en medio de tantas dificultades; una de ellas, la limitación del aforo de las plazas -entre el 50 y el 75 por ciento, según las comunidades autónomas- que tiene un fuerte impacto en la cuenta de resultados de las empresas, en el precio de los toros y en el escondite de los toreros.

¿Los empresarios taurinos ganan o pierden en la situación actual? ¿Cuánto cuesta un criador por correr? ¿Cuánto ganan los toreros si se visten de luces?

El esfuerzo periodístico es muy difícil. Si bien hablar de dinero suele ser de mal gusto, es un tabú en el mundo taurino. Preguntar es casi ofensivo, y todos los personajes interrogados están en guardia, metiéndose las manos en los bolsillos cuando se les pregunta por precios y salarios.

Luego de muchas entrevistas, algunas de las cuales no tuvieron éxito, promesas de que tal o cual nombre siempre permanecerá en secreto, dudas, silencios y verdades a medias, la primera conclusión es que no fue posible encontrar datos concretos y confiables sobre las consecuencias económicas de la limitación de capacidad.

En cualquier caso, con la amable aportación de todos los toreros participantes, se podrá elaborar un borrador de las dificultades monetarias de los toreros, ganaderos y empresarios.

«A muchos matadores no les queda nada, pero luchan por sobrevivir» (El Fundi)

Todos pierden debido a las restricciones de taquilla; pero no siempre en la misma medida en que se reduce la capacidad. Depende de la categoría de plazas y del prestigio de los toreros y toros; el número de espectadores que asisten a cada celebración, la contraprestación por la prestación de servicios -ver partida presupuestaria- de algunos ayuntamientos y la presencia o ausencia de televisiones autonómicas o Movistar Toros.

Pero todos los que lucen luces, incluidos los toreros más reconocidos, sufren una fuerte rebaja en sus tarifas, que en la mayoría de los casos ascendieron al 50 por ciento de lo que recibieron en 2019.

No es posible condensar en una sola entrega una obra ciertamente incompleta, pero necesariamente grande. Este primer capítulo está dedicado a los toreros, muchos de los cuales no llevan luces desde el inicio de la pandemia; otros lo hacen por las tarifas mínimas que establece el contrato taurino nacional; algunos, muy pocos, se permiten el lujo de regatear tarifas más altas, y hay quienes se disfrazan de luces gratis.

Antes de continuar, conviene aclarar las diferentes categorías y clasificaciones que afectan a los toreros y equipos y que inciden plenamente en el importe de las retribuciones.

El mundo del toro sigue sufriendo los daños de la pandemia.
El mundo del toro sigue sufriendo los daños de la pandemia.O. Mulet

Los matadores, novilleros y rejoneadores se dividen en tres grupos:

R: Los que en la temporada anterior -en este caso, en 2019- participaron en un mínimo de 37 celebraciones.

B: Los que pelearon entre un mínimo de 13 y un máximo de 36 festejos.

C: Los demás.

Y los cuadrados se dividen en cuatro categorías:

1º: Madrid, Sevilla, Córdoba, Málaga, Valencia, Zaragoza, Bilbao, San Sebastián, Pamplona y Barcelona.

2º: Todas las capitales de provincia y otras de especial importancia taurina.

3º: Todos aquellos que no sean portátiles.

4: portátiles no arreglados.

«Las tarifas mínimas del convenio nacional en muchos casos no se respetan» (David Prados, presidente de la UNPBE)

En base a estos dos criterios – grupos de toreros y categorías de equipos – se establecen las cuotas mínimas en acuerdo nacional La actual se extiende a partir de 2020, que los distintos niveles negocian con la Dirección General de Trabajo.

Así, los toreros del grupo A cobran desde 21.107 euros en primer lugar a 16.673 en cuarto lugar; los del grupo B oscilan entre 15.873 y 10.705; y los del grupo C, entre 14.286 y 9.680 €.

Estas cantidades incluyen los salarios de la tripulación y todo tipo de gastos generales.

En el caso de picadores y banderilleros, quien forme un grupo del grupo A y se lleve el paseo en 1º puesto recibe 1.661 euros, cifra que se reduce a 1.446 en el 4º puesto. En los grupos B y C, el salario varía entre 1.271 y 749 euros.

Todos estos importes son brutos y todos deben restarse un 25 por ciento, incluidos los derechos de imagen, acuerdo al que llegaron las corridas de toros el año pasado para facilitar la celebración de las fiestas y que se ha prorrogado hasta el próximo 31 de diciembre. .

José Pedro Prados El fondo, presidente del Sindicato de Toreros, asegura que la limitación de aforo está afectando «al escondite de los toreros». «Las cifras tienen que bajarles los créditos, y los que más pelean es porque se adaptan a las circunstancias, y eso es lo que hay», añade.

Su hermano, David Prados, presidente de la Unión Nacional de Picadores y Banderilleros (UNPBE), coincide con el planteamiento y va más allá: “Hay matadores que pelean sin cobrar, y algunos pierden dinero porque corren con todos los gastos. si la celebración es televisada, a veces hay que contentarse con los derechos de imagen ”.

A ambos se les hace la misma pregunta: ¿se respeta el acuerdo en todos los días festivos?

Más información

Más información

Más información

«No», responde comprensivamente. El fondo. “Esta práctica siempre ha existido”, continúa, “pero ahora ocurre con más frecuencia; todo el mundo quiere pelear y hay empresas que abusan. A muchos matadores no les queda nada y luchan por sobrevivir «.

«No está satisfecho en muchos casos, porque nos engañamos», añade el presidente de picadores y banderilleros. «Hay partidos en los que se descuenta el 50 o el 70 por ciento del trato mínimo, lo cual no es legal, pero si las partes lo aceptan …»

Un personaje que prefiere permanecer en el anonimato afirma luchar menos porque no está dispuesto a aceptar las condiciones económicas actuales; y un matador del grupo C -menos de 13 festejos en 2020- revela que tras una reciente fiesta en un puesto de tercera categoría, solo disponía de 1.200 euros gratis, una cifra que el empresario ‘le dio’ para el buen funcionamiento de la taquilla.

La pandemia y la capacidad limitada afectaron lógicamente la cantidad de celebraciones y, si bien la temporada actual no es como la del año pasado, muchos programas no se han recuperado.

“Muchos empresarios y ayuntamientos no se atreven a organizar ferias porque temen que no salgan las cuentas; y quienes deciden lo hacen con fuerte presión a la baja sobre ganaderos y toreros; y así lo estaremos por varios años ”, concluye. El fondo.

Hasta aquí el apartado dedicado a los toreros; Es evidente que el paciente -el festival taurino- ha salido del coma, pero está pasando por una rehabilitación larga, dura y costosa. Luchar por debajo de los mínimos legales o hacerlo gratis es una seria señal de alerta …