Parlamentarios chilenos se oponen a la ley contra la negación de la dictadura



El periódico digital de Alicantur Noticias

Un controvertido proyecto de ley que prohíbe la negación del abuso del dictadura de Augusto Pinochet (1973-1990), y que la derecha chilena ha pedido declarar inconstitucional, muestra la polarización del espectro político pocos días después de la celebración del plebiscito constitucional.

Más de 50 parlamentarios de la coalición gobernante de derecha y centroderecha han pedido a la Corte Constitucional que bloquee la discusión del reglamento, que tiene como objetivo castigar a cualquier persona que esté en prisión por hasta tres años. «justifica», «aprueba» o «niega» violaciones a los derechos humanos del régimen cívico-militar.

«Hay un sector de la política que lamentablemente está decidido a limitar nuestras libertades. democracia fuerte y con cimientos importantes, la libertad de expresión es fundamental ”, dijo a los medios la diputada Camila Flores, del fallo de Renovación Nacional (RN).

Un pasado trágico

El proyecto, pendiente de discusión en el Senado, fue aprobado en el Congreso de los Diputados en septiembre, pero fue presentado en 2017, durante el segundo mandato de Michelle Bachelet (2014-2018), como parte de la conmemoración de los 44 años de golpe de Estado que en 1973 Pinochet actuó contra el presidente socialista Salvador Allende.

Después de la revuelta, se estableció una dictadura en la que 3.200 chilenos murieron a manos de agentes de los cuales 1.192 siguen figurando como detenidos desaparecidos, mientras que otros 40.000 han sido torturados y encarcelados por motivos políticos, según datos oficiales.

Defensores de derechos humanos

En un comunicado que generó muchas críticas en Chile, Human Rights Watch (HRW) también pidió al Parlamento en septiembre que rechazara la iniciativa de «violar los estándares internacionales de derechos humanos Actual «.

«Probablemente no contribuirá a la terminación de expresiones ofensivas en el país ”, declaró entonces el director para las Américas de HRW, el chileno José Miguel Vivanco.

Memoria historica

Para Carmen Hertz, diputada comunista e impulsora de la iniciativa, esta norma está destinada a que Chile siga la estela de países como Alemania o Austria, donde la negación del genocidio nazi y la disculpa por sus crímenes, se regula con sanciones que van desde multas hasta penas de prisión.

«La negación implica una agresión a la memoria colectiva de un país. Los tratados internacionales de derechos humanos restringen la libertad de expresión cuando atentan contra la libertad de otros ”, agregó Hertz a Efe.

Detener la negación

La presidenta de la Asociación de Familiares de Políticos Ejecutados (AFEP), Alicia Lira, destacó a Efe que «el horror no puede ser ignorado» y que Chile necesita «durante mucho tiempo para detener la negación».

«También hay casos de ministros que, estando en el cargo, violación negada a los derechos humanos ”, añadió.

La lucha se desarrolla en un contexto de fuerte división entre sectores políticos y menos de una semana después del histórico plebiscito del 25 de octubre, con una izquierda reemplazar la Carta Magna actual, heredado de la dictadura, y un derecho que dio libertad de acción, pero en el que hay sectores importantes que defienden la preservación del texto actual.

.