Pautas alimentarias para un viaje por carretera tranquilo



La actualidad en Alicantur Noticias

Madrid

Actualizado:

Durante un largo viaje por carretera, la alimentación es fundamental para asegurar un correcto aporte energético y nutricional al cuerpo y para evitar efectos negativos en la conducción. En general, el esquema recomendado es el de una dieta ligera (fruta, bocadillos …). Pero es en los viajes largos de más de 250 kilómetros donde la alimentación se convierte en un factor importante. La hidratación también es esencial: agua, café y refrescos o bebidas energéticas son comunes en la mayoría de los viajes de larga distancia. Los conductores saben que un una buena hidratación es la clave para mantenerse concentrado.

Los tiempos de repostaje y la distancia a recorrer son los que normalmente determinan las paradas, en su mayoría improvisadas en base a ambos factores, según la Fundación Española para la Nutrición y la Asociación de Amigos de la Real Academia de la Gastronomía, que han elaborado un informe en exclusiva para Porsche Ibérica. para crear un conjunto de pautas y recomendaciones para la alimentación, aplicables antes y durante los viajes en automóvil.

Durante el viaje es recomendable mantener algunos principios generales relacionados con la nutrición, los cuales deben basarse en una dieta variada para asegurar el equilibrio entre grupos de productos que aportan diferentes nutrientes. Asimismo, también se debe mantener el balance energético diario, es decir la ingesta calórica y el gasto calórico deben ser iguales. En este sentido, hay que tener en cuenta que la conducción, en condiciones normales, no supone un gasto energético que requiera un aumento de la ingesta. El gasto energético que produce un hombre al conducir un automóvil se establece en promedio en 0,043 kcal / kg / min, mientras que para las mujeres estos valores se reducirían en un 10%. Por lo tanto, un hombre de 80 kilogramos que realiza un viaje en automóvil de una hora usaría 206 kcal, y una mujer de 60 kg usaría 140 kcal. Por lo tanto, el gasto de energía al volante sería aproximadamente equivalente al de estar sentado.

Consejos sobre el agua

La ingesta diaria de líquidos está relacionada con la ingesta de calorías. De esta forma se recomienda consumir entre 1-1,5 ml / kcal / día. Esto, para un hombre de 80 kg, significa beber 260-390 ml de líquido durante una hora de viaje, lo que equivale a 1-2 vasos de agua. Es importante tener en cuenta las necesidades de agua de todas las personas que viajan en el vehículo, ya que existen determinados estados fisiológicos en los que aumenta la necesidad de agua. Esto puede suceder, por ejemplo, durante el embarazo y la lactancia, donde las recomendaciones aumentan de 3 litros por día a 3,8 litros.

La la edad también es un factor determinante para evaluar las necesidades de agua. En el caso de lactantes de 6 a 12 meses la ingesta de líquidos se establece en función de la cantidad de leche materna consumida, la recomendación es de 0,8 litros de agua. En el caso de los niños, las recomendaciones variarán en función de si han superado la etapa puberal, cuando la ingesta de agua debe ser la misma tanto para mujeres como para hombres hasta los 9 años, con una cantidad aproximada de 1.3-1., 7 litros. Sin embargo, cuando se llega a la pubertad, la cantidad de agua ingerida por el público femenino debe ser de 2,1 litros y para los hombres de 2,7. En el caso de los adultos, la cifra se sitúa en 2,7 y 3,7 litros para mujeres y hombres, respectivamente. Para los ancianos, la deshidratación es la causa más común de desequilibrio electrolítico. De ahí la importancia de recordar la ingesta de agua en este grupo.

Para conductores profesionales

Para quienes viajan regularmente largas distancias y, por lo tanto, comen principalmente en la carretera, las recomendaciones generales adquieren especial importancia. Algunas sencillas son: comer fruta fresca de postre, alternar el consumo de carnes y pescados, comer legumbres y verduras, limitar el consumo de embutidos, bollería industrial y carnes grasas y aprovechar los alimentos de temporada.

También es recomendable variar las técnicas de cocción (cocido al vapor, a la plancha, hervido, asado, frito), así como la elección de una grasa saludable para el aderezo, como el aceite de oliva virgen extra. Las personas que realizan este trabajo deben prestar especial atención a la deficiencia de micronutrientes (vitaminas y minerales), ya que las dietas deficientes en hierro o ácido fólico acentúan la fatiga y aumentan la falta de atención. Un problema común para los conductores profesionales puede ser el estreñimiento, causado por la falta de fibra ingerida, el estrés, la ansiedad o la mala actividad física. Por este motivo es recomendable que la ingesta de fibra sea mayor y aumente la práctica de actividad física.

Míralos
Comentarios

.