Pedro Sánchez: «Esperamos mantener bajo control la pandemia de Madrid en 15 días»



Ahora estás al día con Alicantur Noticias

Pedro Sánchez y Antonio Costa saludan a la prensa antes de iniciar el encuentro en la ciudad portuguesa de Guarda.
Pedro Sánchez y Antonio Costa saludan a la prensa antes de iniciar el encuentro en la ciudad portuguesa de Guarda.JuanJo Martín / EFE

El gobierno no está considerando actualmente la posibilidad de tener que prolongar el estado de alarma en Madrid, una operación política que sería muy delicada porque no está nada claro que tuviera los votos necesarios en el Congreso para hacerlo. El presidente, Pedro Sánchez, dejó claro en una aparición en Guarda (Portugal) al final de la XXXI cumbre hispano-portuguesa, que el Ejecutivo consideró este estado de alarma solo como una solución de emergencia ante la inacción del gobierno de Madrid, pero no tiene intención de ampliarlo. Sobre todo porque confía en que estas dos semanas de restricciones servirán para controlar la crisis. «Esperamos que en 15 días se pueda controlar la pandemia, no tanto doblar la curva pero al menos la hemos contenido», dijo el mandatario.

En cualquier caso, el Gobierno cree que aunque la situación no ha mejorado lo suficiente en estas dos semanas, existen otras herramientas para mantener las fronteras perimetrales sin dar la alarma, como se está haciendo en Castilla y León, Galicia o Andalucía, tres comunidades. gobernado por el PP como Madrid. El gobierno apela a la ley de 1986, que considera suficiente para estos límites perimetrales.

El ejecutivo acusa a Madrid de crear deliberadamente un enorme problema legal al no invocar la ley de 1986 y la ley de 2003, que fue lo que motivó en gran medida el revés de la Corte Superior de Justicia de Madrid. En La Moncloa están convencidos de que fue algo intencionado por parte de Madrid, y para demostrarlo señalan que en otras seis ordenanzas comunitarias se impugnó esa ley de 1986. que existe una solución para no tener que prolongar el estado de alarma. La invocación de la Ley 86, que la Comunidad de Madrid no ha hecho en los últimos seis años, nos permite actuar con una sólida protección jurídica frente a las fronteras perimetrales. Hay suficientes instrumentos legales. Han sido aprobados por los juzgados de Castilla y León, en Andalucía. Por eso lo que pedimos es prohibir la lucha partidista contra un enemigo común que es el virus. Comenté sobre el presidente del Madrid [Isabel Díaz Ayuso] que estamos abiertos al diálogo con la Comunidad, a discutir medidas. Ya te lo dije en la Puerta del Sol. No venimos a imponer, proteger ni juzgar. Queremos colaborar ”.

Aun así, el presidente justificó su decisión de aprobar el estado de alarma por la inacción de Ayuso. “Cuando no se toman las soluciones que se deben tomar, lo que no podemos hacer es mirar para otro lado. No haremos esto mientras dure la pandemia. Siempre nos pondremos en la piel de los que sufren esta pandemia, los trabajadores de la salud, los enfermos, las víctimas, los familiares ”, dijo.

Sánchez y el primer ministro portugués, el socialista António Costa, con quien mantiene una estrecha relación política incluso antes de llegar a La Moncloa, han organizado una cumbre que llega en un momento delicado para ambos países. España tiene los peores datos de Europa sobre infecciones por coronavirus. Portugal siempre ha sido uno de los mejores, pero ahora está sufriendo una segunda ola que preocupa a las autoridades y también teme el contagio de España, no solo por el virus sino por la crisis económica. Pero Costa evitó cualquier crítica al manejo de la crisis por parte de España y ambos presidentes han dejado claro que un nuevo cierre fronterizo como el de marzo no está sobre la mesa ahora. España quería reabrir temprano y Portugal estaba molesto, por lo que fue necesario acordar la reapertura en junio. Si se hace algo, explicaron los dos, no será unilateral en absoluto. Pero los dos han aclarado ese escenario.

Costa estaba particularmente a favor de la situación española. “No estamos en la misma situación que en marzo. Tenemos más capacidad para manejar casos. Ahora la población afectada es más joven. El servicio de salud está listo. No voy a comentar sobre la gestión de España. Todos intentamos hacer nuestro mejor esfuerzo. Hay países que lo hicieron muy bien al principio y ahora tienen malos resultados. Este no es el momento de juzgar, sino de apoyar, de ser solidario. Estamos luchando contra un nuevo enemigo que no conocemos. Estamos presenciando investigaciones en tiempo real, tenemos que decidir sin saberlo. Tenemos que ayudarnos unos a otros. No hay balas mágicas. Uno de nuestros colegas ha retirado todas las medidas y ahora está teniendo los peores resultados en la UE ”, dijo el Primer Ministro portugués. Sánchez concluyó la idea: “La humildad es fundamental para hacer frente a esta pandemia. Y la unidad máxima. El uso partidista de la pandemia divide a las sociedades y las debilita. Es una batalla epidemiológica no ideológica ”.

A la cumbre asistieron 10 ministros españoles, incluidos los cuatro vicepresidentes, y otros tantos portugueses. Los españoles llegaron con dos helicópteros desde Madrid y con más de una hora de retraso debido a la niebla, que les obligó a aterrizar en otra ciudad a 20 kilómetros de distancia. Es el primer viaje internacional en el que el vicepresidente Pablo Iglesias acompaña a Sánchez. La agenda de la cumbre se centró en el desarrollo de las regiones fronterizas, así como en la mejora de los enlaces ferroviarios entre los dos países. “En la declaración de la cumbre se establece un compromiso claro con la infraestructura. España ha apostado claramente por la alta velocidad. Estamos a punto de concluir la llegada del AVE a Galicia, que repercutirá en Portugal. También tenemos un compromiso con Extremadura para que puedan tener un mejor transporte ferroviario lo antes posible ”, dijo Sánchez al parecer con Costa.