Pedro Sánchez intenta aliviar la tensión con un saludo a Calvio y Daz, y el ministro de Trabajo responde con un gesto cariñoso



El periódico digital de Alicantur Noticias

Actualizado

Pedro Sánchez intenta aliviar la tensión con un saludo a Calvio y DazEL MUNDO (Video) // EFE (Foto)

El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, dedicó este jueves a las vicepresidentas Nadia Calvio y Yolanda Daz un gesto afectuoso durante la línea de saludo al inicio de la cumbre hispano-portuguesa celebrada en Trujillo (Cceres).

Al saludo de Sánchez, que estaba igualmente presente con una mano en el pecho y un toque familiar en el brazo, el ministro de Trabajo respondió con una pequeña caricia en el rostro, según las imágenes difundidas por La Moncloa porque, en esta recepción , solo acceso a medios oficiales.

La relación entre Calvio y Daz tras los reveses en la coalición de gobierno en los últimos días ha captado la atención de los periodistas. Pero, a diferencia de otros eventos similares, Sánchez y Costa no estuvieron acompañados de sus ministros durante el acto inaugural y los honores.

El saludo entre las dos delegaciones se produjo en el interior del Palazzo Duque de San Carlos en imágenes que fueron captadas únicamente por los medios oficiales, lo que impidió a los periodistas percibir el primer contacto público entre los vicepresidentes Calvio y Daz tras las diferencias en la coalición laboral. reforma.

Además, fue el primero que Sánchez estuvo con ambos protagonistas luego de la discusión dentro de la coalición sobre la negociación de la reforma laboral.

Distancia

Fuera de esa burbuja, la cumbre estuvo marcada por escudos, cambios en los itinerarios oficiales del programa oficial esperado y remoción concienzuda de la prensa de donde realmente se estaba produciendo la noticia. Así pasó la mañana soleada en la que Trujillo (Cceres) recibió -es decir, porque no se permitió el acceso de la población al centro histórico- la 32 edición de la Cumbre Hispano-Portuguesa, que a falta de anuncios oficiales programados para esta tarde se centró en el interés que suscitó la ‘encuentro entre el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, con sus vicepresidentas Nadia Calvio y Yolanda Daz tras las acaloradas polémicas que se han producido en los últimos días sobre la reforma laboral con vistas a la reunión que se celebrará el próximo martes. Pero no fue posible que los periodistas estuvieran presentes en ese previsible saludo y por eso hay una fotografía que lo confirma. Es cierto que habían acordado el gabinete pero no en un acto público como el programado hoy en Trujillo.

Desde una hora y media antes de Sánchez e Antonio Costa, el primer ministro portugués, inauguró la cumbre con una visita a Castillo de Trujillo, los periodistas se encontraban en esa zona sin acceso a ningún otro lugar, por lo que no fue posible asistir a la reunión entre los dos vicepresidentes.

El Gobierno veta la imagen del encuentro entre Nadia Calvio y Yolanda Daz en Extremadura

La reunión de hoy fue una cuestión de protocolo porque la cumbre reunió ni más ni menos de nueve miembros del Ejecutivo (tres vicepresidentes y seis ministros), además del propio Sánchez, que preside este encuentro junto a Antnio Costa. El líder portugués llega en las horas inferiores de su mandato, a punto de convocar elecciones luego de que sus socios de gobierno recortaran sus presupuestos.

En el histórico castillo de Trujillo, ambos líderes recibieron honores militares de la Ejército de tierra Después de que Sánchez aterrizara en la ciudad de Cáceres con el helicóptero presidencial, el Super puma del 402 Escuadrón de la Fuerza Aérea.

Este primer saludo de los dos jefes de gobierno se suele hacer con el resto de los integrantes de las respectivas delegaciones, pero en esta ocasión se programó con la presencia de ellos solos, vestidos únicamente por el presidente de la Articulación de Extremadura, Guillermo Fernández Vara, y el delegado de gobierno en esta comunidad, Yolanda García Seco. Por tanto, ningún ministro subió al Castillo, como era de esperar, provocando así un cambio en el protocolo oficial mientras el resto de las delegaciones permanecieron en el castillo. Palacio de los Duques de San Carlos, en el centro del pueblo.

Hasta allí y tras realizar un pequeño recorrido por el castillo, Sánchez y Costa fueron a saludarlos, incluso en otro momento sin cobertura mediática y solo con la presencia de las imágenes oficiales de la Moncloa, que impedían que los periodistas pudieran ser testigos de la codiciada imagen entre Calvio y Díaz, quienes también por protocolo debían estar juntos mientras esperaban la llegada de Sánchez y Costa.

No solo los reporteros fueron marginados. Un nutrido grupo de manifestantes de diversos grupos sociales en Extremadura (que reclaman, entre otras cosas, la llegada de un tren digno a esta región) también han sido desplazados de los lugares oficiales donde se está llevando a cabo la cumbre. Las casi cien personas que se están manifestando han sido colocadas en las arcadas del Plaza principal de Trujillo, siempre lejos del Castillo donde subió Sánchez y también lejos del Palacio de los Duques de San Carlos, donde a veces tiene lugar el encuentro bilateral.

.