Pedro Sánchez se dirigirá a las elecciones de Madrid porque cree que «hay partido» para la izquierda



Comparte esta noticia de Alicantur Noticias

Pedro Sanchez se dirigira a las elecciones de Madrid porque

Los problemas a su alrededor se multiplican, sobre todo por las dudas con AstraZeneca. Pero Pedro Sánchez está, en público y en privado, más tranquilo que nunca. En una conversación informal con los reporteros a bordo del avión presidencial en medio de su primera gran gira africana, Sánchez ha repasado los temas centrales de hoy y luce muy decidido: apenas regresa de la gira, que termina esta tarde en Dakar, está dispuesto a transformarse por completo en el campo madrileño porque cree que «hay partido», dado que los bloques están empatados. El presidente, con los datos que maneja, que lucen similares a los publicados por el CIS este lunes, confía en que habrá una gran movilización del pueblo de Madrid a pesar de las atípicas elecciones. Y no ve, como algunos, más movilizados por la derecha que por la izquierda, sino a ambos bloques con ganas de votar. Algunos datos indican que la derecha es menos indecisa, admite, pero con un empujón final la izquierda puede sorprender.

Sánchez defiende su elección de Ángel Gabilondo como candidato y cree que su presencia con su perfil moderado ha centrado el bloque de izquierda y sugiere que existe la posibilidad de que los votantes centrales, huérfanos ahora que Ciudadanos está en unas horas, decidan el partido si apuestan en cierta medida por el PSOE. Sin embargo, Sánchez no descarta que Ciudadanos entre finalmente en la Asamblea, ya que ve a PP y Vox en la carrera por ser los más extremistas de la derecha.

El ambiente preelectoral fluctúa durante el viaje institucional de Sánchez. El presidente del Ejecutivo cuestionó en conversación informal con periodistas los datos sobre contagios de coronavirus que comunica la Comunidad de Madrid y sus palabras no tardaron en obtener respuesta en Madrid. «El ladrón se piensa que todo el mundo es de su condición», dijo la presidenta del Madrid Isabel Díaz Ayuso, en una entrevista con Antena 3. Sánchez cree que hay que esperar a ver la evolución de la pandemia después de Semana Santa y cuestiona, los datos de Madrid, porque el nivel de infecciones notificadas no se corresponde completamente con los ingresos hospitalarios registrados. La sensación que transmite el presidente es que los datos en algunas comunidades, y especialmente en Madrid por su decisión de limitar significativamente las restricciones, podrían empeorar en los próximos días. Ayuso acusó a Sánchez de tener «un doble rasero» con el Madrid y de «dudar sólo de sus cifras».

El presidente, madrileño que ha formado parte de su carrera en la política de esta comunidad y de la capital, recuerda que las cosas en esta región siempre se resuelven con muy pocos escaños -uno en 2015 y cuatro en 2019- y por tanto él y su equipo. se darán la vuelta – Iván Redondo y Francisco Salazar, que ya controlaban la campaña de Salvador Illa, se adelantan a Gabilondo – para demostrar algo que sería un golpe definitivo para el PP: perder el Madrid.

Aun así, Sánchez no cree que una clara victoria de la derecha en Madrid, con el resurgimiento masivo del voto popular desde Ciudadanos, pueda suponer el inicio de la recomposición de la derecha y la posibilidad de que el PP se convierta en un rival con posibilidades reales. Sacar al PSOE y Unidos Podemos de La Moncloa en las próximas elecciones políticas, que, sin embargo, según su visión, están muy lejanas.

Sánchez tiene muy claro su hoja de ruta. Primero, cumpla con el plan de vacunación. El presidente es exagerado y ofrece todo tipo de datos para convencer a los periodistas de que los problemas con AstraZeneca no cambiarán en absoluto su plan. 78 millones de vacunas llegarán a España entre abril y septiembre, de diferentes empresas, explica, con lo que el compromiso de vacunar a 33 millones de personas, el 70% de la población, a finales de agosto, no solo se puede conseguir sino que se consigue ”. muy conservador «.

El otro elemento clave de esa hoja de ruta es el levantamiento de la alarma el 9 de mayo. Esto implicará el fin del toque de queda, que limitó severamente la actividad de los ciudadanos, aunque no restricciones. Las comunidades determinarán cuáles permanecerán. Sánchez no descarta que sea necesario mantener la alarma si los datos se vuelven a complicar y cree que habrá que esperar un poco para ver los efectos de la Semana Santa, pero con la aceleración del plan de vacunación – este jueves el récord de inyectarse en un día: el presidente y su equipo están ocupados dando la alarma y comenzando gradualmente la reactivación económica.

Algunas autonomías del PP han mostrado dudas y piden prolongar un rato la alarma, y ​​Pablo Casado pide nueva legislación que permita mantener el toque de queda sin estado de alarma, pero Sánchez tiene otra visión: para él España y toda Europa , que están muy atrasados ​​en vacunación que Estados Unidos o Reino Unido, lo están haciendo muy bien y debemos prepararnos ahora para la recuperación.

Llega el otro eje de su hoja de ruta: el plan de recuperación que el Gobierno está dispuesto a enviar definitivamente a Bruselas, tras una primera versión que ha sido corregida con las aportaciones de la Comisión Europea, será aprobado el martes y será presentado el miércoles en Congreso, durante una comparecencia presidencial prevista para explicar el desarrollo del plan de vacunación y discutir el estado de alarma.

Y es precisamente este plan de largo plazo, y la necesidad de centrarse en la recuperación económica, además de la ejecución de los presupuestos, lo que lleva a Sánchez a explicar que no ve de ninguna manera el escenario de avance electoral que se está gestionando. . periódicamente en los círculos políticos. El PNV, por ejemplo, siempre bien informado, gestiona las elecciones de 2022 como escenario más probable, ya con el plan de recuperación en marcha. Sánchez rechaza rotundamente esa idea e insiste en que su hoja de ruta incluye el agotamiento de la legislatura en 2023 y su conclusión con la presidencia española de la UE, que llega en la segunda mitad del año.

El presidente está convencido de que la coalición resistirá sin problemas en estos meses y habla muy positivamente tanto de Yolanda Díaz, nueva vicepresidenta y líder de Unidos Podemos en el gobierno, como de Pablo Iglesias. Asegura que con el líder de Podemos en Madrid han mantenido y mantienen una excelente relación a pesar de algunas diferencias, y que haber pasado por una pandemia junto con el gobierno les ha unido mucho. Sánchez insiste en que no tiene sentido ir a elecciones cuando hay apoyo político, el gobierno es estable, los presupuestos están aprobados y aún queda trabajo por hacer para lograr la recuperación económica. El horizonte propuesto por el presidente, que hace unos días abandonó la batalla política española para centrarse en una gira africana que lo llevará a Angola y Senegal, es por tanto el de absoluta estabilidad y total confianza en la vacunación. Lo que está menos claro son las posibilidades de éxito de la izquierda en Madrid, pero él, que se volverá a la campaña electoral, parece convencido de que pase lo que pase, no alterará la estabilidad del Gobierno y la coalición, que según la visión de Sánchez tiene un larga vida por delante de él.