Pedro Sánchez y ERC refuerzan su alianza con Junts fuera de la mesa de negociaciones



Las mejores noticias en Alicantur Noticias

Actualizado

Pedro Sánchez y ERC refuerzan su alianza con Junts fuera de la mesa de negociaciones

Aprovechando la manifiesta negativa que la masa separatista demostró en Diada Contra el ERC y su voluntad de negociar un nuevo referéndum de independencia con el gobierno, JxCat intentó volar la mesa de negociaciones el martes, pero logró un resultado inesperado. Con un auténtico golpe de autoridad, Pere Aragons expulsó del cónclave a la formación liderada por Carles Puigdemont tras intentar imponer la presencia de miembros de fuera del Gobernar en la delegación catalana. ERC abordará las negociaciones bilaterales con el gobierno en solitario, desmantelando la formación fugitiva del foro que marcará la legislatura catalana y reforzando su alianza con Pedro Sánchez para explorar una respuesta al conflicto catalán.

El presidente de la Generalitat que tres de los cuatro representantes designados por los nuevos convergentes no cumplían con el único requisito que les había transferido: formar parte de su Gabinete. Consciente de plantear un desafío público al líder de ERC, JxCat ha elegido -sin consentimiento previo de los republicanos- a Jordi Sánchez, Jordi Turull, Mariam Nogueras Y Jordi Puigner como sus enviados para las negociaciones bilaterales y comunicaron sus nombres a la prensa. Lo hizo minutos antes del inicio de la reunión de gobierno donde la delegación catalana debe estar de acuerdo y sabiendo que los dos convictos y su portavoz en el Congreso podrían ser vetados por sus socios de gobierno, como es el éxito.

El ataque provocó una crisis de gobierno cuyas consecuencias aún no han surgido. Después de los desacuerdos públicos entre los miembros independientes que ya han arruinado la expansión de la Aeropuerto el Prat, este nuevo y más grave episodio socava la más mínima confianza con la que ERC y JxCat han puesto en marcha una legislatura con tintes para acabar abruptamente como la anterior: si el Gobierno no implosiona antes, Aragones tendrá que someterse a una cuestión de confianza en 2023 – así y como se acordó con la CUP- y sus propios compañeros de gobierno podrán destituirlo de su cargo.

A quien representa Cataluña es tu gobierno. No pretendo renunciar a esta ocasión histórica, porque un Gobierno de Estado admite por primera vez la existencia de un conflicto político y se sienta a negociar, defendió Aragonés en una aparición extraordinaria pronunciada al término de una convulsa sesión de la Concejo ejecutivo, que comenzó con más de media hora de retraso después de que el presidente de la Generalitat se enterara repentinamente del desafío por parte de sus compañeros de gobierno, y que tuvo que ser frenado a petición de JxCat tras comprobar que el líder republicano no se tragaba sus impuestos. Finalmente, el gobierno aprobó que la delegación catalana estuviera compuesta únicamente por miembros del gabinete con carnet ERC. El acuerdo abre la puerta para que JxCat agregue asesores gubernamentales a la delegación, pero los de Puigdemont se han negado a rectificar.

Jordi Sánchez aseguró que su partido fue vetado por La Moncloa y su evaluación fue bastante precisa.

En el gobierno, la decisión de Aragons no fue una sorpresa. Fue lo que se dijo, lo que se acordó. En La Moncloa siempre han sido cautelosos con Junts, conscientes del objetivo de Puigdemont de boicotear el diálogo. Por lo tanto, acordaron con el ERC que el foro sería solo para miembros de ambos gobiernos. Han olvidado la calculada ambigüedad del pasado sobre la posible presencia de personajes como Oriol Junqueras, conscientes de que JxCat habría jugado todos sus trucos para desestabilizar.

Sánchez solo valida la interlocución con Aragones y ERC y ambos socios de gobierno han comprometido su palabra ante posibles movimientos de Puigdemont. Tanto los socialistas como los republicanos son los más comprometidos en hacer que este diálogo comience, presente y presente beneficios políticos. Apoyamos la propuesta lanzada por el presidente de la Generalitat, dijo este martes Isabel Rodríguez, portavoz del Ejecutivo, y qué habrá en la mesa. Nunca se ha entendido ningún otro marco excepto los equipos de los dos gobiernos.

Desde La Moncloa aclaran que el diálogo es con la presidencia de la Generalitat, no con los partidos. Refuerzan el papel de Aragones, al que ya le han dado oxígeno con la presencia de Sánchez. Los socialistas y republicanos necesitan que este foro avance y perdure en el tiempo para proteger tanto sus posiciones políticas de la oposición como de su gobierno: mientras haya diálogo y no haya acuerdos cerrados, podrán trasladar que su hoja de ruta sigue siendo en efecto.

¿Podría ERC dar marcha atrás para contener la crisis con JxCat? Fuentes republicanas dicen que no. Si lo desean, pueden agregar miembros del gobierno. Si no lo hacen, depende de usted.

.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *