Perú y un presidente comunista: ¿ahora que?



Comparte esta noticia de Alicantur Noticias

Durante unos días y más de 40 días después de la segunda vuelta electoral, la proclamación de Pedro Castillo como presidente electo del Perú, las decisiones de la justicia electoral sobre las solicitudes de nulidad de decenas de actos de Fuerza Popular, el partido de Keiko Fujimoriy sus repetidas acusaciones de fraude.

El gran temor de los peruanos, incluido un porcentaje de quienes votaron por él motivados por el fuerte anti-fujimorismo que existe en Perú, es que Castillo mantendrá su discurso más radical, el mismo que ha pronunciado durante gran parte de la campaña, especialmente antes de la primera ronda en la que ganó con solo un 19%.

Estas posiciones radicales de la extrema izquierda fueron orientadas principalmente por el partido que lo encabezó como candidato presidencial, Perú gratis, cuyo fundador, Vladimir Cerron, no esconde su ideología marxista-leninista. Este ex gobernador regional fue destituido de su cargo y condenado por varios delitos de corrupción. Además, los medios informaron en el momento de los vínculos del partido con el Movimiento de Amnistía y Derechos Fundamentales (Movadef), brazo político del grupo terrorista Sendero Luminoso.

Ya anunciado, ahora se espera el próximo paso de Castillo: el presentación de los nombres que integrarán su gabinete de ministros. Algunos creen que no incluirá elementos extremistas y que intentará moderar sus posiciones para tener un inicio de gobierno que calme el ambiente. El martes dijo a la prensa que «estamos haciendo un llamamiento a todos los técnicos, a las personas más distinguidas y comprometidas del país». Es decir, por ahora lo que más circula son especulaciones y algunos nombres, lo que, a pocos días del cambio de mando del 28 de julio, es preocupante.

¿Cuáles son los temas más sensibles en el Perú en este momento? Sin duda hay dos fundamentales: la salud, y por tanto lucha contra el covid y el proceso de vacunación, y la economía, un sector que ha sufrido en este año y medio una pandemia con un aumento del desempleo, la quiebra de muchas empresas y un aumento de la pobreza.

Al frente del Ejecutivo, Castillo también tendrá que buscar una buena relación con un Congreso renovado en el que tendrá 37 escaños con Perú Libre -de un total de 130-, contra 24 con Fuerza Popular, 16 con Alianza para el Progreso. , 15 con Acción Popular, 13 con Renovación Popular, entre otros bancos minoritarios. Es decir, la negociación será fundamental para llegar a acuerdos e implementar iniciativas.

Una de estas iniciativas, y sin duda la más controvertida, es la de una Asamblea Constituyente para redactar una nueva Constitución que sustituya a la de 1993, vigente por el gobierno de Alberto Fujimori. A pesar de la fuerte oposición, Castillo no ha renunciado a su idea y es quizás la que más problemas le traerá sea cual sea su decisión. Por un lado, un buen porcentaje de peruanos ha mostrado su rechazo, por el otro uno de los más entusiastas es Cerrón, el comunista, marxista-leninista, que no desaprovechará la oportunidad de tener tanto poder como sea posible. Y quizás este sea el mayor peligro para el Perú.

.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *