Podemos: cuatro asambleas en siete años de historia



Ahora estás al día con Alicantur Noticias

Desde su fundación en 2014, Podemos ha celebrado hasta cuatro asambleas para decidir la dirección del partido, aunque inicialmente el mandato de cada dirección es de cuatro años. Uno tras otro, Pablo Iglesias fue eliminando críticas e imponiendo un modelo de partido cerrado en torno a su liderazgo. El congreso que cerró este fin de semana es el primero con el exvicepresidente fuera de combate.

Presentación y elecciones europeas. Como heredero político del 15-M, Podemos presentó su proyecto el 17 de enero de 2014 en el Teatro del Barrio de Lavapiés (Madrid). A esa primera rueda de prensa asistieron los profesores de Ciencia Política de la Universidad Complutense Pablo Iglesias, Juan Carlos Monedero e Íñigo Errejón, así como miembros de la Izquierda Anticapitalista Teresa Rodríguez y Miguel Urbán, entre otros. Los meses siguientes fueron una carrera de larga distancia para el Parlamento Europeo. Iglesias fue el rostro más visible de ese movimiento, que en su momento rechazó las categorías tradicionales de derecha e izquierda y quiso convertirse en una organización «transversal». En las televisiones, donde llamó al resto de los políticos de «casta», el líder se convirtió en una personalidad mediática y su rostro quedó impreso en las papeletas de esas primeras elecciones. Nadie vio venir el resultado. 1,2 millones de personas votaron por Podemos en los cómics el 25 de mayo, y la alineación ganó cinco escaños, convirtiéndose en la cuarta fuerza política más grande de España en cuatro meses.

Más información

El primer Vistalegre. En octubre de 2014 Podemos celebró su congreso fundacional en el Palacio de Vistalegre (Madrid), que ratificó el liderazgo de Iglesias. Ante su candidatura, con un equipo que incluía a Monedero, Errejón, Carolina Bescansa y Luis Alegre, el otro gran rival estaba en la lista de Pablo Echenique y Teresa Rodríguez. Iglesias fue criticado por supuestamente condicionar el voto de la base y que la primera Asamblea de Ciudadanos y sus desacuerdos quedarían una sentencia para la historia con un concepto que el politólogo tomó prestado de Karl Marx: “El cielo no se toma por consenso. Es asaltado ”.

Juan Carlos Monedero, Jesús Montero (secretario de Podemos en Madrid), Pablo Iglesias e Íñigo Errejón asisten a la toma de posesión de Manuela Carmena como alcaldesa de Madrid en 2015.
Juan Carlos Monedero, Jesús Montero (secretario de Podemos en Madrid), Pablo Iglesias e Íñigo Errejón asisten a la toma de posesión de Manuela Carmena como alcaldesa de Madrid en 2015.Chema Moya / EFE

El boom de 2015. En mayo de ese año ganaron las nominaciones apoyadas por el partido Iglesias, con Manuela Carmena y Ada Colau, las alcaldes de Madrid y Barcelona, ​​además de Zaragoza, Cádiz, A Coruña, Santiago de Compostela o Ferrol. Podemos era la tercera fuerza en nueve comunidades y en seis de ellas gobernaba el gobierno. En las elecciones generales de diciembre ganó 69 diputados, contra 90 en el PSOE. El acuerdo entre las dos fuerzas fue imposible y España llevó a nuevas elecciones en junio de 2016. Podemos e Izquierda Unida coincidieron. El partido subió dos escaños (71) pero perdió más de 100.000 votos en el camino y Mariano Rajoy fue reelegido como presidente.

Vistalegre II. El enfrentamiento en la segunda Asamblea Ciudadana con Íñigo Errejón dividió en dos Podemos. La victoria legitimó a Iglesias para imponer su rumbo político, más a la izquierda, frente a la alternativa de lo que hasta entonces había sido suyo. número dos. Con Errejón, las discrepancias habían comenzado a surgir un año antes, con la destitución del secretario de la organización, Sergio Pascual, junto a él. Ni Bescansa ni Alegre estaban en el cuadro, también cercano a Errejón, que dejaría el partido más tarde. Monedero, aunque en buenos términos, ya había dejado la administración a fines de 2015.

Abril 2019 Generali. El número de diputados Unidos Podemos (UP) se redujo a 42. Las negociaciones para formar gobierno con el PSOE se prolongaron hasta julio, pero dieron lugar a nuevas elecciones. Antes de las elecciones autonómicas, locales y europeas de mayo, Errejón abandonó el partido y se alió con Carmena para fundar el Más Madrid, marca con la que obtuvo 20 diputados frente a los siete de UP. La lista liderada por Carmena logró ser la más votada, pero no sumó lo suficiente y el PP recuperó al alcalde de la capital. El retroceso se ha producido en muchas ciudades, aunque Podemos ha entrado en los gobiernos de Navarra, La Rioja, Aragón, Comunidad Valenciana, Baleares y Canarias.

Llegada a La Moncloa y Vistalegre III. Con 35 diputados, el peor resultado de Podemos en unas elecciones generales, el partido de Iglesias, sin embargo, ha llegado al gobierno. Sospechosos del pacto, los anticapitalistas, último sector crítico de la dirección nacional, abandonaron el partido en febrero. En un contexto de pandemia, Iglesias realizó la Tercera Asamblea Ciudadana en mayo de 2020, con un único candidato alternativo con poco apoyo, el crítico Fernando Barredo. Su opción eliminó más del 92% del apoyo en una primaria que se llevó a cabo electrónicamente.

Salida del gobierno. El avance electoral en Madrid obligó a la destitución de las Iglesias del gobierno para evitar la desaparición del partido en la Comunidad. El exvicepresidente tenía planeado durante meses dar un paso atrás para encomendar el liderazgo del gobierno a la ministra de Trabajo, Yolanda Díaz, y del Ministerio de Derechos Sociales en Ione Belarra. La perspectiva de malos resultados (los obtenidos en 2019 mejoraron por solo tres diputados) precipitó la decisión de dimitir, formalizada la misma noche electoral. Su salida obligó a Podemos a afrontar una cuarta Asamblea. El primero sin iglesias.