Por ahora Djokovic se resiste



La actualidad en Alicantur Noticias

Por ahora Djokovic se resiste

Son cuerpos contra el tiempo, contra las circunstancias, contra un presente que exige más que nunca estar a la altura de los tiempos. Este Abierto de Australia ciertamente se ha convertido en una prueba de supervivencia. ES Novak Djokovic contra el propio Djokovic, contra esa derecha que desde el tercer asalto le lleva a llevarlo mal y que, a pesar del dolor, no le impide derribar a Milos Raonic, que también está lesionado. El número uno pasa la prueba, pero con un asterisco. Venció al canadiense (7-6 (4), 4-6, 6-1 y 6-4), pero durante el partido, 2h 56m, su gesto envió señales preocupantes. Gana tiempo y conoce a Alexander Zverev (6-4, 7-5 (5) y 6-3 a Dusan Lajovic), pero el daño está ahí y definitivamente no lo dejará hasta el final de este viaje australiano.

“Si esto no fuera un Grand Slam, definitivamente no jugaría. Pero es un Grand Slam, y eso significa mucho para mí en este momento de mi carrera. Quiero hacer todo lo posible para mantener el rumbo ”, dice con seriedad porque ha llegado la segunda semana y no le queda más remedio que mimarse y confiar en los efectos de los analgésicos y los tratamientos. Dice que el día anterior no hizo ejercicio, que le hicieron una resonancia magnética y que tiene 40 horas para minimizar el daño, aunque en su entrevista con reporteros evita dar más detalles: “No quiero entrar en esto. Sé lo que es, pero no quiero hablar de eso. Todavía estoy en el torneo, espero que me comprendan. Puede empeorar, pero también en la dirección correcta ”.

Dice que el dolor que sintió mientras luchaba contra Raonic, molesto pero soportable, vino y se fue. Además, ese día su costado activó la luz roja, se fue a dormir a las cuatro de la mañana para no perderse ni un segundo en recuperación. “Es como una apuesta, impredecible. Eso es lo que me dijeron los médicos ”, agrega mientras la silueta de otro puño, Zverev, aparece en el horizonte. El rebelde alemán no sufre, pero Raonic tenía un susto en el tobillo derecho y no pudo resistir el riesgo y la escabechina ni siquiera unos días. ¿Oportunidad? No. La respuesta apunta a la cuarentena y preparación para marchas forzadas.

Es el costado de uno, el tobillo del otro, la espalda de Nadal (citado esta mañana con Fognini), el muslo izquierdo de Barty y los abdominales de unos pocos, se llaman Medvedev, Berrettini, Carreño, Pedro Martínez …

Mientras tanto, Nole es el eterno sospechoso. Antes del encuentro con Raonic, fueron pocos (incluidos los compañeros en el circuito) que cuestionaron el revés del número uno. Pero este hombre, consciente de esas sospechas y con 300 victorias ya en territorio de Grand Slam – es el cuarto jugador en alcanzar la cifra, después de Federer (362), Serena (361) y Navratilova (306) – simplemente mira hacia adelante y dice que Debería usar su saque «sabiamente» contra Zverev porque es la maniobra que más exacerba el dolor en su costado. Al final, apunta, «de ahora en adelante hay potencialmente tres partidos» y el esfuerzo, si se cumple el objetivo, da sus frutos.

En este domingo de curvas y detalles médicos en Melbourne Park, los Balcanes tienen buenas noticias. Dominic Thiem, el rival al que se rindió el año pasado en la final y teórico rival en semifinales, se quedó sin combustible y ante Grigor Dimitrov (6-4, 6-4 y 6-0). Al mismo tiempo, la sorpresa masculina de esta edición, el ruso Aslan Karatsev, envía a Felix Augger-Aliassime (3-6, 1-6, 6-3, 6-4, 6-4) y aparece en cuartos de final tras ser titular desde la fase de calificación. Entre las chicas, Serena Williams venció a Aryna Sabalenka (6-4, 2-6 y 6-4) y afronta un centro alto ante Simona Halep (3-6, 6-1 y 6-4 para Iga Swiatek).

Abierto de Australia: Resultados (domingo 14) Y Orden de juego (lunes 15).