Por qué el problema del zoológico de Madrid no es concreto (y planes para hacerlo verde nuevamente)



El periódico digital de Alicantur Noticias

No hay teatro sin público. Durante cuarentena impuesto por la pandemia de COVID-19Los animales se quedaron allí, actuando por ellos. Él zoo Es el teatro de la vida salvaje, donde los ejemplares desempeñan el papel de sus semejantes en libertad. El arquitecto Javier Carvajal (1923-2013) proyectó el de la Casa de Campo de Madrid, en 1970, como un gran teatro formado por decenas de palcos, donde el contacto más profundo entre público y actor tenía que darse en solitario. Carvajal compuso una experiencia teatral en un viaje por la fauna de diferentes climas y regiones, como hubiera hecho un director de escena: forzar lo que no ocurrirá por sí solo, que es la verdad.

Creó un espacio moderno y audaz para que la especie improvisara frente a los espectadores. Los actores tenían que parecer auténticos. Quitó las barras la cuarta pared y los reemplazó con hoyos. Creó una vista frontal y directa de cada una de las representaciones. Y, para finalizar el trabajo, contrató a dos escultores para inventar la escenografía de cada hábitat: Josep María Subirachs hizo la de tigres, leones, cabras y muflones. Y José Luis Sánchez creó la pieza más interesante de todas, la de los osos pardos. El zoológico que solía ser un teatro también se convirtió en un museo de escultura habitable al aire libre, modelado a partir de 35.000 metros cúbicos de hormigón vertido en un encofrado. Sin bloques prefabricados.

Por algo Carvajal es reconocido como el rey del hormigón en la historia de la arquitectura española del siglo XX. Las formas expresionistas pero sobrias que lo habían convertido en el referente de la nueva ola y que usó para su casa, construida en Somosaguas, a 10 minutos del zoológico, fueron también las del nuevo hábitat de los animales que habían padecido la terrible Casa de Fieras, de Parque del Retiro.

zoo madrid carvajal
A la izquierda, la zona de las cabras, que ahora no tiene agua. A la derecha, el de los proxenetas. |

Si bien el zoológico se adapta constantemente a nuevas sensibilidades (menos animales, más espacio), este cambio ha supuesto una mejora en sus condiciones para estos actores involuntarios. La idea fue impulsada en 1955 por el director del zoológico de Munich, Heinz Heck, quien propuso al municipio la creación del recinto en esa parte del bosque, con una parada suburbana cercana y dos arroyos. El escenario era perfecto y el creador invisible del zoológico hizo de la naturaleza de la Casa de Campo el fondo de la escena.

zoo madrid carvajal
Propuesta de recuperación del recinto del oso pardo, concebida por Javier Carvajal y construida por el escultor José Luis Sánchez. |
zoo madrid carvajal
El recinto del oso pardo hoy. El hormigón se cubrió con imitaciones de piedra natural. |

Agustín López, director de Biología del zoológico, explica que el trabajo de adaptación de los últimos años ha consistido en «compatibilizar la arquitectura de Carvajal con el bienestar animal» y en desarrollar el paisaje que creó. “Es muy importante poder identificar animales en un ecosistema, por eso hacemos estas reconstrucciones escenográficas del entorno”, dice el biólogo en defensa del tema, que prefiere no calificarlo como “papel maché”. «Son pistas para los visitantes», añade.

zoo madrid carvajal
Arriba, el recinto original del oso pardo, de José Luis Sánchez. Abajo, como está hoy, cubierto con una decoración de piedra de cartón. «Es muy difícil para los osos. Creemos que se puede convertir en un espacio para la gente y dejar que los osos caminen sobre terreno real», explica Lorenzo Fernández-Ordóñez. |

Carvajal recogió el testimonio del arquitecto Jordi Mir i Valls, que había proyectado, en fase embrionaria, un parque «infantil», como recuerda Julián Colmenares en ICON Design (1946), colaborador de Carvajal desde el quinto año de su carrera. Carvajal rodeó a Mir todo el tiempo que pudo: su idea fue abandonada por importantes desavenencias con Antonio Lleó de la Viña, propietario de la constructora Comylsa, quien decidió terminar las obras con los planos de Carvajal y Colmenares pero sin el su dirección. El joven discípulo llevaba dos años atrapado en ese lugar dirigiendo la obra mientras el maestro estaba inmerso en su edificio más polémico, la Torre de Valencia, ese rascacielos de casas a los pies del Retiro que voló el perfil de Madrid. Finalmente, ninguno de los dos asistió a la inauguración, el 23 de junio de 1972.

zoo madrid carvajal
Camello asiático espacial en el diseño original. |

Ese fue el comienzo de la desaparición de los autores de una novela de zoológico. Pero lo peor no fue la falta de reconocimiento, ni su invisibilidad en las estructuras del recinto. Cuando, muchos años después, Colmenares regresó por primera vez con su hija, descubrió que la obra se había ido pervirtiendo poco a poco. Los propietarios habían decidido ocultar las fases concretas de Carvajal y sus escultores y tematizarlas con cartón. «Lo que hicieron es una aberración», dice. En el espacio de los sellos incluyeron un barco de hélice, erigieron falsas columnas egipcias e ídolos sudamericanos en la zona del elefante asiático … kitsch.

zoo madrid carvajal
Plano original del zoo de Madrid. |

“Montaron un chiringuito chino con pagodas cuando llegaron los pandas. Le tengo mucho cariño al proyecto del zoológico, guardo todos los planos, y lo que más me duele es el deterioro al que lo arrastraron. Qué pasó al espacio de los osos pardos son escandalosos. Lo cambiaron todo sin pedirnos consejo ni ayuda, no tuvieron sensibilidad para preservar la arquitectura o la escultura de Sánchez y cubrieron la obra de un gran escultor que desapareció ”, dice Colmenares. Como si se tratara de un movimiento irremediable de la sociedad del espectáculo, el zoológico ha vuelto al cuadro de partida para infantilizarse. Y pasó del teatro al parque de atracciones.

zoo madrid carvajal
Espacio de flamencos y otras aves marinas, al fondo una estructura escultórica del proyecto de Carvajal. |

Pero el papel maché tiene los días contados. En 2010, cuando cumplió 79 años en manos de los ciudadanos y no de los reyes que alguna vez la disfrutaron en exclusiva, la Casa de Campo fue declarada Bien de Interés Cultural (BIC) por la Comunidad de Madrid. Las 1.906 hectáreas de prados de robles y pinos, los yacimientos del Paleolítico, los restos arqueológicos, los edificios históricos se han vuelto intocables. El zoológico es un elemento extra que debe conservarse tal y como fue creado. Los elementos originales no se pueden alterar ni transformar. El hormigón que aspiraba a actuar como marco natural debe resurgir del queso. En 2018, el zoológico encargó a los arquitectos Lorenzo Fernández-Ordóñez Y Fernando Porras-Isla un Plan Director para la recuperación de las estructuras originales de Carvajal, que luego habría tenido que ser aprobado por el Ayuntamiento de Manuela Carmena.

zoo madrid carvajal
El patio de juegos de babuinos y babuinos. |
zoo madrid carvajal
Recinto para elefantes. |

El Consistorio Ejecutivo ha cambiado y el plan no se aprueba. Los dos arquitectos cuentan también responsable de la reforma en curso de la Plaza de España Que es «burocracia» que al equipo de José Luis Martínez-Almeida, actual alcalde de la ciudad, le haya gustado la vuelta a la limpieza de estructuras de hormigón, sin añadidos ni ejercicios. Aún no han hecho público el informe, pero anticipan los resultados finales de su actuación: «Hemos cambiado la visión del zoológico como una prisión, es la audiencia la que está en una jaula mirando a los animales en grandes espacios. ampliado ”, dice Lorenzo Fernández-Ordóñez.

zoo madrid carvajal
Las formas expresionistas pero sobrias que Carvajal había utilizado en su casa de Somosaguas eran también las del nuevo hábitat de los animales, antes encerrados en la Casa de Ferias del Retiro. |

Los rescatistas de Carvajal subrayan que el Ayuntamiento tenía conocimiento de que las obras posteriores habían perdido el patrimonio original. Es por eso que les encargó que limpiaran las adiciones, «algunas de las cuales son desafortunadas», dice Porras-Isla. La misión que se les encomendó fue intervenir en la degeneración para reafirmar la idea original, «donde el animal es el que domina al espectador». En el teatro del zoológico, los animales siempre están actuando, actuando desde sus escenarios para quien aparece. Cuentan su historia, porque el director Peter Brook (1925) dice que la narración, en todas sus manifestaciones, es el medio de contacto más poderoso que existe.

zoo madrid carvajal
Recinto de osos negros. El plan de Carvajal era que la naturaleza eventualmente cubriera el concreto para crear una escena salvaje. |

Para la elaboración del protocolo de recuperación (sin presupuesto) contaron con la colaboración de los actuales propietarios del zoológico y sus especialistas, quienes les informaron de sus necesidades y las de los animales. Idearon un plan para rebobinar en el tiempo y salvar las esculturas que crearon Sánchez y Subirachs, así como aquellas geometrías naturalizadas que erigió en refugios de animales. Carvajal quería que el hormigón estuviera habitado por vegetación, hasta que se camuflara. Quería algo más que jaulas para que fueran salas de exposición integradas en el paisaje.

zoo madrid carvajal
Los leones habitan uno de los espacios más importantes del zoo de Josep María Subirachs. |

Para Fernando Porras-Isla la idea de este zoológico es «algo único en el mundo». Pero quieren que este escenario artificial en el que actúan crezca y sea parte de un gran escenario natural, que es Casa de Campo. Más verdad y menos papel maché. Reconocen que las piezas de Carvajal no fueron muy cómodas para los animales, porque no se pudo llevar a cabo el proyecto de siembra, «pero ahora los suelos pueden ser vegetales, sabemos sembrar sobre hormigón». «El zoológico es cada vez menos espectacular y más científico e informativo», explica el arquitecto que, si pudiera, retiraría inmediatamente el chirriante altavoz distribuido por toda la instalación.

zoo madrid carvajal
Recinto de los tigres, de Josep María Subirachs. |

«Queremos que el zoológico se acerque más a la naturaleza. Es mejor escuchar los pájaros o el murmullo del arroyo Meaques cuando trae agua de deshielo que esa música permanente», dice Porras-Isla. Dice que hay más de 60 diseños diferentes de barandillas y 50 tipos de pisos. «No hay nada más que ruido», dice. Julián Colmenares conoce el Plan Director y lo apoya, respira alivio. Pero la crisis de salud de Covid-19 podría interrumpir los planes durante mucho tiempo. El parque está cerrado y también sus fuentes de ingresos. No saben cuándo volverán a abrir. Y si bien es el momento perfecto para restaurar la dignidad arquitectónica del sitio, la inversión en recuperación se llevará a cabo por el maldito virus.

zoo madrid carvajal
El espacio dedicado al bisonte en el momento de su construcción. Hoy las paredes han sido pulidas y pintadas de verde. |

.