Primera sanción anulada tras la sentencia contra el estado de alarma



Ahora estás al día con Alicantur Noticias

Una corte en Madrid canceló la multa de 601 euros que el Ayuntamiento de la Capital ha impuesto a un menor por no respetar las restricciones aprobadas por la pandemia, en la primera frase conocida sobre la misma tras la Constitucional declarar confinamiento vacío del primer estado de alarma.

Según ha informado el Tribunal Supremo de Justicia de Madrid, el Juzgado Contencioso-Administrativo número 11 de Madrid declaró incumplida la sanción tras la sentencia del Juzgado de Garantías que declaró inconstitucional y nulo el estado de alarma, «sin que aclaración sobre los efectos jurídicos de esta declaración en relación con las sanciones impuestas «.

El juez Jesús Torres Martínez explica esto una sentencia de inconstitucionalidad obliga a todas las autoridades públicas, incluidos los jueces y tribunales, que a partir de la publicación de la resolución deberán resolver cualquier proceso sin aplicar la ley declarada inconstitucional.

A su juicio, la sentencia de inconstitucionalidad debe aplicarse siempre que las sanciones hayan sido impugnadas, porque «un acto administrativo (la sanción) dictado en virtud de una ley inconstitucional no habría sido contemplado en ningún momento, porque lo que estaría previsto por la ley derogada una tapadera aparente y no una tapadera real «

En casos pendientes, los jueces y tribunales deben juzgar «como si la ley nunca hubiera existido»«, añade el magistrado, quien insiste en los» efectos retrospectivos o pasados ​​»de una decisión de inconstitucionalidad que» invalida la ley anulada por su mismo origen «.

Juez no impone costos a ninguna de las partes porque la pregunta ha generado «dudas de derecho», como se desprende de las particulares opiniones que algunos magistrados constitucionales presentaron antes de la sentencia.

Poco revela la sentencia de la acción que llevó a la coordinadora general de Seguridad y Emergencias del Ayuntamiento de Madrid a sancionar a la menor, representada en este juicio por su padre.

Según la resolución, fue sancionado con 601 euros por infracción de la ley de protección de la seguridad ciudadana, por un «acto de desobediencia por no respetar las restricciones aprobadas para evitar la propagación de la pandemia causada por COVID 19».

La defensa argumentó que la acción fue nula por la inconstitucionalidad del artículo 7 del decreto que aprobó el estado de alarma, el que estableció el internamiento domiciliario y lo que el tribunal de garantías declaró inconstitucional la semana pasada.

En la sentencia, conocida ayer por la noche, el Tribunal Constitucional abrió la puerta a abrir juicios para reducir o cancelar sanciones o penas, tras declarar la nulidad del estado de alarma.

.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *