Psoe y Podemos se saltan cheques para aprobar la reforma exprs del poder judicial



El periódico digital de Alicantur Noticias

Martes 13 de octubre de 2020-13: 50

El ejecutivo instruye a los dos partidos a registrar la iniciativa de reforma del CGPJ con la que Pedro Sánchez quiere neutralizar el bloqueo del PP

Pablo Iglesias habla con Carlos Lesmes, presidente del CGPJ, ayer, ...

Pablo Iglesias conversa con Carlos Lesmes, presidente del CGPJ, ayer, durante la Fiesta Nacional.

Marcador de posición de Juan Carlos Hidalgo EFE

El gobierno ha buscado un atajo rápido para evitar posibles obstáculos a su voluntad de cambiar las reglas para la elección de los jueces que integran el órgano de gobierno de los jueces y limitar sus competencias cuando están en el cargo. El Ejecutivo tiene la intención de lavarse las manos y por ello ha ordenado que los dos grupos parlamentarios que lo apoyan en la Cámara -PSOE y Unidos Podemos- sean quienes, utilizando el instrumento del proyecto de ley, patrocinen la iniciativa de reforma del CGPJ con que Pedro Sánchez quiere neutralizar el bloqueo del PP.

Ambas fuerzas registraron su propuesta en el Congreso esta mañana. Una propuesta cuyo contenido preciso ninguno de sus aliados minoritarios en la Cámara ha afirmado conocer. El PP, por su parte, ya ha anunciado la presentación de un recurso de inconstitucionalidad contra este cambio. Una resolución que, en todo caso, fue despreciada por el portavoz de United We Can en el Congreso, ya que el recurso, advirtió, sólo podría presentarse «una vez aprobada la reforma de la ley».

El hecho de que las fuerzas parlamentarias presenten la iniciativa a través de un proyecto de ley tiene una mayor trascendencia ya que implica, además de agilizar todo el proceso legislativo -podría aprobarse en dos meses- la abolición de la obligación, que debe ser respetada cuando llegue la propuesta del Gobierno, teniendo las relaciones obligatorias de los órganos constitucionales: Consejo General del Poder Judicial, Consejo Fiscal Y Consejo de Estado.

Estos informes no son vinculantes pero, en esta ocasión, será especialmente importante la posición que puedan reflejar sobre las intenciones del gobierno, ya que afectan el funcionamiento mismo de la dirección judicial.

Votar en 48 horas

Con la propuesta registrada por las fuerzas gubernamentales, cada una de las Cámaras elegirá con un solo voto y con una mayoría de tres quintos a seis miembros de la carrera judicial, pero a esto se agrega: «Si en la primera votación alguna de las Cámaras no llega a la solicitud mayoría, transcurridas 48 horas se podrá proceder a una nueva votación en la que la Cámara correspondiente elija por mayoría absoluta a los seis miembros de la ronda judicial ”.

El registro de hoy de la propuesta tomó por sorpresa a los aliados parlamentarios del Ejecutivo. Todos ellos fueron contactados hace días por el Gobierno para probar su voluntad de cambiar la fórmula para la elección de los jueces del CGPJ para que no sea necesario contar con una mayoría de tres quintas partes de los votos del Congreso, que, de hecho, confiere al primer partido de oposición en este momento el poder de veto sobre el nombramiento de nuevos magistrados.

Todos los aliados de Pedro Sánchez estuvieron de acuerdo, hasta el punto de firmar una especie de manifiesto en apoyo de la propuesta aún incipiente. Sin embargo, a partir de ese momento, el Ejecutivo ha trabajado fuera de sus socios, convencido de que cuenta con el firme apoyo de todos ellos. De confirmarse finalmente este apoyo, la iniciativa podría tener hasta 188 votos a favor.

Renuencia de algunos ministros

La portavoz parlamentaria del PSOE, Adriana Lastra, justificó la decisión del gobierno con la actitud «intransigente y obstructiva» del Partido Popular. El objetivo es «proteger la institución y asegurar su funcionamiento», aseguró. Esta reforma, añadió, es equivalente a la impulsada por el PP en 2013 para garantizar que el Consejo siga funcionando si una de las dos cámaras incumple la obligación de renovar los miembros del CGPJ.

En su opinión, el hecho de que los grupos parlamentarios y no el gobierno tomen la iniciativa en la Cámara se debe a que la competencia para elegir a los magistrados corresponde a las fuerzas que integran el Congreso y el Senado.

El portavoz de United We Can, Pablo Echenique, destacó la «necesidad de proteger al Poder Judicial de la pérdida de prestigio y la falta de legitimidad» que ahora sufre tras dos años de vencimiento.

El socio minoritario del gobierno, United We Can, es el que impulsó esta propuesta con más vigor. En el ala socialista de gabinete despertó algunas reticencias, principalmente en el propio ministro de Justicia, Juan Carlos Campo, y en la ministra de Defensa, Margarita Robles.

.