PSOE y Unidos Podemos inscribir en el Congreso la reforma del poder judicial que evita el veto del PP



Comparte esta noticia de Alicantur Noticias

PSOE y Unidos Podemos inscribir en el Congreso la reforma

La decisión es firme y se llevará a cabo en pleno apogeo. PSOE y Unidos Es posible que ya hayamos registrado en el Congreso este martes la reforma de la Ley Orgánica del Poder Judicial (LOPJ) que servirá para eludir el veto del PP sobre la renovación del órgano de gobierno de los jueces. La iniciativa quedó registrada como proyecto de ley, es decir, por iniciativa de los grupos y no del Gobierno, lo que garantiza un proceso mucho más rápido. Es posible que PSOE y United We hayan confirmado que esperan que se apruebe en dos meses, lo que desbloquearía la renovación del poder judicial, pendiente desde hace casi dos años, a finales de año. 188 diputados pidieron recientemente la renovación, y son precisamente esos votos los que esperan conseguir el PSOE y Unidos Podemos. La oposición del PP reaccionó con dureza -los populares incluso hablaron de las «actitudes dictatoriales» de Pedro Sánchez – y esta vez Ciudadanos se sumó también a la crítica sustantiva de una controvertida decisión.

La reforma, que debe alcanzar la mayoría absoluta en el Congreso, es decir 176 diputados -es una ley orgánica- tiene dos elementos centrales. Por un lado, la ley restringirá las funciones y por tanto la competencia del Consejo una vez cumplido el mandato de cinco años y durante la renovación del órgano para que no pueda nombrar cargos judiciales. Por otro lado, se modificará la forma actual de elección de 12 de los 20 miembros del Consejo General del Poder Judicial. Ahora necesitamos 3/5 del Congreso y el Senado para renovarlos. Con la nueva regla, una mayoría absoluta en una segunda votación sería suficiente si esos 3/5 no se hubieran logrado en una primera.

Los portavoces de los dos grupos parlamentarios, Adriana Lastra, del PSOE, y Pablo Echenique, de Unidos Podemos, se reunieron para presentar la reforma. “No podemos permitir el bloqueo del PP. Esta regla está diseñada para permitir que las instituciones funcionen correctamente ”, dijo Lastra. “El PP ha violado la Constitución durante dos años al no renovar el poder judicial. Defendemos el principio de legitimidad democrática. El consejo actual es fruto de una mayoría que ya no existe. Es un proyecto de ley para cumplir con la Constitución y proteger al Poder Judicial ”, concluyó Echenique.

Al optar por la vía del Congreso y no la del Gobierno, los dos grupos agilizan los trámites, facilitan las negociaciones con el resto de accionistas de la mayoría y también evitan tener que solicitar el informe sobre la reforma del propio Consejo General del Poder Judicial, que ha caducado hace algún tiempo. dos años. Ni el Consejo de Estado ni el Consejo Tributario, como debería hacer si fuera a través de un proyecto de ley del gobierno.

Con la reforma de la ley se eliminaría el derecho de veto de la oposición y se permitiría la liberación que dura casi dos años, aunque sí, a cambio de sentar un precedente que pueda dañar a la izquierda cuando llegue al poder la derecha y sobre todo. de una formidable polémica política y judicial que ya se inició incluso antes de la presentación de la reforma.

El pacto de gobierno entre el PSOE y United We Can obliga a ambos socios a presentar proyectos de ley de forma conjunta, o al menos con el acuerdo de la otra parte. La formación de Pablo Iglesias es la que más insistió en este tema, y ​​tenía lista una propuesta de reforma de la LOPJ desde hace semanas, pero esperó para llegar a un consenso con los socialistas. El PSOE, que inicialmente se mostró reticente al cambio legal ad hoc Para desbloquear la ley, cambió de opinión tras el último fracaso en agosto de las negociaciones entre Pedro Sánchez y Pablo Casado y después de que el CGPJ decidiera, en contra de la opinión del gobierno, seguir nombrando jueces clave de la Corte Suprema a pesar de estar en funciones, ha optado por esta controvertida reforma.

PSOE y Unidos Podemos básicamente acordar la reforma necesaria, aunque han argumentado sobre cuestiones matizadas como el despido de los consejeros al expirar su mandato o mantenerlos en el cargo pero con poderes muy limitados, como prefiere el PSOE y finalmente se ha registrado. Lo que acordaron ambos es cambiar el método de elección de la cuota de 12 jueces para que no se necesiten tres quintas partes de las Cámaras (210 votos en el Congreso) pero mayoría absoluta (176), lo que facilitaría la reestructuración. sin el PP. Para los otros ocho, los de la cuota de juristas de reconocido prestigio, el PP es fundamental, porque la Constitución fija esa mayoría de 3/5 para elegirlos y no es factible cambiarla.

Por tanto, la ley modifica la ley para regular expresamente lo que un Consejo en ejercicio puede y no puede hacer y, entre las decisiones que serían vetadas al final del quinquenio, estaría el nombramiento de cargos discrecionales por parte de los presidentes de audiencias. tribunales de justicia provinciales y superiores, magistrados o las presidencias de la sala de la Corte Suprema.

Con este reglamento, el Gobierno pretende evitar que se repita lo ocurrido con el gobierno de jueces, que desde que permaneció en el cargo en diciembre de 2018 ha designado más de cincuenta cargos, entre ellos 13 magistrados del Tribunal Superior, que son lugares de vida. La última ronda de nombramientos, aprobada hace dos semanas después de que el gobierno intentara frenarla, fue la que convenció a los socialistas de la necesidad de desactivar esta posibilidad para el futuro.

Con este cambio se facilitaría la renovación de 12 miembros, por lo que ambas partes prevén que la reforma legislativa permita esta opción de renovación parcial del Consejo. Es decir que el órgano puede empezar a funcionar con 12 vocales o que estas convivan con las antiguas ocho.

La reforma de la LOPJ que impulsó solo en 2013 el ministro de Justicia Alberto Ruiz-Gallardón ya permite cambios parciales, pero solo exige que cada Cámara renueve los 10 vocales que le corresponden por sí misma. Ahora, lo que los socios gubernamentales están estudiando es que las renovaciones también se pueden separar en función de la cantidad de miembros.

PSOE y United We puede que ya hayamos entrevistado a algunos colectivos, que se han mostrado dispuestos a hacer un cambio legal para facilitar la liberación del CGPJ. Entre ellos se encuentra la mayoría de quienes hace tres semanas firmaron una declaración a favor de la renovación que se hizo pública el 27 de septiembre y en la que nueve grupos han acusado a los partidos de bloqueo del Concejo. El texto fue firmado por el bloque que facilitó la investidura de Pedro Sánchez y Junts para Catalunya. En total 187 asientos.

Ver la factura. Haga clic aquí si no ve el documento.