¿Puede ser multado o enviado a casa si no va a una segunda residencia?



Las mejores noticias en Alicantur Noticias

Somos viernes, después del ecuador del mes de julio. El pronóstico del tiempo indica que estará soleado y cálido durante el Fin de semana en Cataluña, por lo que los próximos dos días son ideales para unas vacaciones en la playa o en la montaña. Muchos ciudadanos de la zonaÁrea metropolitana de Barcelona ya tienen sus maletas listas para irse a casa segunda casa. Solo tienen que cargarlo en el coche e iniciar la marcha hacia su destino.

Sin embargo, es posible que el camino haya terminado antes de comenzar. Y eso es, con el objetivo de contener los brotes de coronavirus que están registrados en el territorio, el gobierno del Generalitat le pidió a la población que lo hiciera limita tus viajes casos esenciales durante los próximos 15 días. Y, por supuesto, ir a la torre o al apartamento de playa no se considera una actividad principal.

Una familia viaja en auto

Una familia viaja en auto

shapecharge / Getty Images

Pero ¿y si, a pesar del llamamiento lanzado por el ejecutivo catalán, algunos ciudadanos deciden mantener sus planes? Según explicó el ministro del Interior, Miquel Buch, el Mossos d’Esquadra no impedirá los viajes desde la primera corona de Barcelona hasta las segundas residencias. Y eso es restricciones de movilidad están limitados a solo alcance de la recomendación, por lo que no es una prohibición.

Esto no impide que los agentes se establezcan bloqueos de carreteras , donde realizarán un trabajo informativo, sin imponer multas ni obligar a los conductores a dar media vuelta para regresar en el punto de origen, como fue el caso durante el más estricto confinamiento del estado de alarma. En ese período, las multas por ir a segundas residencias fueron de 1.500 euros.

Entonces esta vez estamos apelando a la responsabilidad de la población de modo que se confine voluntariamente para que se pueda romper la cadena de infecciones. En este sentido, el ministro Buch recordó que el virus lo transmiten las personas y que la «batalla» contra la pandemia «solo» se ganará cuando la población tenga conocimiento de ello.

Incluso si la recomendación es la de los ciudadanos Quédate en casa, una serie de excepciones esto justificaría una salida. Por ejemplo, para ir a trabajar (si no se puede hacer por vía electrónica), acudir a centros de salud, atender a personas mayores, niños o dependientes, acudir a tiendas de abarrotes u otros comercios (con cita previa), acudir al banco, seguros o requisitos legales o notariales, realizar reuniones y actividades deportivas o recreativas con personas del grupo de convivencia habitual, cuidado de huertos familiares. También puedes salir por motivos de fuerza mayor o una situación de necesidad y realizar exámenes o pruebas oficiales que no se pueden postergar.

Estas medidas especiales ya estaban activas en tres distritos de L’Hospitalet de Llobregat y ahora se han ampliado a Barcelona Y 13 municipios del área metropolitana, así como la comarca de Lleida de La Noguera y toda la región de Segrià (hace días se decretó el cierre perimetral en siete de sus municipios). En total, las restricciones afectan a alrededor de cuatro millones de personas.

Cataluña no es la única comunidad Autónoma que ha tenido que lidiar con los nuevos brotes de Covid-19 pidiendo a la población que se quede en casa, minimizando los viajes y reuniones con otras personas. Sin ir más lejos, ayer el gobierno de Aragón hizo un llamamiento público a los ciudadanos de Zaragoza y su área de influencia límite al mínimo indispensable Salidas e insumos de la región, en lo que llamó «confinamiento voluntario».

Tres comarcas de Huesca limítrofes con Lérida (Cinca Medio, Bajo Cinca y La Litera), dos de Zaragoza (Comarca centrale y Bajo Aragón-Caspe) y las ciudades de Huesca di Barbastro y Huesca fueron volver a la fase 2 de escalada, en una versión «relajada» para hacer frente a la pandemia.

En Galicia, el 6 de julio tuvo que cerrar Área de salud de A Mariña -formada por los municipios de Alfoz, Barreiros, Burela, Cervo, Foz, Lourenzá, Mondoñedo, Trabada, O Valadouro, Viveiro, Xove, O Vicedo, Ourol y Ribadeo- por una epidemia de coronavirus. Salvo excepciones, la entrada y salida de esta región, que alberga a unas 70.000 personas, estuvo prohibida durante cinco días.