Puigdemont será ‘número uno’ en el Junts, pero no será candidato a la Generalitat



Las mejores noticias en Alicantur Noticias

Puigdemont sera numero uno en el Junts pero no sera

El expresidente de la Generalitat Carles Puigdemont, que ha huido de la justicia española, encabezará la lista de Junts de Catalunya en Barcelona para las elecciones del 14 de febrero, aunque admite de buen grado que no será candidato a la investidura. En un vídeo difundido este miércoles por su partido, Puigdemont explicó que con este gesto quiere «aportar» a Laura Borràs que se convierte en la primera presidenta de la Generalitat. Si es elegido diputado, no podrá tomar posesión de su escaño si no deja de ser eurodiputado.

Borràs fue elegido por abrumadora mayoría de la militancia de Junts como cabeza de cartel de Junts para Catalunya el 29 de noviembre para las elecciones catalanas con el 75,8% de los votos, frente al 20,5% obtenido por el concejal Damià Calvet. Dos semanas después tuvo lugar la segunda fase de las primarias y se eligieron los ocho candidatos que acompañarían a Borràs y el más votado fue Joan Canadell, presidente de la Cambra de Comerç de Barcelona.

La elaboración final de la lista estaba pendiente de lo decidido por Puigdemont, que ya se ha despojado de la margarita, anunció su voluntad de estar en lo más alto de la lista de Junts y dijo que se la propondrá al ejecutivo del partido creado para él. Ahora debe ser ratificado por la militancia en una votación que no dejará de ser un procedimiento para aclamarlo, en un momento en que las encuestas auguran un aumento de las expectativas electorales de Junts, que corta distancia con Esquerra. La última encuesta del consejero delegado le da entre 30 y 32 escaños, frente a los 35 que obtendría el partido de Oriol Junqueras. Hace poco más de un mes, la encuesta predijo 36 o 37 parlamentarios para ERC y 28 a 30 para Junts.

En el vídeo difundido este miércoles, Puigdemont no promete que volverá a Cataluña si gana las elecciones, como hizo hace tres años en la campaña electoral. Ahora nos asegura que su gesto pretende «contribuir» a la victoria de Borràs y convertirlo así en el primer presidente de la Generalitat de la historia. Sin embargo, su candidatura sigue teniendo un vínculo enorme entre una parte del electorado independentista y los Junts no han querido renunciar a ese truco.

El expresidente esgrime todos los argumentos independentistas más recalcitrantes y asegura que la «deconstrucción democrática del Estado afecta nuestras vidas» y que Cataluña sufre una persecución para aspirar a la independencia que se reactiva en una «deriva autoritaria y represiva».

El mensaje directo de Puigdemont es que España no se puede reparar y el mensaje implícito es que Esquerra se está equivocando cuando está de acuerdo con el gobierno de coalición. “El estado español no se puede reformar porque sus problemas son estructurales, conciernen a la monarquía, al poder judicial, al ejército, a las fuerzas policiales ya las élites económicas”, aseguró. Frente a esto, la mayor garantía para garantizar los derechos de los catalanes es «la república catalana» y Junts es la única fuerza que gobernará «sin complejos, con la máxima ambición».

Por eso el gobierno necesita «hablar con sus ciudadanos, no con el estado», dijo, para «construir una república y soberanía y deconstruir la monarquía y la dependencia», en lo que se entiende como otra crítica implícita. en Esquerra. El expresidente también invocó la necesidad de «unidad estratégica», pero no para gobernar Cataluña, sino para obtener el reconocimiento internacional de Cataluña como república independiente, y que solo Junts es capaz de aportar «una solución ambiciosa y decisiva» :