¿Qué más puede salir mal con Marruecos?



Comparte esta noticia de Alicantur Noticias

La semana pasada, el gobierno marroquí decidió iniciar la segunda parte de la operación olla a presióncomo consecuencia de la pérdida de orientación en nuestras relaciones con Marruecos; Una vez más, entre la derecha y la izquierda nacionalistas españolas podemos meternos en una crisis sin precedentes en nuestra historia reciente.

Los musulmanes suelen dar mucha importancia a los gestos, porque dicen mucho de la amistad y la hermandad; No entienden que sus amigos abusan de ellos y muchas de estas reacciones, incluso si son improvisadas, son comprensibles.

La captura de Perejil y las acciones abortadas de amenazas sobre las rocas de la soberanía española derivaron en un presunto enfado para el rey descansando en su yate, presuntamente desde aviones españoles. Ciertamente, la historia tiene poco fundamento, pero la ira de Su Majestad resonó con fuerza en las dependencias militares marroquíes.

Actualmente, otro gesto de inocencia diplomática, para alojar en secreto por razones humanitarias: ¿cómo se hacen las cosas cuando se sabe que se hicieron mal? al líder del PolisarioSegún Marruecos, el enemigo público número uno, cuando debería haberse hecho en coordinación con las autoridades marroquíes, nos llevó a la activación del plan marroquí de para poner a prueba, una vez más, hasta dónde estamos dispuestos a llegar los españoles para defender nuestra soberanía y nuestros intereses.

Esto es curioso de los movimientos de liberación que cuando enferman no van a Argel ni a Moscú sino a España o Francia. No nos engañemos, lo que ocurre y ocurrirá en los próximos días en nuestras ciudades autónomas es una acción coordinada dirigida por Rabat para presionar a las autoridades españolas y de paso ver si un gobierno que aliente a los nacionalistas en España a seguir el camino de la autodeterminación también estaría dispuesto a dejar nuestras ciudades para evitar conflictos o simplemente para seguir gobernando.

La seguridad de España depende de Marruecos, esta es la decisión estratégica más importante que tomó España en 1992 cuando ha decidido reducir su gasto en defensa hasta llevarlo al mínimo de la Alianza Atlántica. Cuando un país subcontrata su seguridad, se convierte en un estado vasallo y debe confiar e inclinarse ante los deseos de su señor, que se llama Mohamed, o Biden o Macron.

Siendo esta nuestra decisión, los siguientes dos pasos deberían ser calificar a sus enemigos como nuestros; pero no, para mas tocamos los ‘dídimos’ con instituciones de todo el mundo en solidaridad con los saharauis, y dando la bienvenida a su líder, el terrorista número uno en terminología marroquí en nuestro sistema de salud pública y registrándolo con un nombre falso; ¡Hay pastillas que somos nosotros! La segunda decisión debería ser la de colaborar en aquellos temas de mutuo interés, que son muchos, pero no, seguimos poniendo al Frente Polisario y Marruecos al mismo nivel.

Estados Unidos entendió esto perfectamente la seguridad en el Sahel depende de la estabilidad y la fuerza de Marruecos, hasta tal punto que se convirtió en su mayor cliente militar, superando a la ostentosa Arabia Saudita, y esto fue acompañado por el reconocimiento del Sahara como parte de Marruecos, y así comenzó un acercamiento entre Marruecos e Israel que terminará con un reconocimiento diplomático. Francia, sin ir tan lejos, demostró ser un aliado más fiel del régimen de Rabat que España; y nosotros que queremos estar en Pinto y Valdemoro al mismo tiempo.

A corto y medio plazo, que es lo que preocupa a los gobernantes, el regreso al status quo Pasa por el reconocimiento de lo obvio, las relaciones con Marruecos son la piedra angular de nuestra seguridad y todas las demás cuestiones, por legítimas que sean, deben pasar a un segundo plano. En los últimos años, en los que las fuerzas de seguridad marroquíes han detenido a inmigrantes subsaharianos con medios que no pasaron el más mínimo filtro humanitario, nadie se ha preguntado cómo se garantizaba nuestra seguridad, y como a nadie le interesaba sacar el tema. no sucedió nada; Ahora, el gobierno marroquí no solo permite que los africanos subsaharianos salten la valla, sino que ha reclutado a jóvenes, la gran mayoría de ellos hombres, que no dejan el asunto de la guerra a las mujeres en Marruecos, simplemente para causar estragos y presionar. Definitivamente, estratégicamente, esto es más serio que el lanzamiento de cohetes contra Israel.

España tiene dos opciones, o mantenemos nuestros principios y nuestra independencia política y eso pasa por una política de seguridad activa contra Marruecos, flexionando los músculos, que iría en contra de los intereses de España y Occidente y por la que hemos perdido el poder durante siglos. Experiencia, o pensamos en lo que hacemos con nuestra posición en el Sahara.

La izquierda y la derecha nacionalistas sienten cómo esos franceses sintieron a los argelinos como una provincia que no se puede abandonar. Lo cierto es que una vez abandonados y alejados, siguiendo la actitud de abandono estratégico de nuestro frente sur y que la decisión en términos geoestratégicos para España fue acertada, la alternativa seguramente nos habría llevado a una guerra que habría retrasado años. transición democrática.

Pero es que España tiene un problema más, que es nuestro segundo gran aliado estratégico en el sur Argelia, y que, con el apoyo de Rusia y China, apoya al Frente Polisario en su guerra contra Marruecos. Y no olvidemos que desde principios de siglo la carrera armamentista más intensa no se ha producido en Asia ni en Europa, sino entre Marruecos y Argelia, y estas cosas casi nunca terminan bien.

Como señala un proverbio árabe, los occidentales tienen un reloj y los árabes tienen tiempo, así que pensemos en cómo resolver el problema de hoy mientras los marroquíes pueden pensar estratégicamente dentro de veinte años. Pero no olvidemos los hechos; en 2019 Rabat amplió unilateral e ilegítimamente la zona económica exclusiva en el área de Canarias, y esto no solo para mantener las reservas del subsuelo marítimo de Monte Tropico rico en telurio, con las que construir paneles solares para abastecer de energía a España, sino que implica un acto de no reconocimiento de la soberanía española sobre Canarias; pero bueno, esas son cosas menores. Luego se cerró la aduana comercial para asfixiar a Melilla hace un año y medio y en los últimos meses se ha prohibido el contrabando de los barrios más pobres de Ceuta, para generar tensión dentro de la ciudad que ha provocado más problemas de delincuencia e integración. Ahora, dando un salto cualitativo, recluta personas para ingresar ilegalmente a ciudades autónomas. A esto se le llama ambición estratégica.

La buena noticia es que Marruecos aún no está preparado para ir más lejos; Sus programas de adquisiciones masivas están en marcha y tardarán alrededor de tres años en tener disponible todo el arsenal que están adquiriendo, aviones de combate, barcos, helicópteros de combate, sistemas de defensa antimisiles y antiaéreos, tanques, etc. La superioridad regional conseguida por España con la toma de Melilla por Juan de Estopiñán en 1497 está a punto de liquidarse, pero quizás en 2050 todo esté resuelto. Ya veremos.

.