Rechazado recurso de Bimbo Donuts contra el registro de Dulcesol de la marca ‘Donas’



La actualidad en Alicantur Noticias

Plantita en Santa Perpètua de Mogoda, Barcelona.
Plantita en Santa Perpètua de Mogoda, Barcelona.Google Street View

El Tribunal de la Unión Europea (TEU) desestimó este miércoles el recurso interpuesto por la empresa madrileña Bimbo Donuts Iberia contra el registro de la marca Donas Dulcesol por parte de la empresa valenciana Dulcesol. En 2018 la empresa valenciana solicitó ese nombre para varios productos alimenticios, pero la solicitud fue luego impugnada por Bimbo Donuts Iberia (entonces Bakery Donuts Iberia) por la existencia de una marca que ya utilizaban llamada Donuts. La justicia europea ha respaldado la decisión de la Oficina de Propiedad Intelectual de la Unión Europea (EUIPO) de rechazar el recurso de Bimbo, al considerar que no ha probado el uso de este nombre para las categorías de «productos de panadería» y «pasta», como había denunciado.

Más información

Bimbo Donuts Iberia había manifestado en 2018 que Donas Dulcesol utilizaría esa marca para un producto de pastelería, es decir, «un bocadillo suave, redondo y plano que se cocina o fríe, según la variante», según informa la TUE en una nota de prensa. . Por tanto, la empresa había alegado que este producto entraba en la categoría de «productos horneados» y en la de «pasta». Sin embargo, en 2020, la EUIPO desestimó las acusaciones de Bimbo y confirmó que no se habían proporcionado pruebas del uso real de la marca Donas para los productos de los que se quejaba. En concreto, el organismo comunitario observó que se había probado el uso de la marca Donuts para «trozos de masa esponjosa en forma de bolitas, glaseados o cubiertos de chocolate», pero consideró que estos no formaban parte de la categoría «productos de horno». ni el de la “pasta”.

La EUIPO aclaró que «productos horneados» se refiere a «pan común» o «pan especial», y que existe una clara diferencia entre estas categorías y los productos horneados, a pesar de estar fabricados de manera similar. Además, indicó que los «productos de panadería» y los productos de confitería también son diferentes, ya que estos últimos se clasifican bajo el título específico de «productos de confitería». Por su parte, «pasta» se refiere a productos de la cocina italiana, como espaguetis, fideos, púas Y mariposas, y no entienden para quienes se utilizó la marca Donuts.

El Tribunal aclaró que correspondía a Bimbo Donuts Iberia aportar pruebas del uso real de la marca antes de que la EUIPO procediera a examinar los motivos planteados en la oposición. Este uso debe referirse a los productos para los que se registraron las rosquillas y en los que se basó el recurso, como productos horneados, harinas, cereales, pastas, arroz y levadura, entre otros.

Bimbo Donuts argumentó en Luxemburgo que la EUIPO había malinterpretado la publicación oficial de la Comunidad de Madrid titulada El sector de la panadería, pastelería y pastelería industrial y galletas en la Comunidad de Madrid, publicado en 2010 por la Dirección General de Gestión e Inspección y el Instituto de Nutrición y Trastornos de la Conducta de la Comunidad de Madrid (INUTCAM). El Tribunal General destacó, al igual que la EUIPO, que esta publicación distingue claramente, por un lado, entre «productos de panadería», y por otro, productos de panadería, confitería industrial y galletas.

Por tanto, el juez concluye que Bimbo Donuts Iberia no ha probado que el producto respecto del cual ha denunciado el uso real de la marca pertenezca a la categoría de «productos horneados» oa la de «pasta» y por tanto la EUIPO actuará. correctamente insertarlo en una categoría diferente, la de «productos de pastelería», que no están amparados por la marca Donuts.

La empresa madrileña, que forma parte del grupo Bimbo y que aglutina la actividad productiva y comercial de la ex Panrico, perdió 19 millones de euros en 2019. Cifras rojas que, sin embargo, son un 56% menos que las del año anterior. , cuando superaron los 43 millones. Esta mejora se debe principalmente al aumento de la facturación: los ingresos ascienden a 489 millones de euros, un 24% más. Además del repunte orgánico de las ventas, también influyó una reestructuración que Bimbo llevó a cabo a finales de 2018.