Ribera advierte que el Mar Menor no se podrá recuperar hasta que acabe la agricultura ilegal



Comparte esta noticia de Alicantur Noticias

La ministra de Transición Ecológica, Teresa Ribera, advirtió este lunes al Congreso que el Mar Menor no se podrá recuperar hasta que no termine la agricultura ilegal en la zona, donde los fertilizantes degradan el agua. «Hay que empezar por aplicar la ley, sancionar a quienes cometan prácticas ilícitas», dijo, e instó al Gobierno de Murcia a resolver y sancionar el proceso. Anteriormente, el presidente de Murcia, Fernando López Miras, había pedido a Ribera que anunciara nuevas inversiones en la zona, pero el ministro consideró que lo importante ahora es resolver la situación «de raíz». En cambio, el fiscal ha abierto un procedimiento para investigar la intención del consejo regional de drenar el barranco de Marchamalo, un canal que conecta la laguna salobre con el Mediterráneo, una medida en la que ni el ministerio ni los científicos están de acuerdo.

Más información

Ribera explicó que el ministerio fortaleció la Confederación Hidrográfica del Segura (CHS) con 28 nuevos efectivos que le permitieron identificar unas 8.000 hectáreas que han sido de secano y regadío ilegalmente. Fruto de esta labor son los 479 expedientes sancionadores, de los que 132 fueron remitidos al Gobierno de Murcia, encargado de cerrarlos, y otros 207 a la Fiscalía Superior de la Región. En su reunión de la semana pasada, López Miras prometió acelerar la resolución de esos expedientes.

Además, la CHS levantó 661 expedientes por plantas desaladoras ilegales, de los cuales 55 ya han sido sellados. “Solo deteniendo el crecimiento del problema podremos asignar recursos de manera efectiva para restaurar el ecosistema. No tiene sentido desperdiciar recursos económicos blanqueando una situación que no se resuelve de raíz ”, subrayó el titular de la Transición Ecológica. En definitiva, «hay que aplicar la ley, para que la ilegalidad no perjudique a quien hace las cosas bien».

En su opinión, el Mar Menor «no permite un mayor desarrollo, ni el crecimiento urbano ni agrícola es posible» para recuperar la zona. El ministro consideró que el mal estado de la laguna salobre es un «problema sumamente dramático para los vecinos y para todos aquellos que tienen una mínima sensibilidad ambiental» y pidió «consenso» entre los distintos actores para abordarlo. El Ministerio de Transición Ecológica ha presupuestado 317 millones de euros en diversas actuaciones en la laguna salada, aunque es probable que en el futuro se necesiten más inversiones, así como otros rubros tanto del Ministerio de Agricultura como de la Región.

La ministra de Transición Ecológica y Reto Demográfico, Teresa Ribera, este lunes en el Congreso.
La ministra de Transición Ecológica y Reto Demográfico, Teresa Ribera, este lunes en el Congreso.
Jesús Hellín / Europa Press

Descarga de nitrato

Horas antes, el murciano Fernando López Miras había pedido al ministro que concretara cuanto antes algunos de los compromisos que le había transmitido durante su visita al Mar Menor la semana pasada, como el cierre del vertido de agua salitrera en la Rambla del Albujón o la apertura del desfiladero de Marchamalo. «Espero que puedan materializarse con un presupuesto y un plazo de entrega corto», dijo. También pidió al ejecutivo que declare la laguna salada como Zona Catastrófica, lo que facilitaría la entrega de auxilios a los afectados y priorizaría las labores de emergencia, que por ahora no está sobre la mesa.

El Ejecutivo murciano ha destacado que “todos los días, el paseo del Albujón vierte una media de 30 millones de litros de agua dulce y 5.000 kilos de nitratos al Mar Menor”, ​​algo que se pudo evitar cuando llegó el Recolector del Norte. «El gobierno regional está dispuesto a asumir la ejecución de Colector Norte y su costo», dijo López Miras. El trabajo fue ultimado hace casi dos años por la Confederación Hidrográfica del Segura, dependiente del ministerio, y «su ejecución es urgente».

El ministerio se opone a la otra propuesta, el dragado del desfiladero de Marchamalo, basándose en la opinión de los científicos. Ribera lo explicó así: «El dragado necesitaría una declaración de impacto ambiental, y existen dudas científicas sobre su efectividad». En cualquier caso, el gobierno regional ha trasladado al territorio las herramientas para impulsar la acción si el gobierno central diera luz verde. Este traslado derivó en una denuncia de ambientalistas que llevó a la Fiscalía a abrir un proceso para investigar.

Puedes seguir CLIMA Y MEDIO AMBIENTE en Facebook Y Gorjeo, o regístrese aquí para recibir nuestro boletín semanal