Ribó minimiza la colocación de la pancarta de Stalin: «Apesta a fuego de San Antonio»



Las mejores noticias en Alicantur Noticias

El alcalde de Valencia, Joan Ribo, de Compromís, este lunes restó importancia a la exposición de la semana pasada de un estandarte de Stalin desde el balcón del Ayuntamiento por el Partido Marxista-Leninista RC y consideró que lo sucedido «huele un poco a culebrilla, por no hablar de serpiente».

En una entrevista con Cadena Ser, recogida por Europa Press, Ribó asegura que «no tiene más problemas» y destacó que durante los seis años en los que el balcón municipal está abierto a los ciudadanos, con más de 800.000 visitantes, solo «colgaron lo mismo». dos pancartas “ajenas a las institucionales que exhibe este enclave en apoyo de determinados colectivos o para distintas celebraciones.

Sin embargo, el primer alcalde ha asegurado que el posicionamiento de la pancarta estalinista ha sido trasladado a la Policía Judicial y que se ha llevado a cabo una «revisión» del asunto. La citada pancarta fue señalada como un «rechazo» a la celebración de Día europeo de conmemoración de las víctimas del estalinismo y el nazismo y me niego a que la UE intente «equiparar fascismo con comunismo bajo la idea de totalitarismo».

Joan Ribó comentó que puede colar un elemento como este banner de «una manera muy fácil» si las personas no están registradas al ingresar al consistorio, ni sus mochilas ni sus efectos personales. «Una pancarta es un objeto que normalmente puede estar hecho de plástico o tela, un objeto plegable que se puede ocultar fácilmente», explicó.

Sin embargo, ha destacado que no registrar visitantes al Ayuntamiento de Valencia no significa que no se controle su acceso al edificio, ya que existen arcos de seguridad que hay que pasar antes de entrar. «No está registrado, pero pasa por un arco donde se detectan explosivos y armas. Que quede claro, no hay documentación física de personas pero hay control de posibles armas y explosivos ”, subrayó Ribó.

El funcionario municipal añadió que en los seis años que estuvo al frente de la Alcaldía «ha pasado por el balcón del municipio más gente que Valencia, 800.000 algo» e insistió en que sólo dos personas no institucionales llevaban pancartas. A lo largo de este periodo se han colgado multitud de pancartas con el consentimiento y apoyo del Ayuntamiento, notificando a todos los colectivos -el Consistorio- de cuestiones institucionales, apoyo a determinados colectivos y personas y determinadas enfermedades ”, dijo., Tras lo cual destacó que sólo «se han lanzado dos pancartas en seis años».

Joan Ribó subrayó que uno era de Stalin y el otro, «una bandera de un grupo totalmente opuesto, de extrema derecha». «No creo que sea tan malo», ha declarado. «Ya no tiene el problema de que huele un poco a culebrilla de verano, sin mencionar a una serpiente», agregó.

Pese a ello, el alcalde precisó que en cualquier caso, tras lo ocurrido la semana pasada, «se ha hecho una revisión del asunto, se ha notificado a la Policía Judicial y procederemos con el seguimiento».

Queja de Vox

Por su parte, Vox anunció este lunes, a través de un comunicado, que había denunciado al partido marxista-leninista por haber colocado «la bandera de Stalin en el Ayuntamiento de Valencia». Esta formación presentó una denuncia ante la Fiscalía contra el Partido Marxista-Leninista (Reconstrucción Comunista) «por el delito de desobediencia y exaltación «después de haber colocado una pancarta “En defensa del asesino y genocidio de Stalin” el 23 de agosto en el balcón principal del Ayuntamiento de Valencia.

El presidente de Vox Valencia, José María Llanos, afirmó que la colocación de esa bandera, además de ser «un desprecio por quienes fueron víctimas de uno de los mayores genocidios de la historia, contraviene tanto la legislación estatal como la europea».

«El tribunal superior se pronunció sobre la imposibilidad de utilizar, incluso ocasionalmente, banderas no oficiales fuera de los edificios y espacios públicos», enfatizó. Asimismo, afirmó que no solo “se violó la doctrina” sino que “la pancarta elegida insulta la memoria de millones de inocentes que han sido masacrados por los delirios de un psicópata acreditado”.

Por su parte, el vicesecretario jurídico de Vox Valencia y portavoz de formación en el ayuntamiento de la capital valenciana, Pepe Gosalbez, sintió que la bandera de Stalin no se colocó al azar. «El 23 de agosto es el Día Europeo de Conmemoración de las Víctimas del Estalinismo y el Nazismo, lo que hace que este acto sea más grave, si cabe», dijo Gosálbez.

El alcalde indicó que, a pesar de que la pancarta «fue colocada por miembros del Partido Marxista-Leninista, por dirigentes del gobierno valenciano y, más concretamente, por su alcalde Joan Ribó, no solo no hicieron lo mínimo para evitar tales atrocidades, pero no han dado la menor explicación ni han condenado evidentemente estos hechos ”.

.