Riesgos del plan del gobierno para controlar la desinformación: «Puede utilizarse con fines políticos»



La actualidad en Alicantur Noticias

Reacciones en el campo periodístico

Jueves 5 de noviembre de 2020-16: 11h

APM: «El peligro más evidente es que un organismo del tipo propuesto funciona más como censor que como garante de la verdad».

El secretario de Estado de Comunicación, Miguel Angel Oliver.

El secretario de Estado de Comunicación, Miguel Angel Oliver.

JAVI MARTNEZ

El plan implementado por el gobierno para intentar controlar los flujos de desinformación representa un riesgo significativo para los derechos fundamentales y garantías profesionales de los periodistas, tal y como advierten diversas asociaciones y colectivos consultados por EL MUNDO. «El principal peligro es que este comité se utilice con fines políticos, dada su dependencia del gobierno», advierte. Nemesio rodríguez, presidente de la Fape (Federación de Asociaciones de Periodistas de España).

los Consejo de Seguridad Nacional El miércoles aprobó el nuevo procedimiento de desinformación patrocinado por el gobierno que el BOE publicó el jueves. El Ejecutivo ha creado una Comisión Permanente para tal fin que será coordinada por la Secretaría de Estado de Comunicación. Las riendas las llevarán Ivn Ronda, Jefe de Gabinete de la Presidencia del Gobierno, e Miguel Ángel Oliver, Secretario de Estado de Comunicación.

“Nos oponemos seriamente a las herramientas anunciadas para esta lucha contra la desinformación porque la deja en manos del gobierno de la nación una función que debería gozar de independencia contra las autoridades públicas ”, dice el presidente de la Asociación de la Prensa de Madrid (APM), Juan Cao. Y añade: «El riesgo evidente es que un organismo del tipo que propone funcione más como censor que como garante de la verdad».

Tanto Fape como APM coinciden en que «la desinformación es una clara amenaza a los derechos constitucionales a la libertad de expresión e información» y ambas asociaciones están a favor de iniciativas para combatir este problema. Sin embargo, creen que el plan que decidió el gobierno esconde peligros importantes. «Los derechos fundamentales de la libertad de expresión y la libertad de información pueden estar limitados y sujetos al control de las autoridades públicas«Señala Cao.» No es tarea de ningún comité decidir qué es y qué no es información. Ésta es tarea exclusiva de los periodistas y los medios de comunicación ”, agrega Rodríguez, quien advierte:“ Estaremos atentos y denunciaremos cualquier intento de limitar estos derechos ”.

Cao subraya que «la libertad de prensa, consagrada en la Constitución española, es una condición imperdonable para la supervivencia de cualquier sistema democrático» y cree que «la mejor ley de prensa es aquella que no existe». En tu opinión, «una regulación excesiva presupone una pérdida de libertad». El presidente de la APM recuerda que «la legislación ya ha establecido los cauces adecuados para ejercer el derecho de rectificación ante los medios de comunicación cuando sea necesario».

Nemesio Rodríguez subraya que admite que «la lucha contra la desinformación es una tarea que recae no solo en los periodistas, sino también en los gobiernos, las instituciones, las plataformas digitales y la ciudadanía en general», pero al mismo tiempo afirma que la creación de este comité concebido por el gobierno de Pedro Sánchez «sólo tendría sentido si pretendiera abordar, en estrecha cooperación con la Unión Europea, campañas de desinformación que proceden de terceros países y ponen en peligro, por ejemplo, la seguridad o la salud de los ciudadanos ”.

También en Federación de Sindicatos de Periodistas(FeSP) ve algunas dudas en el plan del gobierno porque «puede haber quien caiga en la tentación de querer controlar la información, con la excusa de combatir la desinformación, y esto sería totalmente rechazado», según la alerta. Agustín Yanel, Secretario General de la FeSP.

Yanel destaca que «la adopción de medidas contra la desinformación es positiva» y añade que «por el momento hay que ser cautos y esperar a ver cómo se implementa en la práctica el procedimiento de actuación aprobado por el Consejo de Seguridad Nacional». En este sentido, cabe señalar que el plan aprobado «prevé la participación de medios, plataformas digitales, ONG y academia como parte esencial del combate a la desinformación ”. En este sentido, enfatiza que el camino debe ser“ que los medios colaboren para erradicar la información falsa, no para controlarla ”. Y para ello, ve como esencial la participación de la sociedad civil en nuevas organizaciones. .

«Tenemos que esperar a ver cómo se implementará en la práctica. Pero el derecho a la información y la libertad de expresión están garantizado en la Constitución y en los convenios y tratados internacionales, y no pueden limitarse sino por decisión judicial en los casos establecidos por la ley ”, subraya Yanel, quien agrega:“ El riesgo existe si alguien que formará parte de esa estructura intenta controlar la información. Espero que nadie lo intente, porque será como intentar ponerle las puertas al campo ”.

.