Rumbo al borde del mundo



La actualidad en Alicantur Noticias

Rumbo al borde del mundo

Viaje a bordo del barco científico Akademik Tryoshnikov, partió el 3 de agosto del puerto alemán de Bremerhaven en dirección noreste, hacia una de las zonas más remotas del planeta y de más difícil acceso: el corazón del Ártico. Formo parte de un grupo de unos 40 científicos y 36 tripulantes que darán el último relevo a la misión MOSAIC, la expedición científica más grande de la historia al Ártico.

Llevamos días escalando la escarpada costa noruega, a través del temperamento del Mar del Norte, y estamos teniendo un buen mar. Se agradece un poco de calma luego de unos meses en los que el coronavirus nos obligó a cambiar los planes de viaje y nos sometió a una rigurosa cuarentena durante dos semanas antes de embarcar (no se trataba de exponernos a una epidemia de por medio. al Ártico). Pero cuando me uní a la misión, nadie dijo que iba a ser fácil.

Él Akademik Tryoshnikov Nos llevó poco a poco al corazón de los hielos árticos, adonde tenemos previsto llegar el 10 de agosto. Allí, atrapado en el hielo y a la deriva, nos espera el moderno rompehielos científico Polarstern, protagonista de la misión MOSAIC, un consorcio internacional liderado por Instituto Alfred Wegener, de Alemania, y que agrupa a un total de 600 investigadores de 19 países, con un presupuesto total de 140 millones de euros.

El Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC) es la única institución española que participa en MOSAIC. Cuenta con dos proyectos de investigación del Instituto de Ciencias del Mar (ICM-CSIC): uno que estudiará la masa y espesor del hielo vía satélite y otro, el Conduzco, que investigará la relación entre la materia biológica marina y la formación de nubes. Estos proyectos también brindarán información a la plataforma temática Polar Interdisciplinario CSIC: Observatorio de la Zona Polar, que puso en marcha la agencia para estudiar el Ártico y la Antártida.

Él Polarstern Los avances incorporados en el bloque de hielo desde el pasado otoño y continuarán hasta el próximo mes de octubre. Completará un viaje épico de un año mediante la recopilación de todo tipo de mediciones en el sistema climático único del Ártico. El conjunto de información recopilada permitirá una mejor predicción del cambio climático global, ya que el calentamiento extremo en el Ártico afecta en gran medida el clima en latitudes más bajas, como donde se encuentra España. Creo que, por ambición y recursos movilizados, MOSAIC es la expedición científica del siglo.

Él Polarstern Es la base de operaciones de toda la misión. A su alrededor se despliega una red de puestos de observación, ubicados en el hielo en un área de unos 40 kilómetros. Tanto el rompehielos como esta red avanzan con la deriva natural del hielo a través del casquete polar y hacia el Atlántico. Está apoyado por otros rompehielos y helicópteros. Decenas de científicos rotaron en el archivo Polarstern y soy parte del quinto y último relevo.

Estos meses de verano son un momento clave para estudiar la formación de hielo y nubes, ya que el deshielo ya ha comenzado y produce charcos en la superficie del hielo marino que alteran su situación energética. Cuando el hielo finalmente se rompe, los conductos y canales resultantes liberan vapor de agua y aerosoles, lo que lleva a la formación de nubes en la atmósfera.

Y aquí es donde intervengo. Mi investigación a bordo del Polarstern consiste en tomar medidas atmosféricas y estudiar el impacto de la vida marina en la formación de nubes. Las nubes son fundamentales para regular la temperatura del planeta. Sin nubes tendríamos una Tierra mucho más cálida. Pero todavía no entendemos bien cómo se forman y se separan, y esto nos limita mucho en nuestras proyecciones de clima y cambio climático. Mi objetivo es determinar qué sinergia se establece entre la materia de origen biológico y las nubes, qué tipo de plancton favorece más la formación de nubes.

Mientras examino el trabajo que haré en Polarstern, Compenso la falta de Internet leyendo el libro Una especie de paraíso, de Franco Giliberto y Giuliano Piova, que cuenta la historia de Antonio Pigafetta (mi compatriota de Vicenza, cerca de Venecia), el escritor que acompañó al explorador portugués Magellano en lo que habría sido la primera circunnavegación del globo, al servicio de Carlos V de España. Nuestro viaje al Polo Norte también es histórico, debido a la cantidad de investigadores involucrados y la información que recibimos sobre el clima crucial del Ártico. Viajaré a bordo del Polarstern durante un mes y medio, un reto físico y científico nada indiferente que reportaré en este blog cada semana (¡si el tiempo lo permite!).

Manuel Dall’Osto Es investigador del CSIC en el Instituto de Ciencias del Mar de Barcelona (ICM-CSIC). El Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC) es la única institución española que participa en MOSAIC. Cuenta con dos proyectos de investigación del Instituto de Ciencias del Mar (ICM-CSIC): uno que estudiará la masa y espesor del hielo vía satélite y otro, liderado por Manuel Dall’Osto, que investigará la relación entre la materia biológica marina y la formación de nubes.

Puedes seguir a MATERIA en Facebook, Gorjeo, Instagram o suscríbete aquí al nuestro Boletin informativo