Sabadell gana 220 millones hasta junio, un 51% más, gracias a los beneficios de la filial británica



El periódico digital de Alicantur Noticias

César González-Bueno, consejero delegado de Sabadell, en la Universidad Menéndez Pelayo de Santander
César González-Bueno, consejero delegado de Sabadell, en la Universidad Menéndez Pelayo de Santander

Banco Sabadell ganó 220 millones de euros en el primer semestre, un 51,5% más que en junio de 2020. La entidad se beneficia de que su filial en Reino Unido, TSB, haya pasado de una aportación de 71 millones de pérdidas en 2020 a 39 millones positivos este año después de realizar un gran ajuste de costes y aumentar la actividad. La cuenta de resultados refleja la caída de los márgenes, también porque los beneficios por operaciones financieras disminuyeron en un 82%, aunque las menores provisiones por la mejora económica han relanzado la actividad comercial y los beneficios.

Más información

El Sabadell está implementando plenamente una nueva estrategia impulsada por su nuevo ejecutivo, César González-Bueno, que ha prometido aumentar la rentabilidad de la entidad hasta el 6% en 2023, el doble de lo que es hoy. Este plan pasa por una fuerte reducción de gastos que conlleva la salida de unos 1.000 empleados, aunque todavía no se han definido los detalles.

La nota recuerda que el consejo de administración anunció «la intención de restablecer la distribución del dividendo a sus accionistas del 30% del pagar» (la parte del beneficio que se desembolsa a los accionistas) “con cargo a los resultados de 2021”, en línea con el diálogo supervisor en curso. En el sector financiero, se entiende que Sabadell ya cuenta con autorización informal de las autoridades para distribuir dividendos.

«Clara recuperación de la economía en V»

Durante la rueda de prensa para presentar los resultados, César González-Bueno, comentó que la decisión de repartir un dividendo se tomó «luego de mantener un diálogo continuo con el supervisor y parecía prudente y razonable, aunque formalmente no se tomará hasta septiembre». . Es una decisión tomada después de haber visto los resultados, el nivel de capital y los resultados de la prueba de resistencia que se publicará mañana ”.

Las pruebas de resistencia de este viernes son una guía para el Banco Central Europeo (BCE) a la hora de permitir la distribución de beneficios a los accionistas. De los cuatro grandes bancos sometidos a estas pruebas de resistencia (Santander, BBVA, Sabadell y Bankinter), el más afectado en la comparativa será Sabadell porque parte de unos niveles más bajos de provisiones y capital tras necesitar una reorganización muy profunda en 2020, que supuso él para recortar los beneficios a dos millones, suspender el pago de dividendos y buscar una (frustrada) fusión con BBVA.

El consejero delegado de Sabadell se mostró especialmente optimista sobre la evolución de la economía española. “Creemos que las moratorias de ERTE e ICO han sido muy positivas. Nuestras expectativas son que el PIB mejore más de lo que pensábamos hace unos meses. Claramente será una recuperación en V ”.

En cuanto al aumento de la morosidad tras las medidas que amortiguan la crisis para empresas y particulares, el consejero delegado dijo que los clientes están «mucho mejor de lo que esperábamos». Leopoldo Alvear, director financiero, añadió que ahora el banco en España tiene una morosidad del 4,4% «y el pico llegará en 2022, hasta 2023, pero en ningún caso superará el 5%».

Hipotecas a nivel prepandémico

Volviendo a los resultados, la concesión de préstamos hasta junio aumentó un 6,2% respecto al primer semestre de 2020. El banco asegura que “las hipotecas alcanzan niveles prepandemicos y marcan un nuevo récord de producción en España con un volumen de 1.487 millones. un aumento del 15% en el segundo trimestre ”. El tramo de capital de la más alta calidad, denominado CET 1 completamente cargado se situó en el 12% en junio pasado.

“Cerramos el primer semestre con resultados positivos, creciendo en ingresos e inversiones en créditos. La hoja de ruta que establece nuestro plan estratégico para la transformación de la entidad avanza adecuadamente ”, asegura en un comunicado César González-Bueno, quien destaca“ la contribución al grupo creciente de nuestro negocio en Reino Unido ”.

Menos oficinas y menos empleados

Los costes totales alcanzaron los 1.512 millones de euros a finales de junio de 2021, un 3,2% menos que el año anterior. El banco cerró un plan de jubilación anticipada de 1.800 personas con los sindicatos a finales de 2020. Entre junio del año pasado y el primer trimestre de 2021, la institución redujo su plantilla en 3.100 personas, casi un 13% del total. En el mismo período, el número de sucursales disminuyó un 15,5%, cerrando 353 sucursales.

TSB, la filial del Reino Unido, que estaba a la venta a pesar de que el banco ahora se compromete a mantenerla en el grupo, aporta 39 millones de euros. La entidad aprovecha los buenos tiempos de la economía británica, como sucedió en la sucursal de Santander en Londres, y mejora el margen base reduciendo costes y provisiones. Las comisiones netas crecieron un 28,3% interanual debido a las mayores tasas cobradas por los servicios y las inversiones crediticias en TSB aumentaron un 19,8% desde junio de 2020 debido al fuerte ritmo de producción de nuevas hipotecas.