Salvador Illa advierte que la Navidad «no es normal» y advierte que habrá medidas por «períodos cortos»



Ahora estás al día con Alicantur Noticias

Viernes 16 de octubre de 2020-11: 32 h

El ministro dice que luchará contra las ‘antivacunas’ y aprovecha para asegurarse de que no será candidato del PSOE en Cataluña

El ministro de Salud, Salvador Illa, este jueves, en el Congreso.

El ministro de Salud, Salvador Illa, este jueves, en el Congreso.

PISCINA

La Navidad de este año «no será una Navidad normal». Así lo dijo el viernes el ministro de Salud, Salvador Illa, en una entrevista Tac1. Illa aclaró que se debe vivir de otra manera, dado que en diciembre la pandemia del coronavirus no terminará, aunque no quiso adelantarse a las decisiones porque aún faltan dos meses y medio.

«Debemos llegar en las mejores condiciones posibles, actuando con prudencia», preguntó el ministro, quien dijo que también depende de cómo se realicen las reuniones familiares y si se hacen con medidas de seguridad y a distancia, cuando así lo requiera el límite de reunión de seis personas.

El consejero de Sanidad mostró su apoyo a las medidas sanitarias adoptadas por la Generalitat de Catalua para frenar la incidencia del Covid-19, incluido el cierre de bares y restaurantes, y advirtió que «habrá que adoptar medidas quirúrgicas en los próximos meses». en poco tiempo ”y en función de la incidencia epidemiológica de cada territorio.

Salvador Illa aseguró sentirse fuerte y no consideró renunciar y explicó que están trabajando con las comunidades autónomas en un anteproyecto técnico para concretar más «los niveles y umbrales en los que actuar».

Excluir el bloque total

El ministro también advirtió que «hay un largo período de tiempo antes de la vacuna o el tratamiento» en el que se deberán tomar medidas -unos cinco o seis meses- que también deberán aplicarse durante los meses necesarios para proporcionar la vacuna. vacuna.

Descartó un bloqueo como el de la primera oleada de Covid-19 y apuntó a medidas periódicas para reducir la infección o «mantenerla en niveles razonables». Reconoció que eso implica sacrificio, pero que apoyará lo que decidan los responsables sanitarios de las comunidades autónomas.

El ministro también explicó que la Unión Europea ha firmado tres contratos con empresas que están desarrollando «diferentes tipos de vacunas», que se distribuirán por igual y cuando se pasen los filtros de seguridad. Aseguró que las vacunas comenzarán a distribuirse a principios de año y que un porcentaje efectivo de la población habrá sido vacunada para el verano.

«La situación será más normal», dijo, aunque destacó que este será un escenario europeo y que hasta que no se vacunen más personas en el resto del mundo, seguirá habiendo precauciones en otros niveles.

Distribución proporcional de la vacuna

Salvador Illa ha destacado que en España las vacunas se distribuirán «con criterios de equidad y proporcionalidad» y comenzarán por las personas en mayor riesgo y las que están en contacto con ellas, tras lo cual destacó que hay una abrumadora mayoría de ciudadanos, en sus palabras, que quiere recibir la vacuna.

«Lucharemos de manera comunicativa contra quienes envían mensajes engañosos», subrayó el ministro, quien aseguró que será muy beligerante y fuerte con los negadores y los anti-vacuna, porque cree que están mal y perjudican a la sociedad. “Hay gente que dice que no debemos vacunarlos. Es una Tierra plana. Cuando hay vidas de por medio, no”, concluyó el ministro.

El candidato será Miquel Iceta

Preguntado por las alegaciones de que la aplicación del estado de alarma en Madrid es una decisión política, Illa aseguró: «Este es un ruido que han creado. En Madrid hemos hecho muchos esfuerzos y seguimos esforzándonos para llegar a acuerdos». Descartó ser candidato a la Generalitat y dijo que lo será el primer secretario del PSC, Miquel Iceta.

Indicó que en Cataluña se podría aplicar un estado de alarma si así lo solicita la Generalitat, y también argumentó que no es prudente permitir la reducción de capacidad en los estadios de fútbol y que «es superfluo».

.