Sánchez apoya a Iglesias y pide a Casado que el PP vuelva a ser Estado parte



Ahora estás al día con Alicantur Noticias

El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, apoyó este miércoles en el Congreso al vicepresidente segundo, Pablo Iglesias, cuya destitución fue solicitada nuevamente por el líder del PP, Pablo Casado, y pidió que cambiara de estrategia y reposicionara su formación como «partido». de Estado «y no» antisistema «. El ejecutivo afronta así una nueva sesión de ira de control en medio de una tormenta política centrada en los ataques de la derecha a Iglesias, al que llamaron «machista» y sobre el que predijeron que será sentenciado por la Corte Suprema en Caso Dina. El PP número dos, Teodoro García Egea, incluso predijo que Sánchez tendrá que «acompañarlo a la cárcel».

La agenda de la sesión de seguimiento, en estas circunstancias de máxima tensión, ya era jugosa. En la agenda estaban los temas más candentes y polémicos posibles: la declaración del estado de alarma en Madrid, la reforma del PSOE y Unidos Podemos para cambiar el sistema de renovación del poder judicial ante el bloqueo del PP y la situación judicial de Pablo Iglesias son los principales frentes que ha abierto el gobierno. El debate comenzó desde el primer segundo.

Pablo Casado abrió el turno de preguntas en el Congreso de los Diputados preguntando al presidente del gobierno, Pedro Sánchez, si pretende obligar al vicepresidente segundo a dejar el gobierno por sus críticas a la monarquía y por la decisión del juez Manuel García-Castellón, que la semana pasada pidió al Tribunal de Casación que investigara a Iglesias en Caso Dina, la pieza de Caso Villarejo lidiando con el presunto robo del celular de un ex colaborador del líder de United We Can. «La vicepresidenta y todos los miembros del Gobierno tienen mi absoluta confianza», respondió Sánchez, subrayando que en el Ejecutivo no hay ni procesados ​​ni acusados, como en los últimos líderes del PP. “Señor Casado, rectifique su estrategia”, pidió Sánchez, refiriéndose a su negativa a renovar el poder judicial y la estrategia de desgaste del gobierno con la gestión de la pandemia en Madrid.

Casado insistió en pedir al Ejecutivo que retire la reforma de la ley del Poder Judicial presentada este martes por el PSOE y Unidas Podemos porque la considera un «atropello legal» y ratificó que si no la retira no tendrá nada que pactar con el PÁGINAS. Y advirtió: «Nadie me presiona y mucho menos tú». Porque el líder popular consideró que este plan ya en marcha en las Cortes, y que podría resolverse por vía rápida en dos meses, lo entiende como una «amenaza a la polaca» que «eliminaría la separación de poderes y la independencia». judicial «. El líder del PP ha recordado que si se aprueba irá al Tribunal Constitucional y a las instituciones y tribunales europeos e incluso llegó a plantear que este tipo de iniciativas están muy mal vistas en la Unión Europea y podrían «poner en peligro los fondos para la reconstrucción». . Atacando el estado de derecho «. En este contexto, Casado concluyó: «En Europa ya ven a este país como un estado fallido, pero se equivocan. El único fracaso eres tú como Primer Ministro».

El líder popular centró sus voleas contra Iglesias y Sánchez, por no haberlo detenido y por haberlo involucrado en la renovación del poder judicial. Y allí insistió: «Me puedo entender con Podemos para aprobar la Renta Mínima Vital, pero nunca para que jueces y fiscales los paguen Iglesias y Monedero». Casado agregó su exigencia de que Podemos sea excluido de este juicio: “No permitiremos que un partido acusado apunte a un caballo de Troya contra nuestro sistema constitucional, que ataca al juez, al rey y defiende a batasunos bolivariados, separatistas y dictatoriales. «.

El presidente ha advertido desde su primera respuesta que no quiere entrar en la refriega del enfrentamiento, «los insultos y provocaciones», reconfirmó su apoyo a Iglesias, confirmó que el actual Ejecutivo no apoya a los siete imputados y tres condenados que los gobiernos del PP habían pedido al líder popular que revisara el artículo 24.2 de la Constitución sobre la presunción de inocencia. Sánchez aprovechó así para pedir al PP que respete el mandato constitucional permitiendo la renovación de los cargos institucionales y no bloqueándolos y le instó a abandonar «la estrategia de tensión». En este apartado, el líder del PSOE pidió sin éxito a Casado que aclarara qué piensa hacer la próxima semana (21 y 22 de octubre) cuando se discuta en el Congreso el voto de censura presentado por Vox, si «votar por favor, abstenerse o ponerse de pie». silueta «.

La situación judicial del vicepresidente fue la protagonista de la sesión de la jornada. Así, las valoraciones del gobierno de coalición y la calidad de la democracia también quedaron en entredicho, tras las fuertes críticas del martes a la reforma expresa del Poder Judicial que elevó el tono de la oposición para calificar de «dictatorial» la conducta del gobierno. Ante el veto del PP a la renovación del Poder Judicial, el Gobierno respondió con una reforma legislativa que permite aprobar la renovación de los doce jueces del Consejo por mayoría absoluta frente a las tres quintas partes de cada cámara que ahora se exigen.