Sánchez cede y comparecerá en el Congreso cada dos meses para seguir adelante con el estado de alarma



Ahora estás al día con Alicantur Noticias

Sanchez cede y comparecera en el Congreso cada dos meses

El PSOE ha cedido a sus primeras intenciones y ha acordado con el grupo ERC en el Congreso que el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, acudirá a la Cámara cada dos meses para explicar la situación del país y la evolución de la lucha contra la pandemia por A cambio de la formación independentista para apoyar mañana jueves el nuevo decreto sobre el estado de alarma y su prórroga por seis meses, hasta el 9 de mayo. El acuerdo se cerró la tarde del martes entre los portavoces parlamentarios del PSOE Adriana Lastra y ERC Gabriel Rufián. Otros partidos habían propuesto medidas similares pero el PSOE finalmente se decantó por la solución ERC porque combina ir al Parlamento periódicamente, pero no todos los meses, y da un poco más de margen al Ejecutivo y al Ministerio de Sanidad. para gestionar la crisis provocada en esta segunda oleada del covid-19, según fuentes socialistas. En el PSOE aseguran que ya cuentan con apoyos más que suficientes para ejecutar el decreto mañana después del debate en el Congreso.

La propuesta inicial del Gobierno y del PSOE consistía en un estado de alarma que podría prorrogarse hasta el 9 de mayo, con la idea de facilitar al máximo la cogestión de las autonomías hasta el punto de dar a los presidentes de las comunidades la posibilidad de revocar o imponer acciones más restrictivas. a partir del 9 de noviembre. Pero el Ejecutivo quiso extender la cobertura legal del estado de alarma por seis meses para evitar las difíciles comparecencias cada 15 días en el Congreso para validar los decretos posteriores y sus prórrogas como sucedió la primavera pasada.

La mayoría de los grupos, formaciones de izquierda, derecha y nacionalistas, sin embargo, cuestionaron si el Ejecutivo aprovechó esta posibilidad para evitar explicaciones sobre la evolución de la pandemia en el Congreso, donde reside la soberanía de los votantes. Y en los últimos días han pedido que el gobierno comparezca en la cámara baja al menos cada dos meses, aunque algunos partidos incluso han pedido que estas comparecencias sean mensuales y por parte del presidente del Ejecutivo, Pedro Sánchez.

El PSOE inició las negociaciones el domingo, cuando el Consejo de Ministros aprobó el último decreto de alarma, con otras formaciones buscando el mayor apoyo posible, excepto Vox. El presidente también habló con el líder opositor, Pablo Casado. Los grupos de la Cámara también se han abierto diferentes vías de negociación entre sí e incluso se han preparado para redactar modificaciones al decreto para exigir que la presencia del jefe de gobierno sea más frecuente. Los socialistas optaron por cerrar el trato con ERC por priorizar el hecho de que era el grupo más rápido en facilitar su votación sobre el decreto de advertencia y porque estaban satisfechos de que esas presidencias presidenciales fueran cada dos meses y no todos. mes.

Los portavoces de Más País en el Congreso, Íñigo Errejón, y el de Compromís, Joan Baldoví, se sumaron de inmediato al acuerdo entre el PSOE y ERC esta mañana y anunciaron que también darán su voto al decreto de amonestación, pero mantienen su enmienda en ellos escuchan la presencia del presidente en el Congreso todos los meses y quieren que esa posición también se vote mañana. Un cargo al que se podrían sumar otras formaciones, como Ciudadanos, y que con el apoyo ya confirmado del PNV y Unidos Podemos, brindará al gobierno un cómodo apoyo parlamentario en esa votación de casi 190 parlamentarios a favor.

El PP dejó claro de inmediato que este acuerdo no es suficiente. El Grupo Popular en el Congreso ha registrado, como había anunciado, una propuesta de resolución para que el estado de alarma dure sólo ocho semanas, para salvar la campaña navideña. Es decir que duró hasta el 20 de diciembre, con un control parlamentario en el que Pedro Sánchez se presentaba en el hemiciclo cada quince días. El PP pide que sea el presidente quien comparezca mañana en el debate parlamentario y mantiene su petición de que estos dos meses se utilicen para acometer los cambios legales necesarios en la legislación, con el fin de evitar la excepcionalidad del estado de alarma. El PP también ha abierto por su cuenta una serie de conversaciones con otros colectivos, excepto Bildu, para atraer apoyos a su propuesta, que no tiene perspectivas de avanzar si se vota. El popular todavía ve insuficiente la rectificación del ejecutivo.

Ciudadanos ha dejado claro estos días aceptar que el estado de alarma durará seis meses hasta que Pedro Sánchez comparezca periódicamente en el Congreso. No definen un término específico para la representación de esta cuenta y han estado abiertos a negociarlo.