Sánchez centra su primera gran gira africana en la migración y la entrada de empresas españolas



Comparte esta noticia de Alicantur Noticias

Sanchez centra su primera gran gira africana en la migracion

Después de años de presencia colonial y a pesar de su proximidad geográfica, España ha perdido mucho peso en África. Casi todos los presidentes españoles han intentado remediar este problema, hasta ahora sin éxito. Pedro Sánchez inicia esta noche en Luanda, la capital de Angola, su primera gran gira africana con el objetivo de recuperar peso en un continente conocido por sus turbulencias económicas y focos de pobreza, pero con enormes expectativas de crecimiento y donde China tomó la delantera. En Europa y Estados Unidos, Sánchez será así el primer presidente español en visitar Angola desde 1992, año en el que lo hizo Felipe González.

El recorrido finalizará en Dakar, la capital de Senegal, donde Sánchez llegará este jueves por la noche. Senegal es un país estratégico al que se han dirigido todos los últimos presidentes en un intento, que también intentará llevar a cabo Sánchez, de ayudar a los senegaleses a reforzar el control de la inmigración irregular. Y, sobre todo, convencerlos de que reanuden los vuelos de repatriación desde España, que están interrumpidos desde 2018.

Por ello, el presidente se centrará en el tema de la inmigración irregular, prioritario en su visita a Senegal, y en la búsqueda de mejores relaciones económicas y la entrada de empresas españolas en grandes contratos públicos en algunos países que aún están en construcción. en el caso de Angola.

Sánchez ya ha visitado Argelia, Mali y Mauritania, siempre con la mirada puesta en la crisis migratoria y la seguridad de toda la región, y está a la espera de una gran cumbre bilateral en Marruecos que se ha pospuesto varias veces.

Angola, que ya ha resistido años de agotadora guerra civil después de obtener su independencia de Portugal en 1975, históricamente ha sido un país devastado por el conflicto y la corrupción. Pero el actual presidente, João Lourenço, en el cargo desde 2017, está trabajando duro para romper con la venalidad y el nepotismo del anterior presidente, José Eduardo Dos Santos.

Angola es un país petrolero, el 50% de su PIB y el 80% de sus ingresos públicos dependen de este producto básico, pero ahora está tratando de diversificarse. Varias empresas españolas están interesadas en grandes contratos públicos en los sectores de energía, transporte, ingeniería, aguas o tratamiento de residuos, y algunos de sus ejecutivos viajan en avión con Sánchez para suscribir estos acuerdos. Con este objetivo, Sánchez y Lourenço presidirán un encuentro empresarial Angola-España.

La primera etapa del viaje tiene, por tanto, un contenido más económico que político. Tanto Angola como Senegal están sufriendo gravemente la crisis pandémica, aunque no tanto por el número de personas infectadas, que no es relativamente alto, sino por las consecuencias económicas de las fronteras y los límites de movimiento en países con una enorme economía informal.

Sánchez también intenta afianzar su rol internacional, algo de lo que siempre se ha ocupado. África es un continente importante para La Moncloa. La semana pasada la presidenta de Ghana, Nana Akufo-Addo, estuvo en Madrid con Sánchez, que asistió a la presentación de la Focus África 2023. Se trata de un proyecto insignia de la ministra de Asuntos Exteriores, Arancha González Laya, que ha multiplicado sus visitas al continente.

Además de la agenda política y económica, el viaje del presidente también incluye gestos simbólicos, como la inauguración en Dakar de la primera sede de un Instituto Cervantes en África subsahariana.

Portadas de momentos en Senegal

El punto culminante del viaje llegará con su última parada en Senegal. El país de África Occidental es desde hace años un aliado fundamental y sólido de la política española en África. Un hecho que se explica por su histórica estabilidad política, su proximidad geográfica -a tan solo dos horas y cuarto en avión desde Canarias- y la presencia de una creciente colonia senegalesa en España, fruto de los flujos migratorios de las dos últimas décadas. . Unas 70.000 personas registradas hacen de España el tercer país europeo, después de Francia e Italia, como destino de la diáspora senegalesa. La reciente reanudación de la salida de los cayucos de este país al archipiélago canario y la inminente reactivación de los vuelos de repatriación estarán en el centro de la visita de Pedro Sánchez a Dakar.

Sánchez se reunirá en Dakar con el presidente senegalés Macky Sall, quien ocupará la presidencia rotatoria de la Unión Africana el próximo año. El pasado mes de noviembre y en plena crisis migratoria en Canarias, González Laya ya había acordado con Sall iniciar «rápidamente» los vuelos de repatriación, pero hasta el momento no ha habido ninguno. El tema es extremadamente delicado en Senegal. En solo tres meses el año pasado, al menos 500 jóvenes murieron tratando de llegar a las islas, según la Organización Mundial para las Migraciones (OIM). Ver a los que regresaron por la fuerza no es un plato de buen gusto para sus familias y ciudadanos.

El contexto sociopolítico tampoco ayuda. Hace apenas un mes, la detención de un líder opositor provocó que miles de jóvenes enojados salieran a las calles de la capital y otras ciudades en enfrentamientos que mostraron frustración y agotamiento poblacional. Lo hicieron no solo por el deterioro de la calidad democrática en los últimos años, con la sombra del uso político de la justicia y recortes en la libertad de expresión, sino sobre todo por las dificultades económicas agravadas por el covid-19. Aun así, fuentes del gobierno español señalan que no hay problemas con Senegal para reiniciar los vuelos de repatriación y confían en que este hito se alcanzará pronto, y más aún después de la visita de Sánchez.

El crecimiento económico de Senegal, que lo ha llevado a pasar de un país en desarrollo a una nación de ingresos medios durante la última década, se estancó en 2020 con una caída del 0,7% en el PIB desde un aumento inicial. Previsión del 6,8%, establecida por el FMI anteriormente. la crisis. Un informe del gobierno de septiembre aseguraba que el 85% de los hogares han visto reducidos sus ingresos, en un país donde casi no hay ayudas públicas para el desempleo o la pobreza.

Patrullas conjuntas

Tras una reunión empresarial, el primer destino de Sánchez en Senegal será el puerto de Dakar, donde visitará a los guardias civiles y policías nacionales desplegados en la zona que forman parte de las patrullas conjuntas para evitar la salida de los cayucos. Tras la reunión con el presidente Sall, Sánchez firmará varios convenios de cooperación, un ámbito en el que España está ganando peso con una aportación prevista de 128 millones de euros entre 2019 y 2023, un 125% más que en el período anterior. Este incremento se apoya principalmente en la cooperación financiera con la concesión de préstamos subvencionados en sectores como la gestión de residuos en Dakar o el riego en el Sahel, además de los 12 millones de ayudas anuales al desarrollo.

Sin embargo, los esfuerzos diplomáticos y de cooperación con Senegal no han ido acompañados hasta ahora de un aumento significativo de la presencia comercial de España. Con 107 empresas instaladas en el país africano, el «creciente interés» por el storytelling oficial no acaba de empezar, a pesar de los esfuerzos organizativos de los emprendedores españoles, que se constituyeron en 2019 como Cámara Oficial de Comercio de España en Senegal.

Para concluir su visita a Dakar, Sánchez visitará la nueva sede del Instituto Cervantes, cuya inauguración está prevista para este verano, y el personal militar del destacamento Marfil, que da apoyo logístico a la operación francesa Barkhane en la lucha contra el yihadismo. en el Sahel. El mandatario concluirá aquí una primera gira por África subsahariana que prevé la recuperación de su agenda internacional, tema central de su mandato, justo cuando ha decidido lanzar un mensaje positivo de salida de la crisis del covid-19 con una vacuna. horizonte que llevará a tener 33 millones de españoles inmunizados en septiembre, según los cálculos presentados por el mandatario esta semana. Sánchez ofrece así gestos por dentro y por fuera de que quiere recuperar la normalidad ante la pandemia cuanto antes, aunque parezca claro que no será algo inminente.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *