Sánchez confirma que el gobierno hará un «aumento inmediato» del salario mínimo



La actualidad en Alicantur Noticias

La agenda política del gobierno para los próximos meses es clara, tanto que fue la consigna que acompañó la apertura de la vía política que reeditó Pedro Sánchez en la Casa de América, rodeado de los principales líderes del Ibex 35, entre ellos. el liderazgo de las empresas eléctricas, los sindicatos y los representantes de la cultura y el deporte: “recuperación del derecho”. Esta es la idea que se repetirá en los próximos meses. Para lograrlo hay varias metas por delante, pero por ahora Sánchez se ha centrado en una inmediata, que afecta directamente a un millón y medio de trabajadores: el salario mínimo. Sánchez confirmó que el gobierno aprobará un «aumento inmediato» del salario mínimo y que entre septiembre y octubre presentará los próximos presupuestos, también enfocándose en medidas sociales. Aún no está claro cuánto subirá, pero la negociación gira en torno al informe de los expertos, está entre 12 y 19 euros al mes.

“El nuevo gobierno, la sociedad civil y yo también diría que los agentes sociales están llamados a dos tareas fundamentales. El primero es consolidar la recuperación económica que vemos en los datos macroeconómicos. La segunda es que esta recuperación llega a los bolsillos de todos los españoles en forma de más empleo, en forma de mejores salarios y en forma de pensiones más dignas. Porque no habrá recuperación económica si no es una recuperación justa ”, aseguró el mandatario.

Pero el otro gran problema que tiene que enfrentar el gobierno para esta «justa recuperación» es el aumento de algunos precios, en particular el de la electricidad, que afecta más a las clases trabajadoras, núcleo duro del apoyo social del ejecutivo progresista. Este problema ya es el mayor dolor de cabeza del gobierno y está provocando grandes tensiones internas, con United podemos presionar para que se tomen medidas drásticas sobre el modelo francés, como fijar el precio de la energía nuclear y limitar el de la hidroelectricidad. Sánchez, que hasta ahora acababa de hablar del tema, y ​​escuchado por Ignacio Sánchez Galán, presidente de Iberdrola, admitió la preocupación del Ejecutivo pero defendió la línea seguida por la vicepresidenta tercera, Teresa Ribera, que rechaza las propuestas del Reino. .porque en su opinión van en contra del Derecho comunitario. “Es una situación compleja a la que no podemos dar una sola respuesta. No voy a perder el tiempo hablando de lo que han hecho las administraciones anteriores. Tienes que mirar hacia el futuro. El gobierno se ocupa de la preocupación social. El gobierno seguirá actuando hasta que se resuelva el aumento de precios. Bajamos el IVA, suspendimos el impuesto del 7% y ampliamos el bono social térmico a 1,1 millones de beneficiarios. Hay reformas pendientes en el Congreso, pedimos un procedimiento parlamentario rápido. Actuamos con subastas de energía. Actuamos con ayudas directas al autoconsumo. Continuaremos actuando pero dentro del marco regulador europeo. Impulsaremos un debate necesario en Europa para adecuar el mercado a la transición ecológica ”, aseguró.

Sánchez presentó sus planes y prioridades para los próximos meses, con un objetivo claro: consolidar una «recuperación económica justa» tras la pandemia, con la llegada de fondos europeos y el avance de la vacunación contra el coronavirus.

Con su gobierno renovado tras la remodelación de julio, Sánchez detalló algunas de las principales iniciativas que el Ejecutivo se ha comprometido a impulsar antes de fin de año. El ministro de la Presidencia, Félix Bolaños, mencionó este martes dos hitos clave que se están negociando dentro del Ejecutivo y que son absolutamente estratégicos para Unidos Podemos. Por un lado, la reforma laboral, liderada por Yolanda Díaz y en negociaciones con empresarios y sindicatos. El compromiso con Bruselas es tenerlo listo para finales de año. Y la otra gran reforma de este otoño, con la de las pensiones, es la ley de vivienda, que se ha pospuesto varios meses debido a la muy fuerte discusión entre el PSOE y United We Can sobre los límites del precio de alquiler.

El Ejecutivo de Coalición inicia una nueva temporada tras el parón estival con importantes retos sobre la mesa, como frenar la subida del precio de la electricidad, retomar el diálogo con Cataluña, gestionar las evacuaciones de españoles y colaboradores afganos. tropas de Afganistán o renovación del poder judicial. “No es aceptable que instituciones como el Poder Judicial no se hayan renovado por 1.000 días, no hay precedente, no es razonable que la renovación del Tribunal Constitucional, el Defensor del Pueblo, el Tribunal de Cuentas siga bloqueada”, dijo Sánchez. «Ninguna formación política tiene derecho a violar sus obligaciones constitucionales, a mantenerse al margen de la Constitución», dijo el mandatario, quien una vez más llamó a la oposición a volver al consenso constitucional y respetar sus obligaciones.

El Ejecutivo intenta no centrar la agenda política en la crisis catalana en los próximos meses. Tanto es así que Sánchez no pronunció una palabra sobre este tema en su discurso de apertura sobre el rumbo político. A pesar de ello, la mesa de diálogo con la Generalitat, que se reunirá en Barcelona la semana siguiente al 11 de septiembre, aún no se ha reanudado. Actualmente no está decidido si Sánchez asistirá, pero La Moncloa parece preferir que no asistan los presidentes. El gobierno también ha aparcado en el código penal la reforma de los delitos de sedición y rebelión, en la que el Ministerio de Justicia venía trabajando desde hace más de un año.

La jornada de Sánchez tuvo lugar 15 días después de que llegara a España el primer envío de fondos europeos de nueva generación para desarrollar el denominado Plan de Recuperación, Transformación y Resiliencia; un plan que empezó a esbozar hace apenas un año, en su ceremonia en la Casa de América el 31 de agosto de 2020, con el lema “España puede”.