Sánchez confirma que el miércoles acudirá a la mesa de diálogo por Cataluña y pide no hablar solo del referéndum



El periódico digital de Alicantur Noticias

Sanchez confirma que el miercoles acudira a la mesa de

La confirmación se guardó hasta el final, pero casi todos los interlocutores asumieron que iría. Pedro Sánchez anunció este lunes en una entrevista con TVE que, según han manifestado los separatistas, encabezará la delegación del Gobierno central a la mesa de diálogo que se celebrará este miércoles en Barcelona. Pero al mismo tiempo marcó el terreno y los límites: Sánchez pide a los separatistas que no apunten esa nominación en el referéndum de autodeterminación, porque para el gobierno es inaceptable y solo conduciría a la frustración.

«Me voy. Yo lideraré esa delegación del gobierno español. Tendré la oportunidad de conocer al presidente [Pere Aragonés]. Y probablemente será miércoles ”, adelantó Sánchez.“ Empecemos por los temas en los que nos podemos entender ”, dijo Sánchez.“ El referéndum no es solo que está fuera de la Constitución, es que no es lo que Cataluña Necesita en este momento, más fracturas. Además, sea lo que sea España, hay que decidir entre todos los españoles «, decidió el presidente. Sánchez recordó que» de los 45 puntos «que siempre ha apoyado el independentismo» 44 tienen una respuesta afirmativa, y uno el único negativo, que es el referéndum. Apostamos a avanzar en las cosas en las que nos podemos encontrar más cercanos ”, insistió.

Sánchez insiste en que no hay posibilidad de referéndum, ni siquiera consultivo, y argumenta que es necesario votar después del acuerdo, como se hizo con la reforma del Estatuto en 2006. «Un demócrata, en la Constitución, ha no hay problema en ‘apelación para votar. Pero dentro del acuerdo. Si llegamos a un acuerdo, se aprobará dentro de la Constitución. Si vamos a un horario máximo, la conversación no durará mucho. No podemos transmitir la disidencia a la ciudadanía ”, aseguró.

Sánchez dice que su política de diálogo ha logrado calmar el ambiente en Cataluña: “La situación es diametralmente diferente a la que encontramos en 2019, con Barcelona en llamas. Mi tarea es reducir la distancia entre los catalanes. Creo que lo estamos logrando ”.

La mesa de diálogo es uno de los elementos centrales de la legislatura, y forma parte del pacto de investidura que han alcanzado el PSOE y la ERC tras intensas semanas de reuniones secretas que han hecho que los republicanos se abstengan y así permitan, por sólo dos votos, que Sánchez fue elegido presidente en enero de 2020. En esas reuniones, en las que estuvieron presentes tres representantes del PSOE y tres de ERC, se acordó en detalle un documento que básicamente preveía la creación de la mesa de diálogo, que solo se reunieron una vez porque la pandemia cambió por completo las prioridades de todos. Pero básicamente, después de un año y medio, las posiciones siguen siendo muy similares. La situación ha cambiado mucho, especialmente con la concesión de indultos a los internos del elabora. En ese documento de enero de 2020 se hablaba de «resolver el conflicto mediante el diálogo, la negociación y el acuerdo, superando su judicialización».

Las gracias devolvieron a la plaza a los presos del procés, uno de los temas que más complicó todas las negociaciones con ERC. Pero los republicanos hicieron de la mesa la gran justificación de su apoyo al PSOE no solo en la toma de posesión, sino luego en los presupuestos -donde pasamos de la abstención al sí- y en prácticamente todas las votaciones importantes.

El compromiso de ERC con el apoyo al PSOE es crucial, porque Oriol Junqueras, su líder, ha teorizado que el independentismo debe «ampliar sus cimientos» antes de repensar una escalada como la de 2017, y da la casualidad que cree que la mejor opción es cooperar con el Ejecutivo. Pero para defender esa posición dentro del independentismo, donde ya está sufriendo muchas críticas -en la manifestación del sábado hubo pitos y gritos de «embotellador (traidor)» para el propio Junqueras, que es difícil de imaginar recientemente para alguien que ha pasado casi cuatro años de prisión – ERC necesita justificarlo con los avances en la mesa de diálogo, por eso su compromiso es tan fuerte con esta herramienta.

Incluso ahora ERC controla la mesa, al contrario de lo que sucedió cuando Quim Torra la presidió, en 2020, y de alguna manera la boicoteó. La mesa, afirmó el acuerdo de 2020 que permanece en la base de la negociación, «partirá del reconocimiento y legitimidad de todas las partes y las propuestas y actuará sin límites más que el respeto a los instrumentos y principios que rigen el ordenamiento jurídico democrático. «.

El convenio añade: “En este espacio conviene buscar acuerdos que cuenten con un amplio apoyo de la sociedad catalana. En este sentido, ambas partes se comprometen a promover la efectividad de los acuerdos que se adopten a través de los procedimientos adecuados. Las medidas en las que se implementen los acuerdos estarán sujetas, en su caso, a la validación democrática a través de la consulta de los ciudadanos de Cataluña, según los mecanismos previstos o que se prevean en el orden jurídico-político ”.

Cada una de estas palabras ha sido acordada durante semanas. Pero el gran problema subyacente permanece en el mismo lugar: cómo y por qué votar. El Gobierno apostaría por un voto absolutamente legal que prevé la Constitución, que es votar a posteriori en un referéndum sobre una reforma pactada del Estatuto, como se hizo en 2006. Esta es la tesis en la que siempre ha insistido Alfredo Pérez Rubalcaba. : votar un acuerdo, no un desacuerdo, como ocurre en un referéndum de independencia. Así se hizo en la Constitución y en la reforma del Estatuto, que se votó después de que los políticos llegaran a un acuerdo.

Sin embargo, los separatistas quieren un sí o un no a la independencia, como en Escocia o Quebec. Y esto, insiste el Ejecutivo, es del todo inalcanzable porque es inconstitucional y un gobierno español nunca podrá aceptarlo, señalan a La Moncloa. Por ello, dada la complejidad del tema y la lejanía de las posiciones, de esta primera mesa se espera mucho más que un acuerdo sobre la metodología de las próximas reuniones y sobre posibles avances. El mero hecho de que las reuniones continúen ya sería un gran logro, dado el tiempo que se tardó en acordar los participantes, el contenido e incluso la fecha. Y dadas las críticas a la propia existencia de la mesa que proceden de Junt y todo su entorno. Por tanto, el camino parece muy difícil. Pero por ahora hay una forma, y ​​no es poca cosa.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *