Sánchez e Iglesias acuerdan subir impuestos a grandes empresas y rentas altas para cerrar presupuestos



Las mejores noticias en Alicantur Noticias

Sanchez e Iglesias acuerdan subir impuestos a grandes empresas y

El PSOE y United We Can finalmente han acordado una subida de impuestos para los altos ingresos y las grandes corporaciones para cerrar presupuestos más bajos que su acuerdo con el gobierno, pero importante para un mayor capital. Ambos acordaron un aumento del impuesto de sociedades para los grandes grupos corporativos, limitando las exenciones de dividendos y plusvalías generadas por su participación en filiales. El Gobierno eleva en 3 puntos el IRPF para las rentas del capital que superen los 200 mil euros, un número muy reducido de contribuyentes pero con valor político y simbólico en plena crisis. Además, el IRPF aumenta en 2 puntos las rentas del trabajo superiores a 300.000 €, un recorte inferior al propuesto por United We Can, que era de 200.000, y muy inferior a lo previsto por el acuerdo de gobierno. , que fue de 130.000. No hay datos precisos de cuántas personas están incluidas en este incremento, pero esto es suficiente para dar la idea de que son muy pocas: hay unos 112.000 contribuyentes que declaran más de 100.000 euros de IRPF, el 0, 5% del total (20, 6 millones de personas).

Además, se establece un impuesto mínimo del 15% para las sociedades de inversión inmobiliaria cotizadas (Socimis), un tipo de empresa que utiliza grandes capitales para ahorrar impuestos. También se reducirán las deducciones fiscales para planes de pensiones privados. También acordaron un aumento de un punto en el impuesto sobre el patrimonio para quienes tengan más de 10 millones de euros, aunque esto es de difícil aplicación porque se traspasa a las autonomías. Sin embargo, dada la situación económica, se eliminó del proyecto la tasa mínima efectiva del 15% para las grandes empresas que estaba en el acuerdo del gobierno. El Ejecutivo ya había señalado que la gran reforma tributaria que tenía prevista queda para un momento más propicio de recuperación económica.

Unidos Podemos también ha obtenido una subida del IPREM, índice que marca gran parte de subvenciones y ayudas, del 5%. El gobierno también aumenta los salarios de los funcionarios públicos y las pensiones al IPC estimado y los no contributivos al doble que los demás.

La clave política de los presupuestos es que son muy expansivos. Tanto el presidente, Pedro Sánchez, como el vicepresidente segundo, Pablo Iglesias, han dejado claro que con estas cuentas se dejan atrás los recortes y la austeridad. “Hoy inauguramos una nueva etapa que deja atrás la senda neoliberal”, dijo Iglesias. «Hemos dejado atrás la fase de ajuste», concluyó Sánchez. «Son presupuestos progresistas, imprescindibles para la modernización de nuestro país», insistió Sánchez. “Después del golpe de la pandemia, pudimos retirarnos con recortes o avanzar con energía. Estos presupuestos tienen un 10,3% más de inversiones que los anteriores, incluido el avance de los 27.000 millones de euros del plan europeo ”, finalizó.

Ambos políticos parecían eufóricos por el acuerdo, que ahora tendrá que involucrar a los otros socios de investidura para avanzar. El Gobierno ha trabajado en la alternativa ciudadana, pero en las últimas semanas esa posibilidad, que Unidos Podemos nunca ha visto con buenos ojos, se ha escapado. Aun así, todo sigue abierto y todavía habrá muchas negociaciones con los grupos.

“Son presupuestos progresivos, excepcionales por la situación y el volumen de inversiones públicas que movilizan. Su objetivo principal es reconstruir lo que la crisis pandémica nos ha quitado. El segundo, modernizar nuestro modelo productivo. Y el tercero, fortalecer nuestro estado de bienestar ”, proclamó Sánchez.

Una de las grandes apuestas presupuestarias es la decisión de fortalecer la salud pública, que la pandemia ha puesto en primer plano. “Gastaremos 3.064 millones de euros más en salud, un 151,4% más. Una de las lecciones que debemos aprender es el fortalecimiento de la salud pública ”, dijo el presidente.

En el acuerdo presupuestario, aunque no en las Cuentas, el PSOE y Unidos Podemos han entrado en un pacto para regular el control de los precios de los alquileres, tema con el que el grupo de Iglesias, que tiene muchos líderes que vienen desde la plataforma entre afectados por una hipoteca (PAH), lleva años presionando. “Necesitamos acelerar nuestro objetivo de intervenir en el mercado inmobiliario para regular los precios de alquiler. Estamos comprometidos a llevar al Congreso dentro de 4 meses una ley que permita establecer mecanismos para limitar o bajar los precios de alquiler en áreas de mercado estresadas, tanto en contratos nuevos como existentes. España contará con la ley estatal de vivienda con mayor grado de intervención pública en el mercado del alquiler en Europa ”, ha apuntado Iglesias. Esta reforma, por tanto, llegará en unos meses, pero la presión de diferentes grupos económicos es muy fuerte y hay una división importante en el gobierno en este tema, por lo que todavía hay mucha negociación para ver cómo finalmente funcionará la regulación.

Sánchez e Iglesias presentaron este martes las claves de los presupuestos generales del estado ante el Consejo de Ministros. El acto, sin preguntas ni presencia de prensa, se desarrolló en la sala Tapies de La Moncloa. Será María Jesús Montero, ministra de Hacienda, quien explicará las cuentas a los periodistas una vez que hayan sido aprobadas por el Consejo de Ministros.

Las nuevas cuentas ofrecerán un anticipo de 27.000 millones en fondos europeos y cambios fiscales, un 21% de IVA a las bebidas azucaradas y azucaradas, la creación de un nuevo tributo a los envases de plástico de un solo uso, un impuesto verde y cambios en la tributación directa e indirecta. Este lunes el PSOE y Unidos Podemos aprobaron la regulación de los precios de alquiler y llegaron a un acuerdo para mejorar la regulación de la Renta Mínima Vital, las dos últimas cuentas pendientes antes de que se pueda ultimar el borrador de los Presupuestos. Una vez presentado al Congreso el anteproyecto de las nuevas cuentas, se estima que su primera votación en el pleno del Congreso será la semana del 11 y 12 de noviembre.